Es noticia
Menú
El PSOE de Ximo Puig apela a su autonomía fiscal y lamenta falta de empatía del Gobierno
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
"NO VAMOS CONTRA EL GOBIERNO"

El PSOE de Ximo Puig apela a su autonomía fiscal y lamenta falta de empatía del Gobierno

La portavoz en las Cortes insiste en que la reforma de la Generalitat es distinta a la del Partido Popular y abunda en que la Generalitat tiene que dar respuesta a la inflación

Foto: Ximo Puig y Ana Barceló. (EFE)
Ximo Puig y Ana Barceló. (EFE)

El PSPV-PSOE salió este miércoles a defender la propuesta de reforma fiscal planteada ayer por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, frente a las críticas y el desmarque generalizado del Gobierno de Pedro Sánchez y otros dirigentes como el portavoz socialista en el Congreso, Patxi López. La 'exconsellera' de Sanidad y actual síndica de la federación valenciana en el Parlamento autonómico, Ana Barceló, apeló a la autonomía fiscal de la Generalitat y defendió que la reforma lanzada por el barón valenciano busca mitigar el impacto de la inflación sobre la economía de las familias de clase media y baja, frente a los modelos tributarios que está desplegando el Partido Popular, con rebajas que incluyen también a las rentas altas y grandes fortunas.

En una entrevista en 'Plaza Radio', la portavoz socialista llegó incluso a reivindicar el 40 aniversario del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana para señalar que la Administración territorial únicamente ha hecho uso de sus competencias. "Precisamente ese Estatuto es el que nos permite hacer la lectura en estos momentos. Si quien gobierna no sabe interpretar y no se coloca en la posición del ciudadano y ciudadana, que está viendo cómo se están encareciendo los precios, es que no hemos entendido las cosas", añadió.

Foto: El presidente de la Generalitat, Ximo Puig. (EFE)

La 'exconsellera' explicó que lo que planteó el dirigente socialista "es algo muy meditado: la progresividad, algo que el PP en ningún momento lo plantea". "Nosotros estamos hablando de bajar impuestos a rentas de menos 60.000 euros, en las autonomías del PP se está hablando de perdonar los impuestos de patrimonio que afectan a las rentas más altas. Las diferencias y las distancias son abismales e importantes". La Generalitat venía trabajando en sus cambios impositivos desde principios de septiembre, antes de que el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, hiciese pública su bonificación del impuesto de patrimonio. Ximo Puig anunció que preparaba una reforma contra la inflación en el arranque de curso político, en el marco de una conferencia celebrada el 5 de septiembre en el Fórum Tribuna Mediterránea.

Este miércoles, desde Bolonia, tras asistir a la feria cerámica Cersaie, Ximo Puig insistía en defender su espacio competencial y pedía que "no se menosprecie al Gobierno valenciano», que a su juicio «ha sido el que más política social ha hecho en los últimos años". "En el ámbito de nuestras competencias queremos hacer política social lo más efectiva posible y lanzar -ha dicho- un mensaje a la ciudadanía valenciana: que la Generalitat Valenciana va a estar siempre con las personas que tienen más dificultad".

"Si quien gobierna no se pone en la posición del ciudadano, es que no hemos entendido las cosas"

"La reforma quiere rebajar la factura fiscal de las rentas medias y trabajadoras para ayudarles a hacer frente a la subida de precios y la inflación", señaló el 'conseller' de Hacienda, Arcadi España, en declaraciones recogidas por EFE. "Es una política fiscal progresista y progresiva, que nada tiene que ver con la que están haciendo en otras comunidades autónomas, donde suprimen impuestos como el de patrimonio y hacen reformas para beneficiar a los que más tienen".

Las medidas fueron expuestas a la ministra desde la Conselleria de Hacienda a la ministra Montero, que no mostró entusiasmo. 'El Español' ha publicado también que Sánchez y Puig mantuvieron el lunes una discusión sobre este asunto. Desde la Generalitat no han confirmado este extremo, pero sí que el presidente del Gobierno era conocedor de la iniciativa. Con todo, Puig decidió seguir adelante para colocar las medidas tributarias como medida estrella de su discurso en el debate de política general. La sensación en la Generalitat es que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que no ha desatascado la reforma de la financiación autonómica y ha cronificado el recurso al FLA, no es la más indicada para reprochar falta de responsabilidad tributaria. La propia ministra rebajó el IRPF en 2015 a las rentas de menos de 60.000 euros cuando era consejera de Hacienda en Andalucía.

Foto: Pedro Sánchez y Ximo Puig, en un acto de campaña de las generales de 2019. (EFE) Opinión

Fuentes del Ejecutivo autonómico señalaron que en ningún caso han invadido las competencias gubernamentales y que el Ejecutivo de Sánchez no ha sabido interpretar la propuesta valenciana para marcar diferencias con los populares en el tratamiento fiscal diferenciado entre las clases medias y bajas, y las rentas altas y grandes fortunas. "No vamos contra el Gobierno", dijeron para defender su espacio. La percepción en Valencia es que la ministra Montero y, por derivación, el resto del Ejecutivo de Sánchez, ha ponderado más la presión que pudiera recibir por el hecho de que una autonomía socialista retoque su tramo del IRPF que el conjunto de la reforma en sí como visión alternativa a la de los conservadores.

Es más, insisten las mismas fuentes en destacar que ni siquiera se trata de una deflactación de la tarifa, como se está difundiendo en el debate cruzado entre el PSOE y el PP en Madrid, sino una tarifa nueva con efecto neutro para los contribuyentes con más de 60.000 euros de ingresos anuales. La suma de las rebajas junto con las deducciones y las bonificaciones del paquete no alcanza los 150 millones de euros, sobre un presupuesto de casi 28.000 millones y una estimación de crecimiento de ingresos por la inflación de 700 millones.

Lo que es evidente es que la iniciativa de Puig hay que leerla en clave preelectoral, a ocho meses de las elecciones y como respuesta también a la presión que estaba recibiendo del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, donde su líder, Carlos Mazón, venía reclamando desde hace meses una rebaja fiscal todavía más amplia. El debate de política general, dos días antes de que el Gobierno haga público su nuevo impuesto a las grandes fortunas, se consideraba el marco idóneo para lanzar el anuncio y desactivar a la oposición. En cualquier caso, Puig todavía tiene que cerrar la reforma completa con sus socios de Compromís y Unidas Podemos, que le están reclamando que compense las rebajas a rentas medias y bajas con más presión fiscal sobre los ricos. Es algo a lo que, por ahora, se resiste el barón socialista.

El PSPV-PSOE salió este miércoles a defender la propuesta de reforma fiscal planteada ayer por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, frente a las críticas y el desmarque generalizado del Gobierno de Pedro Sánchez y otros dirigentes como el portavoz socialista en el Congreso, Patxi López. La 'exconsellera' de Sanidad y actual síndica de la federación valenciana en el Parlamento autonómico, Ana Barceló, apeló a la autonomía fiscal de la Generalitat y defendió que la reforma lanzada por el barón valenciano busca mitigar el impacto de la inflación sobre la economía de las familias de clase media y baja, frente a los modelos tributarios que está desplegando el Partido Popular, con rebajas que incluyen también a las rentas altas y grandes fortunas.

Noticias de Comunidad Valenciana Ximo Puig
El redactor recomienda