Es noticia
Menú
Una gestora se ocupará del PP de Madrid hasta que se resuelva el Gobierno nacional
  1. España
  2. Madrid
EL CONGRESO REGIONAL, CONGELADO HASTA DESPUÉS DEL NACIONAL

Una gestora se ocupará del PP de Madrid hasta que se resuelva el Gobierno nacional

No habrá congreso regional hasta que se celebre el nacional. Y eso será cuando se resuelva el puzle político estatal. Una gestora tomará las riendas del PP madrileño, igual que en Valencia

Foto: La sede del PP en Génova. (Google)
La sede del PP en Génova. (Google)

La dimisión de Esperanza Aguirre este domingo al mediodía, tras los registrosde la Guardia Civil en la primera planta de la sede de Génova que apuntarían a una supuesta financiación ilegal de la formación hace unos días,terminóde poner ‘patas arriba’ la situación del PP madrileño. Fundamentalmente, porque la que está llamada a ser su sustituta natural, Cristina Cifuentes, no podrá ponerse al frente de la presidencia hasta que no se celebre el pertinente congreso regional.

El cónclave en cuestión está bloqueado hasta después de la celebración del congreso nacional que, de ninguna manera, tendrá lugar antes de que se resuelva la endiablada situación políticaen España. Es decir, hasta saber cómo se conforma finalmenteelEjecutivo nacional. La situación es bastante compleja, porque obligaa poner a una gestora al mando del PP de Madrid, queprobablemente estará formada y dirigida por algún‘peso pesado’ de la ejecutiva que cuente con la máxima confianza de Mariano Rajoyparatomarlas riendas yevitar que el partido madrileño continúe agrietándose.

El jefe de Génova no moverá ficha hasta que España tenga un presidente del Gobierno y, en todo caso, noadelantará ninguno de loscongresos regionales previstos, ya quesupondría abrir el ‘melón territorial’ del PP, corriendo el riesgo de que se propagueel ‘efecto Aguirre’ en otros barones descontentos, que dudan de su continuidad ante el nuevo panorama político. Todos los dirigentes territoriales saben perfectamente que Rajoy no apoyará la celebración de ningún congreso hasta que se complete el puzle estatal.

Por otro lado, Esperanza Aguirre -como ya hizo en 2012 al abandonar la presidencia de la Comunidad de Madrid- no dejará el acta ni renuncia a seguir asumiendo la portavocía del partido en el ayuntamiento de la capital. Este lunes, se reunirá como hace habitualmente con su equipo de concejales para abordar los asuntos más urgentes de la capital y después comparecerá ante los medios de comunicación.

Esperanza Aguirre dimite como presidenta del PP madrileño

Herida de bala tras el 24-M

La situación de Aguirre empezó a ser crítica tras las elecciones municipales de mayo. Cuando en junio Manuela Carmena consiguió hacerse con la alcaldía de la capital ayudada por el PSOE, que entonces dirigía Antonio Miguel Carmona, la lideresa ofreció a Rajoy “dar un paso atrás” en el PP madrileño si él permitía la celebración de un congreso extraordinariopara refundar el partido madrileño y elegir a los nuevos dirigentes con el voto de los militantes. El presidente de los popularesdeclinó la proposicióny Aguirre se vio obligada a mantener el tipo, por lo menos, hasta las generales.

Tampoco funcionó la estrategia de la lideresa popular para impedir la llegada de Carmena y Ahora Madrid al Palacio de Cibeles, queincluso pasóporofrecer la alcaldía a los socialistas. Aguirre propuso públicamente un pacto entre su partido, el grupo de Ciudadanos encabezado por Begoña Villacís y el PSOE-M, permitiendo que Carmona fuera el regidor, y evitar así la irrupción de la candidatura popular en el Gobierno municipal. Propuesta que el entonces líder municipal socialista rechazó, como también hizopor segunda vez, cuando Ferraz lo sustituyó por Purificación Causapié al atribuirle los malos resultados de la formación en las urnas el 24 de mayo, y Aguirre trató de seducirle de nuevo con la oferta.

La supuesta financiación irregular del partido madrileño a través de pagos ilegales de miles de euros por parte del consejero delegado del Grupo Villar Mir, Javier López Madrid, terminó por precipitar la marcha de Aguirre a los tres días de que se produjeran los registros en Génova. “Asumo mi responsabilidad política”, aseguró la ahora expresidenta del PP madrileño al anunciar su dimisión, en su intento por demostrar“un gesto”, que es "lo que quierela gente" en esta nueva etapa política. “Yo no me he llevado absolutamente nada en ningún puesto de los que he estado, pero tengo que asumir mi responsabilidad”, concluyó la lideresa.

La otra gestora de Valencia

El PP vive sus horas más bajas desde que hace unas semanas estallara la bautizada como operación Taula, un nuevo caso de corrupción que ha salpicado por completo a la formación en la Diputación de Valencia y, concretamente, a históricos dirigentes como la exalcaldesa Rita Barberá. Precisamente la dramática situación obligó a Génova a constituir una gestora para dirigir temporalmente el PP valenciano. Tras el caso de Madrid, los dos grandes feudos del Partido Popularpodrían acabar en manos de dos gestoras en menos de un mes.

Será la próxima semana cuando la junta directiva regional anuncie quiénes asumirán el encargo de tomar las riendas del partido, según aseguró la presidenta regional, Isabel Bonig, hace días.

La dimisión de Esperanza Aguirre este domingo al mediodía, tras los registrosde la Guardia Civil en la primera planta de la sede de Génova que apuntarían a una supuesta financiación ilegal de la formación hace unos días,terminóde poner ‘patas arriba’ la situación del PP madrileño. Fundamentalmente, porque la que está llamada a ser su sustituta natural, Cristina Cifuentes, no podrá ponerse al frente de la presidencia hasta que no se celebre el pertinente congreso regional.

Esperanza Aguirre Mariano Rajoy Antonio Miguel Carmona Cristina Cifuentes Valencia
El redactor recomienda