el concejal calvo lava su imagen

La crisis interna de Ahora Madrid amenaza con paralizar los grandes planes urbanísticos

El área de Urbanismo se ha convertido en la primera gran crisis dentro del Gobierno de Carmena. Ahora, el concejal José Manuel Calvo intenta lavar su imagen para calmar el enfado de las bases

Foto: La bancada de Ahora Madrid vota a favor de dar luz verde al proyecto urbanístico de Raimundo Fernández Villaverde. (EC)
La bancada de Ahora Madrid vota a favor de dar luz verde al proyecto urbanístico de Raimundo Fernández Villaverde. (EC)

El equipo de Gobierno de Ahora Madrid está atravesando sus semanas más difíciles desde que llegó al Palacio de Cibeles el pasado junio. El departamento de Urbanismo dirigido por José Manuel Calvo se encuentra en el centro de la polémica desde hace tiempo por la gestión que está realizando en las grandes operaciones urbanísticas previstas en la capital, aunque la verdadera crisis interna que esta situación ha desatado se hizo patente especialmente el pasado 27 de noviembre, cuando una votación a mano alzada dividió a los concejales de Manuela Carmena, votando 18 a favor y seis en contra del derribo de un edificio histórico para la construcción de 355 viviendas junto a la Castellana, en la calle Raimundo Fernández Villaverde.

La tensa situación no pasó desapercibida y el edil José Manuel Calvo comenzó entonces una ofensiva de lavado de imagen para recuperar fundamentalmente el apoyo y la confianza de sus bases, decepcionadas por la actitud del concejal. De hecho, el pasado fin de semana, Calvo y el delegado del distrito Centro, Jorge García Castaño, se reunieron con militantes de Podemos de Chamberí para escuchar y aceptar críticas de vecinos y simpatizantes, y dar también explicaciones acerca del proyecto de Raimundo Fernández Villaverde.

Pocos días antes, el ayuntamiento también anunció un certamen de participación ciudadana para la renovación de la Plaza de España. En resumen, se trata de un concurso de ideas -que contará con arquitectos, urbanistas, ingenieros y distintos colectivos del tejido asociativo- para elaborar un proyecto que regenere la emblemática plaza y también sus accesos más inmediatos -conexiones con la Plaza de Oriente, los Jardines de Sabatini, Madrid Río, Gran Vía y la continuidad de la calle Princesa-.

Infografía de las futuras viviendas de Raimundo Fernández Villaverde.
Infografía de las futuras viviendas de Raimundo Fernández Villaverde.

Esta iniciativa, además de presentarse en medio de la fuerte crisis que atraviesa la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, representa la segunda parte de una de las operaciones más polémicas de Madrid, la del Edificio España, en que se encuentra inmerso el ayuntamiento junto al grupo chino Wanda. El proyecto que contempla la remodelación del inmueble para construir un hotel, un centro comercial y viviendas, deberá llevarse a cabo finalmente sin derribar ni desmontar las fachadas originales, como pedía el consistorio de Manuela Carmena.

Otro cambio importante en el discurso del concejal durante las últimas semanas ha sido su rotunda negativa a que la operación Chamartín, otro de los megaproyectos, salga adelante en los términos en que está planteada. Lo que plantea el área que capitanea Calvo es reconsiderar algunos aspectos de lo que debe ser el proyecto, para lo que ha creado una mesa de trabajo y debate en que se sientan todos los implicados. A la primera sesión, celebrada hace semanas, fueron invitados el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid, los colegios de Arquitectos e Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, la Federación Regional deAsociaciones de Vecinos de Madrid y el resto de tejido asociativo afectado por el desarrollo de la operación, además de todos los grupos políticos del ayuntamiento. Será en febrero cuando deberán presentarse las conclusiones finales de esta mesa de trabajo, que determinarán si el proyecto -con las nuevas características- tiene luz verde.

La operación Mahou-Calderón es otro de los quebraderos de cabeza a los que Ahora Madrid deberá enfrentarse. El consistorio ya anunció que no ve viable el proyecto, un verdadero jarro de agua fría para Jianlin, propietario del imperio Wanda, cuyo desembarco en el Atlético de Madrid, donde compró un 20% por 50 millones, estuvo alimentado por todo el desarrollo inmobiliario previsto en la actual ubicación del campo colchonero. De hecho, algunas fuentes aseguran que la permanencia del empresario chino en el Atlético está condicionada al éxito de este desarrollo. Sin embargo, tanto un importante sector de Ahora Madrid como del PSOE descarta tajantemente la viabialidad de la operación tal y como está prevista.

Precisamente este jueves, la Asamblea de Madrid derogó con los votos del PP de Cristina Cifuentes y el grupo de Ciudadanos que lidera Ignacio Aguado el artículo 39 de la Ley del Suelo que prohíbe construir más de tres plantas con ático -conocida como ley de las tres alturas-. Esta derogación supone un primer paso para permitir la continuación de los grandes proyectos urbanísticos paralizados en Madrid como Mahou-Calderón, Valdebebas o, en un futuro, operación Chamartín. Sin duda, el primer paso en un nuevo escenario podría ejercer más presión en la toma de decisiones del concejal José Manuel Calvo.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios