cuenta atrás para las elecciones gallegas

Podemos cede y cierra un acuerdo 'in extremis' con En Marea para las gallegas

Tras varios días de negociaciones, Podemos ha cedido y acepta integrarse dentro de la candidatura En Marea para presentarse a las elecciones en Galicia

Foto: La portavoz de En Marea, Alexandra Fernández (d) junto a miembros de su partido. (EFE)
La portavoz de En Marea, Alexandra Fernández (d) junto a miembros de su partido. (EFE)

Podemos y En Marea irán juntos a las elecciones gallegas. Así lo afirmó el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, pocos minutos antes de que se acabase el plazo para llegar a un acuerdo. "No hay nada por encima de la unidad cuando nos jugamos el cambio en Galicia. Podemos estará con En Marea sea cual sea la fórmula", publicó en su cuenta de Twitter poco antes de la medianoche del viernes. Una de las responsables del partido gallego, Yolanda Díaz, contestó al líder de Podemos agradeciéndole su "mirada larga".

Además de Iglesias, Errejón y otros destacados dirigentes también celebraron el acuerdo alcanzado. Una vez despejada esta incógnita, queda por saber todo lo demás. Aunque ningún dirigente ha explicado todavía los detalles, Podemos concurrirá bajo el paraguas de En Marea en condiciones de igualdad con el resto de socios tal y como pedía la formación gallega. De esta manera se espanta definitivamente el fantasma de la ruptura que hubiera propiciado un enfrentamiento en las urnas.

En Marea, que está inscrito como partido instrumental, aglutina diferentes formaciones y agrupaciones ciudadanas como Anova, Esquerda Unida, Marea Atlántica y Compostela Aberta, entre otras. Precisamente, lo que los gallegos reclamaban era que Podemos se integrase en la candidatura como un partido más, mientras que la formación morada prefería una coalición que les permitiera mantener su marca como ha hecho en otras comunidades autónomas. Finalmente, la identidad de En Marea permanecerá intacta y ninguna de las formaciones recibirá un trato preferencial.

Horas antes de que acabase el plazo legal, el clamor en las redes a favor de la confluencia era mayúsculo. Tanto usuarios anónimos como destacados dirigentes instaban a ambas formaciones a entenderse y unir fuerzas. Durante toda la tarde, la etiqueta #EuQueroConfluencia en Twitter fue un hervidero de mensajes que pedían la alianza.

Un acuerdo cerrado a última hora

"De penalti y en el tiempo de descuento", como ha dicho Izquierda Unida. Durante los últimos días, Podemos parecía dispuesto a ceder en todo menos en una cosa: su marca. Las negociaciones para la candidatura han dado fe de ello.

El principal problema, tal y como han admitido ambas partes, ha residido en la "fórmula jurídica" a escoger. Por un lado, En Marea apostaba por integrar a Podemos debajo del paraguas de su marca, algo que rechazaban desde Podemos Galicia, que se resistían a perder su nombre original y abogaban por crear una suerte de coalición. Finalmente, la fórmula de En Marea se ha terminado imponiendo.

Horas antes, el secretario de Organización morado, Pablo Echenique, había propuesto una solución 'a la catalana' que habría supuesto una mezcla de coalición e integración del partido instrumental, como En Comú Podem en Cataluña. "La gente no entendería que no llegásemos a un acuerdo por algo como la fórmula jurídica", señaló Echenique por entonces.

Durante estos días, Podemos Galicia aseguró que su partido ya había hecho "renuncias importantes", entre ellas la de proponer cerrar su propio proceso de primarias para elegir al candidato. Mientras que los de Iglesias contaban con el exsenador José García Buitrón y la profesora Magdalena Barahona como posibles candidatos, En Marea apostaba por el juez Luis Villares. Por su parte, el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, recordó que En Marea también había renunciado a ciertos "derechos".

Desde que Podemos comenzase a tejer su red de confluencias a nivel nacional, esta era la primera vez que una de ellas se plantaba por una cuestión onomástica. Tanto en Cataluña (En Comú Podem) como en la Comunidad Valenciana (Compromís-Podemos-EUPV: A la valenciana) los de Pablo Iglesias habían conseguido siempre mantener su marca tras las negociaciones.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados. (Reuters)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados. (Reuters)

En el caso catalán, Barcelona en Comú -el partido de Ada Colau- pidió ir "más allá de las siglas" cuando negociaba con Podemos una posible confluencia el año pasado. Al final, el resultado fue una suma de los dos nombres que resultó en En Comú Podem y que se ha mantenido hasta hoy. Incluso para las generales, Alberto Garzón cedió con la disolución de la marca Izquierda Unida dentro de Unidos Podemos para presentarse con una candidatura única a las elecciones generales del 26-J.

Desde un punto de vista estrictamente electoral, quien presumiblemente saldrá más beneficiado del acuerdo sería Podemos. De los dos, En Marea es la marca más potente en Galicia con diferencia. Según una encuesta publicada por 'La Voz de Galicia' a principios de agosto, En Marea entraría al parlamento gallego con 12 escaños, el doble de los que obtendrían los morados. Un total de 18 parlamentarios que les convertirían en la primera fuerza de la oposición.

En cualquier caso, la realidad no es siempre tan prosaica y el fantasma del resultado de la alianza de Podemos e Izquierda Unida está ahí. El pacto, bendecido por los militantes que acudieron a votarlo, terminó con una inesperada sangría de más de un millón de votos en las últimas generales. Un duro golpe electoral que abrió el debate sobre la utilidad de este tipo de coaliciones. 

Si la demoscopia no falla, En Marea y Podemos tendrán como vecinos parlamentarios a otras dos fuerzas de izquierda: PSOE y el BNG, amén del incombustible PP de Alberto Núñez Feijóo, quien aspira a su tercer mandato al frente de la Xunta. Respecto a Ciudadanos, podría conseguir dos escaños por A Coruña y Pontevedra.

Sin voz propia en el Congreso

Además de las negociaciones por la candidatura, En Marea tiene otra batalla pendiente en Madrid que de momento ha perdido. La Mesa del Congreso, órgano encargado de decidir quién tiene grupo propio en el hemiciclo, negó esta posibilidad al partido gallego, a Compromís y a A la Valenciana.

Aunque En Marea anunció que recurrirá al Tribunal Constitucional, por el momento ha optado por integrarse dentro del grupo confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem. La cuestión del nombre es tan importante para ellos que el grupo ha sido renombrado como Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, además de que Alexandra Fernández, líder de la formación gallega, ocupará una portavocía adjunta.

Cabe recordar que la marca catalana, En Comú Podem, sí amagó con pedir grupo propio, idea que finalmente desechó para registrarse junto con Unidos Podemos. 

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios