Es noticia
Menú
El Gobierno gravará los patrimonios de más de 3 M y bonificará las rentas de hasta 21.000 €
  1. España
Acuerdo fiscal en la coalición

El Gobierno gravará los patrimonios de más de 3 M y bonificará las rentas de hasta 21.000 €

PSOE y Unidas Podemos alcanzan 'in extremis' un acuerdo fiscal que prevé un incremento de la recaudación de 3.144 millones de euros en dos años, con bajadas selectivas a empresas y familias

Foto: María Jesús Montero, en una imagen de archivo. (EFE/Fernando Alvarado)
María Jesús Montero, en una imagen de archivo. (EFE/Fernando Alvarado)

Los socios del Gobierno de coalición han alcanzado 'in extremis' un pacto sobre el paquete fiscal desarrollado por Hacienda, que pasa por subir los impuestos a los patrimonios de tres millones de euros, el listón fijado para empezar a pagar el impuesto a las grandes fortunas, y por bonificar a su vez a las rentas de menos de 21.000 euros. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha presentado este jueves las claves de este paquete fiscal, que aspira a incrementar la recaudación en 3.144 millones de euros en los ejercicios fiscales de 2023 y 2024. Además, buena parte de estas reformas irán incluidas en el borrador de los nuevos presupuestos, para los que aún no hay acuerdo.

La propuesta fiscal de Montero, cerrada con su socio de coalición escasos minutos antes de tomar la palabra, y tras intercambiar mensajes públicos contradictorios, se articula sobre estos dos ejes: subidas a las rentas más altas y las grandes empresas, y bajadas selectivas a las rentas más bajas, con guiños fiscales como la bajada del IVA para los productos de higiene femenina.

Por un lado, el paquete fiscal incorpora este 'impuesto de solidaridad' para recaudar 1.500 millones, que pagarían alrededor de 23.000 contribuyentes en 2023 y 2024 —inicialmente se contempló únicamente su aplicación en 2023—. Recoge también la subida de hasta dos puntos, hasta el 28%, a las rentas del capital de más de 300.000 euros, el 27% para las rentas de más de 200.000, para recaudar 204 millones de un total de 17.814 contribuyentes. Incluye, además, una novedad en materia del impuesto de sociedades para las grandes empresas (3.600 en total, según los cálculos de Hacienda), que limita al 50% la posibilidad de compensar pérdidas de sus filiales en grupos consolidados. Esto permitiría recaudar 2.439 millones entre 2023 y 2024, siempre según los números del Ministerio.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Fernando Alvarado)

A su vez, el Ejecutivo aumentará la reducción por rendimientos del trabajo para quienes ganen entre 18.000 y 21.000 euros, lo que supondrá una rebaja para el 50% de los trabajadores, según Hacienda, habida cuenta de que el salario mediano está en 21.000 euros. Supondría dejar de ingresar 1.881 millones para las arcas públicas en dos años. Con esta modificación, según las cuentas de Montero, un trabajador sin descendientes que cobre 18.000 euros brutos tributaría un 40% menos, ahorrándose "746 euros al año", y a esta medida se incluiría la subida del mínimo exento de tributación, de los 14.000 a los 15.000 euros.

Esto casa con una rebaja de dos puntos del tipo nominal en el impuesto de sociedades, del 25 al 23%, para pequeñas empresas cuya cifra de negocio sea inferior a un millón de euros, alrededor de 407.000 en total, lo que les permitirá ahorrarse 292 millones. Y se une a la rebaja adicional del 5% en el rendimiento neto de módulos para los autónomos, sumada a un incremento de dos puntos (del 5% al 7%) de la reducción para gastos deducibles de difícil justificación en la tributación en régimen de estimación directa simplificada. Las dos medidas permitirán que cerca de 577.000 y 956.000 beneficiarios, respectivamente, se ahorren 184 millones.

El impuesto a los ricos se aplicará fundamentalmente en Madrid y Andalucía

En lo que toca al impuesto a las grandes fortunas, esta nueva figura fiscal, que deberá ser regulada en una ley específica, prevé evitar la doble imposición (como también lo hacía el gravamen planteado por Unidas Podemos, que el PSOE rechazó tramitar en el Congreso), y, por tanto, la cuota ya abonada por el impuesto de patrimonio será deducible, como explicaba Montero. Con el 'impuesto de solidaridad', los titulares de patrimonios de entre tres y los cinco millones de euros pagarán un 1,7%; los que van de cinco a 10 millones de euros, un 2,1%, y los que superan los 10 millones deberán desembolsar un 3,5%.

Fuentes del Gobierno reconocían que, de facto, su formulación hace que el impuesto vaya a aplicarse fundamentalmente en Andalucía y la Comunidad de Madrid, comunidades que mantienen bonificado al 100% el impuesto de patrimonio, y a las que el Ejecutivo ya les advirtió de que les respondería con una contraofensiva fiscal, para evitar que sigan haciendo "regalos fiscales" a los más ricos.

Confusión en el Gobierno, mensajes contradictorios y presiones

Después de una semana anunciando el impuesto a las grandes fortunas y el incremento de la presión fiscal para los mayores patrimonios, sobre los que daba información con cuentagotas, en las últimas horas el Ejecutivo se abrió a incluir rebajas fiscales selectivas para las rentas más bajas, sin desvelar detalles, y mientras distintas voces señalaban líneas de actuación contradictorias.

En su comparecencia, Montero ha destacado que esta batería fiscal "está en línea" con las iniciativas que el Ejecutivo ha desplegado hasta la fecha, que persigue lograr un sistema fiscal "más progresivo, justo y eficiente", y que las grandes empresas y rentas más altas contribuyan más en un momento decisivo, marcado por la inflación derivada de la guerra de Ucrania.

"No son medidas caprichosas", "responden a las necesidades del momento", argumentaba Montero. De hecho, la propuesta incluye medidas que ni siquiera se habían abordado en la mesa de negociación con el socio minoritario del PSOE, y que llegan después del golpe de Ximo Puig al discurso fiscal de la Moncloa.

Después de que el presidente de la Generalitat Valenciana, uno de los principales barones socialistas, anunciara bajadas de impuestos para las rentas de menos de 60.000 euros, y de que Hacienda rechazase su modelo, barones y alcaldes del PSOE han reclamado a la Moncloa que el Gobierno incluyese algunas bajadas impositivas en su receta fiscal.

Preguntada por estas presiones, Montero reivindicaba su "capacidad de aguantar la presión", y rechazaba que estas presiones hayan tenido impacto. "Este ministerio no se deja llevar por la presión, no se puede dejar llevar por la presión". "Esto responde al modelo que este Ejecutivo pretende impulsar", zanjaba.

Los socios del Gobierno de coalición han alcanzado 'in extremis' un pacto sobre el paquete fiscal desarrollado por Hacienda, que pasa por subir los impuestos a los patrimonios de tres millones de euros, el listón fijado para empezar a pagar el impuesto a las grandes fortunas, y por bonificar a su vez a las rentas de menos de 21.000 euros. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha presentado este jueves las claves de este paquete fiscal, que aspira a incrementar la recaudación en 3.144 millones de euros en los ejercicios fiscales de 2023 y 2024. Además, buena parte de estas reformas irán incluidas en el borrador de los nuevos presupuestos, para los que aún no hay acuerdo.

María Jesús Montero