EL PARTIDO DE CARMENA, DIVIDIDO

La Ley de Memoria Histórica y los proyectos urbanísticos alejan al PSOE de Ahora Madrid

Los concejales de Ahora Madrid que no provienen de Podemos se salen de la linea oficialista y hacen pinza con los ediles socialistas, que sienten decepción por las últimas acciones del equipo de Carmena

Foto: La bancada de Ahora Madrid vota a favor de dar luz verde al proyecto urbanístico de Raimundo Fernández Villaverde. (EC)
La bancada de Ahora Madrid vota a favor de dar luz verde al proyecto urbanístico de Raimundo Fernández Villaverde. (EC)

El Ayuntamiento de Madrid ha tenido una semana política frenética. El equipo de Gobierno de Ahora Madrid vive sus horas más bajas en lo que muchos ya reconocen como una fuerte división interna fruto de las diferencias ideológicas y de criterio que existen entre los concejales que componen la formación. El PSOE-M, socio del partido liderado por Manuela Carmena, también atraviesa momentos díficiles y de gran malestar por los acontecimientos generados en los últimos días. Miembros del equipo que encabeza Purificación Causapié reconocen estar estupefactos ante algunas de las actuaciones -en referencia a las votaciones de los plenos- de Ahora Madrid e insisten en que es urgente un "cambio de chip" o dejarán de contar con su apoyo en determinadas iniciativas e incluso amenazan en dificultar la aprobación de los Presupuestos Municipales de 2016, si no son las cuentas que esperan los socialistas.

El primer disgusto se produjo el miércoles durante la sesión plenaria. Los socialistas presentaron una moción de urgencia que pedía cumplir la Ley de Memoria Histórica y cambiar el callejero de la ciudad en un plazo máximo de cuatro meses. La sorpresa fue mayúscula cuando Rita Maestre, en calidad de portavoz de Ahora Madrid, anunció el voto en contra alineándose en ese momento con el PP de Esperanza Aguirre. Fuentes directas del PSOE-M insisten en que hubo un acuerdo explícito en la noche del martes y en la mañana del miércoles antes de comenzar el pleno "para pactar la enmienda" que después el equipo de Gobierno consistorial rechazó.

“Se están retratando; quién iba a decir que a partir de ahora el Ayuntamiento se iba a convertir en Ahora PP“, afirma un miembro del equipo de Causapié

"No entendemos qué ocurrió durante ese día para que a las cinco de la tarde terminaran votando en contra pero ni es serio ni responsable, sino electoralista", aseguran miembros del PSOE que no ocultan su enfado y decepción. El segundo leñazo llegó el viernes en el pleno extraordinario. El plato fuerte era la prórroga de 48 horas para aplazar el Plan Parcial para derribar el edificio en la calle Raimundo Fernández Villaverde y construir 355 viviendas de lujo. Al final se aprobó gracias a la bancada de los 'populares', Ciudadanos y la mayoría de votos de Ahora Madrid. En contra, los díscolos de Carmena y los socialistas, que nuevamente se dieron de bruces contra el suelo al comprobar que el proyecto urbanístico salía adelante. "Esta semana se están retratando, desde luego; quién iba a decir que a partir de ahora el Ayuntamiento se iba a convertir en Ahora PP", afirma un miembro del equipo de Causapié con cierta sorna poniendo en valor "la verdadera izquierda" por la que lucha el PSOE en la capital.

Puri Causapié y Manuela Carmena. (EFE)
Puri Causapié y Manuela Carmena. (EFE)

Ahora Madrid, dividida

Sin embargo, Ahora Madrid no es un partido al uso, ni en las formas ni en el fondo, como se encarga de repetir la alcaldesa... pero hasta este viernes no se había roto la disciplina de voto entre sus concejales. El detonante fue la operación de las viviendas de lujo junto a la Castellana, aunque lo que está detrás es una enmienda a la línea política seguida por el departamento de Urbanismo dirigido por José Manuel Calvo, que se está encontrando con la reiterada oposición del tejido asociativo de la ciudad. Esto es, con las bases del proyecto político que llevaron a Carmena a la Alcaldía y a las que seis de los veinte concejales no quisieron darles la espalda. La votación se produjo a mano alzada, y varios ediles reconocen que si fuera secreta el grupo se hubiese dividido en dos partes iguales.

Plataforma, instrumento político o movimiento-partido son algunos de los términos que utilizan los representantes de Ahora Madrid para autodenominarse. Movimientos sociales, personas independientes, como la propia Carmena, y hasta militantes de tres partidos políticos diferentes (Podemos, Izquierda Unida y Equo) componen su estructura. A las primarias que celebró Ahora Madrid el pasado mes de marzo se presentaron diferentes listas, que grosso modo se vinculan con dichas tradiciones militantes. Corrientes internas que estaban latentes en el seno del Gobierno municipal y que ahora se han visibilizado a modo de fractura puntual.

La media docena de concejales que públicamente mostraron su disconformidad con el proyecto concurrieron a las primarias en la lista aupada por el sector vinculado a IU, bajo el nombre 'A por ellos, la izquierda para cambiar Madrid', y en la más cercana a movimientos sociales y a la plataforma que dio germen al proyecto, Ganemos Madrid, con la denominación 'Madrid en Movimiento'. En el primer grupo se encuentran el tercer teniente de alcaldesa, Mauricio Valiente; el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, y la edil Yolanda Rodríguez, mientras que al segundo pertenecen Pablo Carmona, Rommy Arce y Montserrat Galcerán.

Bronca entre Ahora Madrid y PSOE por las calles con nombres franquistas

Las diferentes tendencias aglutinadas en Ahora Madrid han abandonado su perfil bajo para marcar distancias con una decisión que apoyaron los 14 concejales de la tercera lista en liza durante las primarias, la promovida por Podemos. El propio edil del área de Urbanismo pertenece a la ejecutiva municipal de la formación emergente y este mismo viernes participaba en un acto de campaña con Juan Carlos Monedero y el secretario general de Podemos en Madrid, Jesús Montero. La brecha abierta en Ahora Madrid responde así a unos alineamientos que se remontan a sus orígenes constituyentes. Con todo, varios ediles que formaron parte de la lista promovida por Podemos, y encabezada por Carmena, no militan en la formación liderada por Pablo Iglesias. Precisamente sobre ellos recae la duda sobre si se posicionarían con las tesis del edil de Podemos o con las de los movimientos sociales y vecinales de haber sido secreta la votación.

Las tres corrientes o tradiciones militantes de las que provienen la veintena de representantes del equipo de Gobierno han quedado definitivamente destapadas. La veda ha sido abierta, a cara descubierta en un pleno municipal. En Ahora Madrid, haciendo gala de la “nueva política” que promueve, hay libertad de voto, máxime cuando se trata de defender los intereses de sus bases: el tejido social. Sin embargo se ha abierto la veda y la contención mantenida hasta el momento se ha desatado en una guerra abierta con el edil de Urbanismo en el punto de mira. Solo es el principio de un desencuentro que medirá el grado de tensión en función de cómo se gestionen otros polémicos “pelotazos” como el de Operación Chamartín, Mahou-Calderón, Canalejas e incluso el frontón Beti Jai, que también ha dividido a los concejales del Consistorio madrileño.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios