Aguas revueltas en Vigo por un nuevo choque entre Caballero y el PP a cuenta del puerto
  1. España
  2. Galicia
POR LA AMPLIACIÓN DE LA INFRAESTRUCTURA

Aguas revueltas en Vigo por un nuevo choque entre Caballero y el PP a cuenta del puerto

El proyecto de ampliación de la Lonja, que supone otra conquista del espacio de la ría, vuelve a enfrentar a la autoridad portuaria de la ciudad, del PP, con el alcalde socialista

placeholder Foto: El alcalde de Vigo, Abel Caballero. (EFE)
El alcalde de Vigo, Abel Caballero. (EFE)

Cuando el arquitecto César Portela presentó el majestuoso Auditorio Mar de Vigo, no dudó en destacar como fundamental el enorme ventanal que permite observar desde el 'hall' central la ría, pero la esencia de la obra tiene los días contados. Las máquinas ya han comenzado a rellenar la franja de agua que se sitúa frente al icónico edificio, y donde ahora se mecen las olas, pronto se levantará la ampliación de la lonja. Es solo uno de los distintos proyectos previstos por la Autoridad Portuaria para ganar espacio y líneas de atraque a costa de alejar el mar de la ciudad. Así creció el puerto y así lo sigue haciendo, ahora en medio de un enfrentamiento político entre el alcalde, el socialista Abel Caballero, y el presidente de la infraestructura, Jesús Vázquez Almuíña, del PP. Y esta vez el regidor lleva las de perder.

"Quieren matar la ría. Es una barbaridad, pero es legal", lamentó Caballero recientemente en la presentación de un concierto promovido por el ayuntamiento en la terraza del auditorio. El primer edil lamentó los proyectos de ampliación y aseguró que incluso le había llegado a plantear el problema a la ministra Teresa Ribera, pero llegó a una frustrante conclusión: la ley lo permite. Aunque la Autoridad Portuaria depende del Ministerio de Transportes y Movilidad, el nombramiento de su presidente corresponde a la Xunta. Alberto Núñez Feijóo eligió en noviembre a su desgastado 'conselleiro' de Sanidad para ponerlo al frente de la entidad. El movimiento supuso el fin de la tregua entre su antecesor, Enrique López Veiga, y el alcalde, amigos personales.

Las pretensiones de expansión le costaron recientemente al puerto un correctivo de Ecologistas en Acción, en forma de bandera negra por su "mala gestión ambiental" y una política de rellenos que amenaza con cubrir "más de 200.000 metros cuadrados de agua". El pasado jueves, el pleno del ayuntamiento vigués se sumaba al rechazo y reclamaba a los responsables de la infraestructura el cese de las ampliaciones sobre el mar, en una moción apoyada por todos los partidos excepto el PP, que se abstuvo. La corporación reclamó un pacto para diseñar el Plan de Espacios y Usos Portuarios y el Plan Especial del Puerto y la optimización de los usos actuales de las instalaciones, ya que buena parte del equipamiento se ha convertido en un parque empresarial en el que desarrollan su actividad compañías que no necesitan la proximidad del mar.

Foto: Muelle de carga del puerto de Vigo. (Puerto de Vigo)

La concejala de Urbanismo, María José Caride, alertó en el pleno de las "graves consecuencias" para el conjunto de la ciudad de los rellenos, mientras se renuncia a plantear soluciones alternativas a la ausencia de espacio o de líneas de atraque. También criticó la "falta de transparencia" y pidió "cooperación" en la creación de un plan de usos que ordene el crecimiento del puerto a largo plazo. Vázquez Almuíña, por su parte, sostiene que la infraestructura es “un ejemplo a seguir a nivel europeo” por su defensa del medio ambiente y la sostenibilidad, y justifica el crecimiento sobre aguas de la ría para no perder oportunidades de negocio: "No nos podemos quedar de brazos cruzados y ver cómo se van los tráficos a otros puertos por falta de infraestructuras".

El mayor de los rellenos previstos es el de Bouzas, una histórica villa marinera ahora integrada en el casco urbano de Vigo, que ha sido engullida por una enorme plataforma artificial sobre el mar de casi un millón de metros cuadrados. Su construcción arrancó en los años ochenta y se realizó de forma desordenada y sin apenas control ambiental. Allí, la Autoridad Portuaria plantea una nueva ampliación de ocho hectáreas, que en los últimos días Almuíña se ha mostrado dispuesto a reducir. Los cuatro kilómetros en línea recta entre los dos márgenes en la boca de la ría se han reducido a apenas tres, y con la nueva actuación se rebajarán en otros 500 metros.

La difícil convivencia entre Vigo y el mar, separados en todo su núcleo central por los terrenos portuarios, siempre se ha resuelto con una sucesión de actuaciones puntuales carentes de una visión global, como lo demuestra la inexistencia del preceptivo plan de usos que planifique el crecimiento. En esta ocasión, además de Bouzas y del relleno frente al auditorio —de menor tamaño (8.300 metros cuadrados), pero de notable impacto visual—, una tercera operación se desarrolla en la zona más sensible del recinto portuario por su proximidad al centro de la ciudad y a su paseo marítimo. Allí se ocuparán 55.000 metros cuadrados de lámina de agua entre dos muelles, el Transversal y Comercial.

Foto: Vista del centro de operaciones de la empresa Ence en Pontevedra. (EFE)

En total, serán casi 150.000 metros cuadrados de nuevos rellenos, que se desarrollan al amparo de la denominada estrategia azul o Blue Growth. Ese crecimiento azul se financia con fondos comunitarios y está definido como "una estrategia a largo plazo de apoyo al crecimiento sostenible de los sectores marino y marítimo".

Los defensores de los rellenos apelan a la condición de ciudad portuaria de Vigo y a su dependencia de la actividad que se desarrolla en sus instalaciones. Su presidente califica esta entidad de "eslabón fundamental de la cadena de riqueza del sur de Galicia", por lo que defiende que se sigan "potenciando sus infraestructuras". "Su futuro lo construimos entre todos. El crecimiento sostenible es el eje principal de los proyectos liderados por el puerto", reivindica. El alcalde replica: "Todas las luces de alarma antirrellenos están encendidas en la ciudad". Otra cosa es que esa oposición consiga su objetivo.

Abel Caballero Ecologistas en Acción Teresa Ribera Partido Popular (PP)
El redactor recomienda