Ir a la peluquería en tiempos de coronavirus: consejos de expertos para reabrir sin miedo y garantizar la seguridad
  1. España
  2. Coronavirus
desde el 4 de mayo

Ir a la peluquería en tiempos de coronavirus: consejos de expertos para reabrir sin miedo y garantizar la seguridad

Por razones biológicas, sociales o emocionales, la vuelta a la peluquería se presenta como algo vital para muchas personas. Para garantizar la seguridad en la vuelta de este servicio, estas son algunas recomendaciones

placeholder Foto: Las peluquerías se preparan para su reapertura
Las peluquerías se preparan para su reapertura

La cuestión de las peluquerías en estado de alarma ha estado envuelta en polémica desde los inicios del confinamiento. Cuando el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó el decreto que limita los movimientos de las personas en la vía pública y el cierre de los negocios considerados no esenciales, las peluquerías fueron incluidas en la lista de lugares que se debían mantener abiertos durante la vigencia del estado de alarma, teniendo en cuenta razones de higiene, sobre todo, por gente mayor y con dificultad de movilidad. Las quejas generalizadas del sector y de las comunidades autónomas obligaron a Sánchez a rectificar, permitiendo que éstas trabajaran únicamente a domicilio y para los más vulnerables, en caso de ser necesario.

Incluso así, la polémica no se desinstaló del sector: entre ERTE, ceses de actividad voluntarios y autónomos que han preferido mantener los servicios mínimos, la diversidad en la respuesta de los implicados llegó a generar muchas suspicacias entre unos y otros. Ahora, con la fecha de reapertura sobre la mesa, la controversia continúa, ya que los peluqueros, al igual que los fisioterapeutas, son trabajadores que tienen mucho contacto físico con sus clientes. A partir del lunes, 4 de mayo, las peluquerías podrán reabrir aunque en condiciones más restrictivas que antes: habrá que pedir cita previa antes y se establecerá una limitación del aforo del establecimiento, nunca superior al 30%.

No obstante, y además de las recomendaciones del Gobierno (como, por ejemplo, el uso continuo de mascarillas), la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética Stanpa ha elaborado su propia guía de recomendaciones para reabrir las peluquerías en las mejores condiciones de seguridad. La guía, a la que puedes acceder de la manera completa desde el siguiente enlace, está dividida en cinco apartados, que van desde recomendaciones para proveer de elementos de comunicación (dossier informativo, cartelería, avisos) tanto al personal como a los clientes, para cumplir determinadas medidas, como avisar si se tiene una cita concertada y se presenta alguno de los síntomas relacionados con el covid-19, o informar de que se atiende de manera invidiualizada.

placeholder Las peluquerías se preparan para su reapertura (EFE)
Las peluquerías se preparan para su reapertura (EFE)

Protección del cliente

Muchas veces, el cliente, preocupado por su propia seguridad y la de los que le rodean, se interesará por las medidas adoptadas por las peluquerías que tendrá que cumplir el cliente. Más allá de las recomendaciones genéricas de extremar la limpieza, lavarse continuamente las manos con agua y jabón y de uso de mascarilla cuando no se pueda mantener la distancia interpersonal, la guía de Stanpa propone algunas (muchas) recomendaciones para la protección del cliente. Entre ellas, las siguientes:

  • Nada de revistas ni 'tablets': se recomienda no facilitar este tipo de material que se pueda pasar de un cliente a otro para minimizar el riesgo de contagio.
  • Ofrecer mascarilla, si no tiene: se recomienda facilitar mascarillas de barrera si el cliente no la lleva puesta, y también guantes en caso de que lo necesite.
  • Bolsa para guardar las pertenencias: también es recomendable entregar una bolsa individual para recoger las pertenencias del cliente mientras dure el servicio.
  • Bata y capa desechable: la asociación recomienda facilitar elementos para la realización del servicio, como las batas o las capas desechables, para que el cliente se coloque.
  • Gel hidroalcohólico al alcance: los clientes deberían poder tener acceso a algún tipo de dispensador de gel higienizante en las áreas por las que pasan (tocadores, entrada o salida del establecimient)
  • Fuera dispensadores de agua: en muchas peluquerías es común encontrarse con dispensadores de agua, a los que todos los clientes pueden acceder. Desde Stanpa recomiendan eliminarlos y facilitar, si es posible, solo botellas de agua individuales o vasos de un solo uso.
  • Mejor tarjeta que 'cash': a la hora de cobrar al cliente, es recomendable potenciar el uso de medios electrónicos, manteniendo higienizado el datáfono tras cada uso. Si se tiene que utilizar dinero en efectivo, tratar de facilitar un recipiente donde depositar el dinero y donde entregar el cambio sin que haya contacto directo entre las dos personas.
  • Si hay zonas para niños, clausuradas: entre las recomendaciones está también de mantener clausuradas las áreas de juego infantil, si las hubiera, y su acceso cerrado.
placeholder

Protocolos para los trabajadores

Sin embargo, la guía también prevé muchas recomendaciones higiénico-sanitarias para los propios equipos de trabajo, y líneas de actuación con respecto a la limpieza dentro del establecimiento. Además de mantener las distancias mínimas de metro y medio o dos metros entre personas en la medida de lo posible, o de acceder a dispensadores de geles hidroalcohólicos, al igual que los clientes, estas son algunas de sus recomendaciones para el personal:

  • Controlar si hay fiebre: se recomienda hacer controles de temperatura a la entrada del trabajo con termómetro de infrarrojos a distancia: si la temperatura fuera superior a los 37,5 grados o se tuviera alguno de los otros síntomas relacionados con el covid-19, no se podría trabajar.
  • Equipos de protección individual: sin llegar a ser necesarios los EPI que utilizan los sanitarios, sí se recomienda el uso de mascarilla o pantalla de protección facial plástica, guantes, y un uniforme de trabajo diferente a la vestimenta con la que se llega desde el domicilio; lo mismo con el calzado, tratar de usarlo distinto.
  • Turnos por citas previas: establecer los turnos de trabajo en función de las citas concertadas es otro de los consejos, siempre habiendo concertado la cita previa por teléfono, minimizando así los contactos entre personas.
  • Proteger la zona de recepción: se recomienda incorporar una mampara transparente o, en su defecto, proteger los teclados, teléfonos y el resto de material de oficina, y desinfectarlos frecuentemente.
  • No tocar los productos con las manos: hay que evitar, en la medida de lo posible, que las manos entren en contacto directo con las mascarillas, ceras o pomadas que se utilizan para los tratamientos de peluquería: esto se puede conseguir usando palitos o llevando guantes.

Además de todo esto, la guía, bastante extensa, añade una serie de recomendaciones adicionales como desinfectar todo el material después de su uso (así como los aseos, por ejemplo) o utilizar secadores o planchas a baja velocidad, para no dispersar mucho el aire dentro del establecimiento.

Coronavirus Peluquería