El crimen de Samuel: la botella como arma, 6 minutos "fatales" y el delito de odio, en el aire
  1. España
  2. Galicia
se levanta el secreto de sumario

El crimen de Samuel: la botella como arma, 6 minutos "fatales" y el delito de odio, en el aire

Se baraja la implicación de un objeto metálico y se está a la espera de la resolución de una esclarecedora prueba de ADN, además de la mencionada botella de cristal

placeholder Foto: El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones (2i), acompañado por la subdelegada, María Rivas (2d), el jefe superior de Policía de Galicia, José Luis Balseiro (i) y el jefe de brigada provincial de la policía judicial de la Jefatura Superior
El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones (2i), acompañado por la subdelegada, María Rivas (2d), el jefe superior de Policía de Galicia, José Luis Balseiro (i) y el jefe de brigada provincial de la policía judicial de la Jefatura Superior

Samuel Luiz, el joven al que mataron de una paliza la madrugada del 3 de julio en A Coruña, falleció por "multitud de golpes" en la cabeza durante "seis minutos fatales" y los dos informes de ADN que la Policía Judicial entregó este lunes al Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña sitúan directamente a los dos primeros detenidos por este crimen como los “principales” agresores.

El joven fue golpeado con una botella de cristal y se investiga si también con un objeto metálico, ha informado este lunes el comisario jefe de la brigada provincial de la policía judicial de la Jefatura Superior de Policía, Pedro Agudo, durante una comparecencia en la sede de la Delegación del Gobierno en Galicia tras haberse levantado el secreto de sumario.

Foto: Una joven protesta en A Coruña tras producirse el crimen de Samuel Luiz (EFE)

Agudo ha detallado que se baraja la implicación de un objeto metálico, y que se está a la espera de la resolución de una esclarecedora prueba de ADN; y la mencionada botella de cristal. De esta última “pensamos que se rompió contra la víctima”, ha subrayado el comisario, que ha confirmado sin duda el uso de la botella como arma.

"Seis minutos fatales"

La agresión que mató a Samuel, un crimen que provocó una gran indignación en la sociedad española al conocerse que los agresores le gritaron "maricón" al enseñarse con él, duró “seis minutos fatales”: comenzó a las 2:58 y finalizó a las 3:04.

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha indicado que la Policía Judicial ha entregado dos informes de ADN a la jueza que “implican directamente a los dos principales autores de los hechos”, los dos primeros detenidos, dos varones vecinos de A Coruña de entre 20 y 25 años que también fueron los dos primeros que agredieron a Samuel. Cuentan con ADN de tres procedencias: la ropa, el cuerpo de Samuel y una botella de cristal. En dos perfiles coincide el ADN de los dos primeros agresores.

Respecto a la otra incógnita por resolver, ha detallado que registraron la casa del menor que tiene antecedentes y hallaron un objeto metálico que no es un puño americano, como ha aclarado. Todavía están a la espera del resultado de la prueba de ADN de este artículo.

La Policía ha desvelado en una nota que varios testigos de la agresión a Samuel Luiz vieron a una persona con “una navaja que sacó del bolsillo delantero” del pantalón y que le daba patadas a la víctima mientras estaba en el suelo.

"No hay un único autor material. Son varios. La autopsia habla de varios golpes"

En la intervención, Agudo ha defendido que la causa de la muerte de Samuel fueron golpes en la cabeza. “No hay un único autor material. Son varios. La autopsia habla de varios golpes que son los que producen el traumatismo craneoencefálico que provocó la muerte de Samuel”, ha recalcado.

¿Delito de odio?

Miñones ha detallado que la investigación policial cuenta con 41 pruebas testificales y el volcado de datos obtenidos, entre otros, de las redes sociales, para esclarecer las circunstancias en las que se produjo el crimen.

De hecho, la Policía Nacional mantiene abierta la investigación y analiza, entre otras cuestiones, si las pruebas recabadas podrían concluir en que detrás de la motivación hubo un delito de odio.

"Se está trabajando con exquisitez en la motivación de la agresión"

Sobre esta cuestión, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, y ante la posibilidad de que detrás de lo sucedido hubiese una agresión homófoba, ha explicado que va a ser la jueza la que dictamine "si existe ese delito de odio".

Foto: Manifestación en Madrid tras el asesinato de Samuel. (Sergio Beleña)

"Se está trabajando con exquisitez en la motivación de la agresión", ha afirmado el jefe superior de Policía de Galicia, José Luis Balseiro, que ha añadido que "a fecha de hoy no está comprobada esa motivación". "Pero no están cerradas esas líneas", ha dicho.

Otra de las cosas que se han conocido este lunes es que los detenidos por el crimen de Samuel (con edades entre los 16 y los 25 años) a los que se les imputa un delito de homicidio o asesinato consumado, también están siendo investigado por otro de homicidio en grado de tentativa por las lesiones que causaron a Ibrahima Diack, el hombre senegalés que auxilió a la víctima mortal.

Ibrahima “cubrió con su cuerpo" a Samuel recibiendo por ello "agresiones que pudieron acabar con su vida”. Por ello, ha señalado Miñones que también se les investiga por un delito de homicidio, o asesinato, en grado de tentativa al senegalés al que ya se le ha concedido su permiso de residencia por intentar ayudar a Samuel.

De los seis detenidos, tres permanecen en prisión provisional, una ha sido puesta en libertad con comparecencias en el juzgado y dos menores han sido internados en un centro. A la única chica detenida la consideran encubridora.

Agudo ha detallado que “la colaboración de los detenidos ha sido nula”, salvo el cuarto, investigado también por haberse quedado supuestamente con el teléfono móvil de Samuel. Con todo, este se presentó en un primer momento en la comisaría de Policía como testigo y “no dijo la verdad”, ha explicado.

Foto: Protestas contra la homofobia y el asesinato de Samuel Luiz la pasada semana en Madrid. (Reuters)

Acerca de los demás, ha contado que “los detenidos querían declarar, pero al entrevistarse con sus letrados no lo hacen”. Es lo que ha apuntado el comisario, que ha compartido que la chica podría ser “encubridora” pues “si hubiera participado en la agresión estaría en prisión”.

Una prueba importante para aportar luz, ha desgranado, fue el análisis hecho en el pub El Andén, del que el primer detenido fue expulsado tras discutir con la joven, su novia.

El altercado comenzó en las inmediaciones del Playa Club, en el paseo marítimo coruñés, cuando Samuel y su amiga realizaban una videollamada con el móvil de ella, momento en que el primer agresor le propinó un golpe el grito de “maricón” y actuó al pensar que lo estaban grabando a él. La paliza culminó en el número 2 de la avenida de Buenos Aires, a 150 metros del punto inicial.

Los detenidos borraron contenido de sus redes sociales, las cuales también fueron importantes en las indagaciones, junto al visionado de las cámaras situadas en la zona y el volcado de datos de los móviles.

Sucesos
El redactor recomienda