Luz verde para rescatar las playas vírgenes afectadas por el puerto de Valencia
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
SIETE KILÓMETROS DE COSTA

Luz verde para rescatar las playas vírgenes afectadas por el puerto de Valencia

El Gobierno (Costas) atiende parcialmente alegaciones de pescadores y ecologistas y aprueba el proyecto de 30 millones para ganar al mar 70 metros de playa natural en siete kilómetros

Foto: La playa de El Saler, que ha perdido 70 metros de anchura desde 1965.
La playa de El Saler, que ha perdido 70 metros de anchura desde 1965.

El Gobierno ha dado luz verde definitiva al plan millonario para tratar de recuperar siete kilómetros de playas vírgenes al sur del puerto de Valencia, situadas en el brazo de tierra que separa el mar del Parque Natural de la Albufera. El jefe de la Demarcación de Costas firmó el pasado 4 de enero el proyecto definitivo de regeneración de las playas de El Saler y la Garrofera, con una inversión prevista de 30 millones de euros. La iniciativa acumulaba año y medio de trámites burocráticos y resolución de alegaciones desde que fue aprobada en junio de 2019.

La intención de la Dirección General de Costas es recuperar 70 metros de ancho de arena para paliar la regresión de la costa provocada por la desaparición de la aportación de sedimentos y el impacto sobre las corrientes de las ampliaciones portuarias, el llamado efecto sombra, y devolverla a la posición que tenía en 1965. Para ello, se prevé extraer de los fondos marinos 2,2 millones de metros cúbicos de arena y construir espigones y escolleras con el fin de proteger y apoyar la permanencia del material vertido. Estas playas tienen mucho simbolismo, no solo como joya natural a apenas 10 kilómetros del centro histórico de Valencia; también han sido la imagen del impacto de los fuertes temporales en construcciones de la costa mediterránea. Las casas de la urbanización La Casbah, una de las escasas zonas construidas del área afectada, al borde del agua por la retracción de la línea de mar han nutrido numerosos reportajes.

Pescadores, ecologistas y la Subdirección de Pesca alegaron contra el proyecto

El proyecto puede regalar un balón de oxígeno a la mega ampliación norte del puerto de Valencia, que prevé una inversión de 1.000 millones de euros para rellenar y dotar de maquinaria de estiba a la nueva terminal situada en los diques ya construidos del enclave valenciano. La filial de estiba del gigante naviero MSC, Terminal Investment Limited (TIL), ha presentado la única oferta para la concesión, que duplicará la capacidad de gestión de contenedores del recinto.

Foto: Franja costera de Valencia afectada por la regresión

La ampliación, cuya adjudicación está pendiente de los últimos informes y la concreción parece estar ligada ya a una decisión política, es cuestionada abiertamente por Compromís, Unidas Podemos y grupos ecologistas, contrarios a incrementar la actividad portuaria por razones medioambientales. Los socialistas, por su parte, respaldan la ampliación, aunque sin grandes alardes públicos. Es una de las cuestiones que generan división entre los socios del Consel del Botànic y en el Ayuntamiento de Valencia. La ejecución y tramitación, sin embargo, depende de la Autoridad Portuaria de Valencia, participada por Puertos del Estado.

placeholder Ámbito de actuación del plan de regeneración de las playas de El Saler y la Garrofera.
Ámbito de actuación del plan de regeneración de las playas de El Saler y la Garrofera.

El impacto sobre las playas vírgenes del sur y la regresión de la restinga de la Albufera es uno de los principales argumentos, si bien con el dique ya construido y una inversión ejecutada de 200 millones la influencia sobre las corrientes marinas y la aportación de sedimentos es un hecho más allá de la habilitación de las láminas internas de agua como terminal de carga y descarga de contenedores.

Lo que no queda claro a partir de la resolución de Costas es cuándo comenzarán las obras en las playas de El Saler y la Garrofera. Las organizaciones conservacionistas como Ecologistas en Acción o Acció Ecologista Agró han alegado contra el proyecto, incluso reclamando su retirada. Cuestionan los nuevos espigones, como el de la Gola de Pujol, al sur del tramo de siete kilómetros, el impacto sobre la posidonia del dragado de arenas o la posible turbidez del agua por los trabajos. También la Cofradía de Pescadores de Cullera y la Subdirección General de Pesca ha advertido del impacto en la fauna marina, y Costas se ha comprometido a elaborar listas de especies y medidas de protección. Del mismo modo, la ejecución se queda pendiente de un informe previo favorable del órgano gestor del Parque Natural de la Albufera que, por ahora, no tiene fecha. La elaboración de estos últimos documentos podría demorar el comienzo de los trabajos.

Playa Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda