primeras movilizaciones en la calle

Las bases de Ahora Madrid ponen en marcha la rebelión 'constructiva' contra Carmena

Las bases más activas del movimiento muncipalista vuelven a convertirse en un contrapoder. El calendario de protestas contra el ayuntamiento ya está en marcha y prometen un otoño caliente

Foto: La alcaldesa Manuela Carmena, durante el pleno municipal del Ayuntamiento de Madrid este miércoles. (EFE)
La alcaldesa Manuela Carmena, durante el pleno municipal del Ayuntamiento de Madrid este miércoles. (EFE)

El tiempo de la espera se ha acabado. Los colectivos, movimientos sociales y plataformas ciudadanas que construyeron, impulsaron y hasta participaron en la elaboración programática de la candidatura de Ahora Madrid, que aupó a Manuela Carmena a la alcaldía, han comenzado a visibilizar en las calles la presión contra el ayuntamiento, ante lo que consideran reiterados incumplimientos del programa y extrema lentitud en el cambio del modelo de ciudad. El pasado fin de semana, agrupados en la recién constituida plataforma Desborda Madrid, aprobaron una nueva hoja de ruta que consiste en volver a tomar la calle con la intención de marcar la agenda. Este mismo miércoles, han aprovechado la celebración del pleno municipal para convocar concentraciones a las puertas del Palacio de Cibeles. Primero han sido los colectivos por el derecho a la vivienda y luego se han sumado los movimientos que trabajan por los derechos de la gente extranjera y de manteros. 

Para que el cambio promulgado desde Ahora Madrid se haga efectivo y se cumplan las promesas programáticas, hay que dar el salto "desde la fidelidad a la protesta social, volver a movilizar la calle para que el ayuntamiento no colabore con los poderes fácticos, sino con el poder de la ciudadanía organizada", explica Marisa Pérez, portavoz de Desborda Madrid. El beneficio de la duda otorgado al nuevo Gobierno ha generado un 'impasse' en la movilización, "de espera, para que Ahora Madrid llevase a cabo políticas de transformación del modelo de ciudad, detener los pelotazos urbanísticos, cambiar el plan de ordenación urbana, priorizar las políticas sociales a las 'securitarias' y todo lo que tiene que ver con los derechos y las políticas propias de un Gobierno denominado de cambio". Sin embargo, los resultados no han sido los esperados y el pacto de no agresión se ha roto.

Las bases más activas del movimiento muncipalista vuelven a convertirse en un contrapoder. El calendario de protestas contra el ayuntamiento ya está en marcha y prometen un otoño caliente, poniendo así fin a su silenciamiento, que no al desarrollo de propuestas y la participación en mesas de negociación en diferentes materias, según recalcan. A partir de ahora, las soluciones a las problemáticas sociales ya no solo se intentarán buscar desde dentro, sino que se forzarán los cambios principalmente desde fuera. Un salto cualitativo que supone un contundente divorcio entre Manuela Carmena y los activistas que hicieron germinar su proyecto.

Los principales ejes de trabajo y movilización que la nueva 'plataforma de plataformas' ha consensuado son cuatro: vivienda y pobreza energética, urbanismo y movilidad, auditoría de la deuda y remunicipalización. En este último punto, se hará especial hincapié respecto a la recuperación del servicio de recogida de basuras. El objetivo, según adelantan sus promotores, pasa por seguir trabajando de forma autónoma, impulsar una campaña de protestas y generar las bases para un nuevo movimiento contestatario. En este sentido, otra de las patas sobre las que pivotará la acción de Desborda Madrid tiene que ver con "pelear" por un marco de regulación que vuelva a permitir la generación y proliferación de espacios sociales, en claro retroceso cuantitativo y cualitativo desde el "asalto institucional", como es el caso paradigmático del Patio Maravillas. 

Entre los consensos adquiridos en la reunión celebrada ayer por el grupo motor, destaca que se inicie una lucha para que los espacios sociales y vecinales no estén capitaneados por las instituciones, sino por las organizaciones sociales, para "intentar seguir tejiendo la transversalidad de las luchas de movimientos de base". De hecho, esta es la filosofía en la que se incardina Desborda Madrid, un nuevo espacio "absolutamente abierto y al que se pueden incorporar personas a título individual o colectivos para seguir definiendo su hoja de ruta". 

La idea, según explican desde el grupo motor, es que para que permanezca en el tiempo sea poroso y abierto, convirténdose en un espacio en el que tengan cabida actores sociales y personas independientes. Algunas de ellas, como varias de las integrantes de la plataforma Ganemos, cuentan con responsabilidades dentro de la institución. Este último sería el caso de los concejales de Ahora Madrid Pablo Carmona, Montserrat Galcerán y Rommy Arce.

Otra corriente crítica en ciernes

Al finales del pasado mes de julio, se constituía ya Madrid 129, una suerte de corriente interna impulsada por los concejales Guillermo Zapata y los ediles de Cultura y Seguridad, Celia Mayer Javier Barbero, respectivamente. Asimismo, cuenta entre sus impulsores con asesores del Gobierno municipal, vocales vecinos en las juntas de Distrito y miembros de la mesa coordinadora de Ahora Madrid. Otra plataforma que nace con la idea de "hacer de Ahora Madrid un proyecto transformador", y a lo largo de este mes desarrollará proyectos propios para "apoyar el proceso municipalista en la ciudad" y que se abra formalmente a la participación ciudadana.

La declaración de intenciones de este nuevo espacio, cuyo nombre hace referencia al número de barrios de la ciudad, se condensa en un manifiesto en el que se justifica la iniciativa porque "tras este primer año" creen "que es el momento de avanzar". Su apuesta, todavía en periodo de reflexión, se centra en tres ejes fundamentales: seguir construyendo Ahora Madrid como un espacio de confluencia plural y diverso, promover la democratización de las instituciones y centrar en la ciudadanía el proceso de cambio, siendo capaces de "recoger las críticas y propuestas" de todos los colectivos, espacios sociales, vecinales y sindicales.

En una línea mucho más cercana a lo defendido por Ganemos, en contraposición a las tesis de Podemos Madrid. Esta corriente interna advierte de que su hoja de ruta no camina en la dirección estratégica de construir una estructura electoral. Su objetivo es desarrollar Ahora Madrid "como un proyecto municipalista, como una herramienta de participación social y política que promueva aún más eso que llamamos 'nueva política". Los impulsores de Madrid 129 provienen en su mayoría de Ganemos Madrid, y aunque evitan cuestionar a esta plataforma, sí reconocen ciertos desacuerdos con su hipótesis y enfoque, motivos por los que en los últimos meses ya habían disminuido su presencia en los espacios de esta plataforma.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios