ganemos deja en el aire su continuidad

El 'decretazo' de Carmena coloca al Gobierno de Ahora Madrid al borde de la ruptura

La amenaza de escisión planea sobre el Gobierno de Ahora Madrid. El sector crítico acusa a Carmena de "presidencialismo" y entiende que se ha desmarcado del proyecto municipalista

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la rueda de prensa en que anunció el relevó en sus funciones de la concejala del Área de Cultura, Celia Mayer. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la rueda de prensa en que anunció el relevó en sus funciones de la concejala del Área de Cultura, Celia Mayer. (EFE)

Los hechos: la remodelación del Gobierno de Ahora Madrid, en el que el núcleo duro de la alcaldesa gana poder, especialmente en las áreas con mayor presupuesto y proyección empresarial, quitándoselo al resto de corrientes internas. Las razones: las competencias directas de Manuela Carmena para decretar cambios sin necesidad de consensuarlos en los órganos internos. Los resultados: resistencias, divisiones y recrudecimiento de una guerra interna que la portavoz municipal, Rita Maestre, ha despachado con el eufemismo, en neolengua, “consenso con matices” en el grupo de gobierno.

El frágil consenso interno en Ahora Madrid, visible en varios episodios en los que se rompió la disciplina de voto, pero también en los reproches públicos al “presidencialismo” de Carmena y su rebaja en las pretensiones transformadoras, amenaza con convertirse en ruptura. La alcaldesa se ha enrocado junto a su guardia pretoriana y puesto tierra de por medio con Ganemos, la plataforma municipalista que dio vida a Ahora Madrid. Los impulsores de esta plataforma asisten atónitos a lo que consideran un opaco intercambio de cromos, las últimas ráfagas de un fuego amigo a las que pretenden responder. Esperarán a recabar más información antes de tomar una decisión sobre los pasos a dar. No se descarta nada.

Podemos, más cerca del poder de la regidora, encarnado en la figura del 'alcalde en la sombra' Luis Cueto, evita choques de trenes y apuesta por jugar todas las cartas en las negociaciones en curso, confiando en no perder áreas de poder o, al menos, hacerlo a cambio de mantener cierta hegemonía de cara a las primarias y la campaña electoral de 2019. El futuro de la Concejalía de Urbanismo, en manos de la formación morada, está en el aire. Se baraja su fusión con Movilidad, dentro de Medio Ambiente, que ostenta Inés Sabanés, de Equo. Ambas corrientes se resisten a perder cuota. Buscan una salida negociada, pensando tanto en la segunda mitad del mandato como en el relevo de Carmena, que no se presentará a la reelección.

Izquierda Unida, integrada en Ganemos, no ve con buenos ojos el desplazamiento de poder hacia el núcleo duro de la alcaldesa, tampoco las formas, pero se da por hecho que no se tocará su Concejalía de Economía y Hacienda. Nadie pone en entredicho el papel de Sánchez-Mato, “insustituible”, coinciden en señalar desde distintas corrientes.

Madrid 129, la corriente de reciente creación a la que pertenece la destituida Celia Mayer, está siendo la mejor parada en el reparto de poder, pese a los sustos iniciales. La exedil de Cultura ha logrado una salida digna, poniéndose al frente de una cartera de nueva creación, la de Igualdad. Con un presupuesto mucho más reducido que en su anterior área, pero conservando visibilidad pública. Se trata de una materia transversal, con réditos en lo que a política de gestos se refiere. Asimismo, está prácticamente cerrado que ocupe también el puesto de concejala en el distrito Centro, y que Guillermo Zapata, compañero de corriente, adquiera alguna de las áreas que resulten del troceado de Cultura.

Javier Barbero, el tercero de los miembros del equipo de gobierno pertenecientes a esta corriente, que se escindió de Ganemos y que ahora se asocia como satélite del errejonismo, seguirá ocupando la Concejalía de Seguridad. El acuerdo, pese a traspasar Turismo, en el que se encuentra el mastodonte de Madrid Destino, ha sido satisfactorio. Además, “Cultura ya estaba intervenida por Carmena” desde el caso de los titiriteros, aseguran fuentes cercanas al Gobierno municipal.

Viene a reforzar algunas posturas conservadoras más afines a discursos manejados por la derecha

Con este movimiento negociado 'in extremis', Cueto ha conseguido seguir acumulando competencias en materias con amplias partidas presupuestarias (Ifema, fondos europeos, relaciones institucionales y un largo etcétera), al tiempo que evitó un conato de rebelión interna. A cambio de la digna salida, esta corriente promete convertirse en bisagra y enlace entre las familias. No parece que Ganemos, espacio en el que se adscriben seis de los 20 ediles, vaya a prestarse a este juego. Tampoco las bases más activas, organizadas en torno a la plataforma Desborda Madrid y que han puesto en marcha una rebelión constructiva contra Carmena.

La guerra interna se ha apaciguado a la espera de que se consume la anunciada reestructuración, según la versión oficial, en el marco de la llegada al ecuador de la legislatura. A la espera de ello, Ganemos ya ha marcado distancias y advertido de que estas decisiones “siguen minando el proyecto”. En un comunicado hecho público en la tarde de este jueves, la plataforma muncipalista pone negro sobre blanco su opinión respecto a la decisión “unilateral y sin debate colectivo” y se desvincula del Gobierno de Carmena, al entender que “se afianza el presidencialismo de la estructura municipal que heredamos de gobiernos anteriores en esta ciudad y se desmarca de la candidatura democrática, abierta y participativa que propuso Ahora Madrid como bandera desde sus inicios”.

El 'verticalismo' en la toma de decisiones de la alcaldesa se compara con el de sus predecesores del PP. "El balance de estos dos años apunta a que habría sido un buen momento para democratizar la estructura de la corporación y terminar con la verticalidad que impuso Gallardón en este ayuntamiento", lamentan. Por último, remarcan que la consecuencia directa del cambio de competencias en Cultura “viene a reforzar algunas posturas conservadoras más afines a discursos manejados por la derecha que a un verdadero proyecto que cambie la política cultural de esta ciudad”.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios