Pateras en Benidorm: la crisis de Argelia abre otro frente migratorio en el Mediterráneo
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
FENÓMENO EN ASCENSO

Pateras en Benidorm: la crisis de Argelia abre otro frente migratorio en el Mediterráneo

La Comunidad Valenciana ha recibido cerca de 900 inmigrantes irregulares en lo que va de año. Llegan a la costa en barcas pequeñas desde barcos nodriza a mil euros el hueco

Foto: Inmigrantes atendidos en el puerto de Alicante por la Cruz Roja en julio. (EFE)
Inmigrantes atendidos en el puerto de Alicante por la Cruz Roja en julio. (EFE)

Fue la primera semana de octubre. En apenas unas horas, hasta seis pequeñas embarcaciones con 61 personas a bordo tomaron tierra en el tramo de costa que va desde Calpe hasta Benidorm. A principios de este mes, Salvamento Marítimo rescató, a unas 30 millas del Peñón de Ifach, otra patera con nueve tripulantes que, según dijeron, llevaban seis días en el mar, se dirigían a Ibiza y habían visto caer al mar a dos de sus acompañantes. En total, en lo que va de año, hasta 900 personas, en su mayoría procedentes de Argelia, han tratado de entrar en España a través de la costa alicantina de forma irregular y empleando pequeñas chalupas empujadas por motores precarios y unos cuantos bidones de gasolina.

Es un goteo constante, que se inició en el año 2007, cuando apareció la primera patera en Alicante, que ha venido incrementándose año tras año hasta alcanzar un pico este 2020 que, sin llegar al extremo del colapso migratorio que viven las Islas Canarias, ha puesto en alerta al Ministerio del Interior, a Salvamento Marítimo y a los gobiernos autonómicos de la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía, pues la costa de Almería se ha convertido también en otro de los puntos de entrada de estos migrantes.

El perfil del migrante es similar en la mayor parte de los casos: jóvenes argelinos, normalmente hombres, que buscan tocar tierra española, suelen ir indocumentados y tienen como objetivo pisar territorio comunitario para moverse hasta Francia, donde muchos tienen enlaces o conexiones familiares y donde comparten la lengua.

Interior ha detectado barcos nodriza en el borde de las aguas internacionales que fletan las pequeñas barcas que llegan a Alicante

Alguna embarcaciones salen desde puntos de la costa argelina y atraviesan de sur a norte el Mediterráneo hasta la costa española, en un viaje de al menos dos días y más de 300 kilómetros. Pero las autoridades españolas han detectado otro patrón que implica un procedimiento más organizado: la existencia de barcos nodriza que navegan hasta el borde de las aguas internacionales y fletan allí las barcas más pequeñas, con capacidad para no más de una decena de personas, que alcanzan la costa como pueden, empujadas por sus pequeños motores, el viento o las corrientes. Estas organizaciones ilegales suelen cobrar a partir de 1.000 euros por trayecto y persona, según señalan fuentes cercanas a Interior, que, no obstante, insisten en que "no es una situación como la de Canarias".

placeholder Inmigrantes llegados a Alicante en mayo de este año. (EFE)
Inmigrantes llegados a Alicante en mayo de este año. (EFE)

La mayor afluencia de inmigrantes en plena pandemia ha obligado a las autoridades a modificar sus protocolos de actuación. En el caso de la Comunidad Valenciana, la Subdelegación del Gobierno en Alicante ha fijado un modelo de colaboración con la Consejería de Sanidad y Cruz Roja. "A diferencia del año pasado, ahora estas personas no son atendidas en los puertos de llegada. Si son interceptados en la costa o rescatados en el mar por Salvamento Marítimo se les lleva al Puerto de Alicante, donde evaluamos su salud y se les presta atención sociosanitaria básica", señalan fuentes de Cruz Roja, que cifran en un 30% el incremento de atenciones con respecto al año pasado.

"Suelen tener niveles bajos de glucosa, lo que revela una mala alimentación durante los últimos días, y lesiones provocadas por la reacción del combustible y salitre del mar que provoca quemaduras en la piel. Son lesiones que impresionan", dicen desde la ONG.

Foto: Un cayuco con 81 personas a bordo que llegó al puerto de los Cristianos, en Tenerife. (EFE)

En Alicante, a estos estos inmigrantes se les realiza una prueba PCR de coronavirus. La Generalitat que preside Ximo Puig ha habilitado parte de las carpas del hospital de campaña montado junto al Hospital General para acoger a aquellos que dan positivo en la prueba de la enfermedad. Allí pasan la cuarentena. Ha habido varios casos.

"La situación no es como la de Canarias", matizan los responsables de gestionar estas migraciones

Aunque en estas pateras que llegan a la costa mediterránea también han aparecido ciudadanos sirios, subsaharianos o, incluso, palestinos, la nacionalidad argelina es la mayoritaria. Con los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) cerrados por el covid, las dificultades para concretar la filiación por falta de documentación y sin orden judicial que dicte lo contrario, la mayoría obtiene la libertad de movimientos a las 72 horas de su entrada en España. Es entonces cuando marchan principalmente hacia Francia por su propios medios.

Las razones del incremento de inmigrantes argelinos hay que buscarlas en la crisis económica que vive el país norteafricano, que se ha visto agravada por el desplome del precio de los hidrocarburos, la principal fuente de ingresos de un Estado que sufre también inestabilidad política y social desde la renuncia el año pasado del presidente, Abdelaziz Bouteflika.

placeholder Dispositivo especial de acogida a inmigrantes de Alicante. (EFE)
Dispositivo especial de acogida a inmigrantes de Alicante. (EFE)

Carlos Gómez Gil es profesor del Departamento de Análisis Económico Aplicado de la Universidad de Alicante y lleva tiempo estudiando los flujos migratorios, económicos y sociales entre Argelia y Alicante, destino y salida histórico de la conexión con Orán a través de barcos ferri:

"Las migraciones procedentes de Argelia llegadas hasta Alicante vienen sucediéndose desde el año 2007, en que se registró la primera. Hablamos, por tanto, de un fenómeno continuado en los últimos trece años con la particularidad de que desde 2016 se registra un significativo repunte. Ello coincide con el agravamiento de la crisis económica, política y social en Argelia. Sin embargo, más allá de las cifras que son relativas, el fenómeno es la evidencia de un deterioro progresivo en la situación de un país vecino y la falta de expectativas en una nación rica en recursos naturales", señala a preguntas de El Confidencial.

"Al mismo tiempo, no olvidemos la creciente inestabilidad social y política de los últimos años, las protestas que han inundado diferentes ciudades y ese profundo malestar que sobre todo inunda a los jóvenes, que aspiran a salir del país como único horizonte. No es solo empleo lo que buscan estas personas, sino otra forma de vida, por lo que nos interesa una estabilidad económica, social y política en el país vecino", añade.

Argelia es país de destino, de tránsito y emisor de emigrantes y, por tanto, relevante desde la perspectiva migratoria

PREGUNTA. ¿Cuál es el perfil de estos inmigrantes? ¿Ha variado con respecto a otros años como consecuencia de la situación en Argelia? ¿Cuáles son sus objetivos una vez en España?

RESPUESTA. En las pateras llegadas hasta Alicante, y también las que desembarcan en Murcia o Baleares, está cambiando el perfil en los últimos años, ya que no solo llegan argelinos, sino que también traen subsaharianos e incluso personas de Oriente Medio. También cada vez llegan más menores y mujeres. Ello se debe a que se ha consolidado esta ruta migratoria en el conjunto de las migraciones forzosas que parten desde África, que al verse cerrar otras rutas, atraen a otras personas. También se debe al hecho evidente de que las redes criminales que trafican con personas están utilizando esta ruta para sus actividades. Tengamos en cuenta que Argelia es país de destino, de tránsito y emisor de emigrantes y, por tanto, relevante desde la perspectiva migratoria.

Gómez Gil cree que, aunque Argelia es un país con una actitud muy distinta a la de Marruecos en la vigilancia de sus costas, que realiza con mucho más celo, podría ser muy mejorable la colaboración en materia consular para facilitar la comprobaciones documentales y las repatriaciones: "El acuerdo de repatriación existente entre España y Argelia hace que este país dificulte mucho estas repatriaciones, que solo pueden realizarse por barco, desde Alicante, en un número muy reducido de personas. A ello se añade la poca colaboración que ofrecen las autoridades consulares en España, que deja mucho que desear".

Foto: Foto: EFE. Opinión

P. ¿Podría llegar a suponer un problema de gestión humanitaria y de colapso como está ocurriendo en Canarias?

R. Pongamos las cosas en su sitio. En primer lugar, Alicante es la provincia española con mayor presencia de ciudadanos argelinos, contando con una conexión marítima estable con este país. Ello no es casual, ya que hay una relación histórica muy fructífera e intensa entre Alicante y Orán, en ambas direcciones. De hecho, Alicante y esta Comunidad también se beneficia de la presencia de ciudadanos argelinos, de las compras y adquisiciones que hacen, por ejemplo, en viviendas o en gastos médicos. Esta presencia hace que Alicante y la región sea un foco de atracción, al contar con comunidades establecidas. Tengo la sensación de que las cifras de personas que llegan en patera son reducidas y no creo que vayan a crecer de manera alarmante. En el año 2018, de los 138.882 inmigrantes llegados a Europa por el Mediterráneo, según la IOM, solo 6.198 eran argelinos, es decir, el 4% del total. Ese mismo año llegaron hasta Alicante 54 pateras, en todo el año, con 331 argelinos, es decir, solo el 5% de los argelinos que emigraron por el Mediterráneo. Al mismo tiempo, me parece importante destacar que este mismo año murieron en naufragios en el Mediterráneo 2.275 personas según cifras oficiales, es decir, siete veces más personas que los argelinos llegados en patera hasta Alicante.

En mi opinión, se ha pasado de la estacionalidad a la permanencia. Las migraciones de argelinos hasta Alicante son un fenómeno crónico y muy estacional, vinculado a las condiciones de Argelia y a su estabilidad. No es, desde luego, anecdótico, y creo que las autoridades deberían de trabajar más y mejor en el país argelino, con la sociedad civil y con nuestra diplomacia, para evitar que haya personas que son engañadas por redes criminales, como viene sucediendo.

En Alicante, en ocasiones, han aparecido alijos de droga en playas en las que ha habido desembarcos de pateras

P. Alguna vez ha escrito sobre cómo las organizaciones ilegales que facilitan esos viajes podrían estar usando a los inmigrantes como señuelo para realizar actividades criminales como el tráfico de drogas. ¿En qué sentido?

R. Es conocido que las organizaciones criminales de tráfico de personas utilizan con frecuencia a los inmigrantes a los que cobran cantidades muy elevadas para llevarlos a otros países para diferentes actividades delictivas, como el tráfico de drogas, que, además, sirve en muchas ocasiones para pagar una parte del pasaje. No es algo nuevo, las fuerzas policiales lo saben y también los informes de Naciones Unidas que radiografían perfectamente estas rutas criminales y vienen poniéndolo de manifiesto. En Alicante, en ocasiones, han aparecido alijos de droga en playas en las que ha habido desembarcos de pateras o han sido interceptadas por salvamento marítimo, esto es un hecho.

Pero creo que hay que poner el acento en la desarticulación de estas redes criminales que operan con impunidad, allí, en Argelia, y aquí, en Alicante, y que tienen bastante establecido el operativo de sus actividades delictivas, porque son ellos los que engañan, se aprovechan y se benefician de las personas con las que trafican. Especialmente llamativo es cuando lo hacen con los menores que llegan, por las repercusiones que tiene.

Fue la primera semana de octubre. En apenas unas horas, hasta seis pequeñas embarcaciones con 61 personas a bordo tomaron tierra en el tramo de costa que va desde Calpe hasta Benidorm. A principios de este mes, Salvamento Marítimo rescató, a unas 30 millas del Peñón de Ifach, otra patera con nueve tripulantes que, según dijeron, llevaban seis días en el mar, se dirigían a Ibiza y habían visto caer al mar a dos de sus acompañantes. En total, en lo que va de año, hasta 900 personas, en su mayoría procedentes de Argelia, han tratado de entrar en España a través de la costa alicantina de forma irregular y empleando pequeñas chalupas empujadas por motores precarios y unos cuantos bidones de gasolina.

Argelia Mediterráneo Inmigración
El redactor recomienda