200 agentes en 60 puntos de la ciudad

"Los desobedientes y los que no guarden la cuarentena tendrán un problema"

El jefe del operativo anticovid de la Policía Municipal de Madrid explica la nueva función del cuerpo: "No nos preocupa la seguridad ciudadana, sino la seguridad humana"

Foto: Policías municipales y nacionales trabajan juntos estos días. (EFE)
Policías municipales y nacionales trabajan juntos estos días. (EFE)

Más de 200 agentes de la Policía Municipal de Madrid han comenzado hoy a trabajar en el nuevo escenario de 'confinamientos' selectivos decretado por el Gobierno de Madrid después de que el pasado viernes la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, anunciara limitaciones de movilidad para los vecinos de 26 zonas dentro de la capital de España, aquellas que contabilizaban más de mil contagiados de coronavirus por cada 100.000 habitantes. Los policías han dedicado la mayor parte de la mañana a resolver las dudas de los ciudadanos, muchos de los cuales no sabían a qué área pertenecía su domicilio o si su barrio estaba o no afectado por las mencionadas restricciones.

Un taxista que preguntaba si podía ir a trabajar a las zonas en cuestión, un hombre que no sabía si podía salir a tomar un café, una señora que quería ir al banco y un sinfín de casuísticas que los agentes han contestado una a una. Entienden que su labor hoy por hoy no es tanto poner multas como contribuir a frenar la expansión del virus. Así lo entiende precisamente el jefe del dispositivo anticovid de la Policía Municipal, el comisario principal José Luis Morcillo, en declaraciones a El Confidencial. "No nos preocupa tanto la seguridad ciudadana como la seguridad humana", resume el alto mando del cuerpo, que considera que la tarea ahora mismo no es tan policial.

En todo momento, de hecho, los agentes van acompañados por efectivos del Samur, Protección Civil o los Servicios Sociales. "Estamos para colaborar entre todos; el virus lo llevamos nosotros, por eso hay que limitar la movilidad", sentencia Morcillo, quien sintetiza que la orden que tiene la corporación es la de controlar los movimientos, que no se hagan los que no sean estrictamente necesarios dentro de las zonas afectadas. "Hay excepciones lógicas, como ir al médico, al colegio, al trabajo; pero hay gestiones como hacer una transferencia que se pueden hacer online, o cafés con amigos que se pueden tomar dentro de un par de semanas", asegura el comisario, que dirige a los dos centenares de policías repartidos en más de 60 puntos fijos y móviles distribuidos por las áreas afectadas.

Morcillo destaca que no ha habido ninguna incidencia nocturna y que, aunque la función principal hasta ahora ha sido la de informar, no descarta imponer denuncias. "A quien deba estar en cuarentena y no la guarde, sí le denunciaremos; quien no acate las órdenes, tendrá un problema", subraya el funcionario, quien matiza en cualquier caso que los policías no están especialmente preocupados por denunciar, sino por informar y concienciar a la gente que de "no hay que moverse" si no es necesario. En este sentido, aboga por una función más colaborativa que de coacción. "La gente ahora demanda información", insiste Morcillo, quien aún no ha preparado el dispositivo de la segunda fase de esta nueva etapa en Madrid, la que vendrá acompañada de la realización de pruebas masivas a los vecinos de los barrios afectados por las restricciones.

Díaz Ayuso anunció el pasado viernes que estas limitaciones a la movilidad, que durarán 14 días, vendrán acompañadas de un despliegue de los servicios sanitarios de la comunidad autónoma, que harán pruebas para comprobar si los ciudadanos están afectados por la enfermedad a cerca de un millón de personas, aquellas que residen en las 26 zonas de la capital inmovilizadas y en las otras 11 de los municipios periféricos que se encuentran en la misma situación. De momento, sin embargo, el Gobierno regional no ha trasladado instrucción alguna a los ayuntamientos sobre cómo llevará a cabo esos test masivos.

Morcillo asegura que de momento no han recibido orden alguna al respecto, que entiende que el cuerpo policial está capacitado para controlar aglomeraciones multitudinarias y que probablemente tendrán que vigilar que en todo momento se respetan los aforos, las distancias de seguridad o que todo el mundo porta mascarilla. La administración Ayuso aún no ha informado sobre cómo realizará las pruebas ni en qué momentos ni en qué barrios lo hará primero. "Cuando el Gobierno regional nos explique cómo hará los test masivos, montaremos el dispositivo", ha advertido Morcillo, quien no descarta "meter más policías" para desempeñar este otro reto para la seguridad de la ciudad de Madrid.

La Policía Municipal, además de con Samur y los servicios sociales, también se coordina con la Jefatura Superior de la Policía Nacional, que también ha anunciado a El Confidencial que "adaptará" su plantilla a "la normativa que se vaya aprobando". Ambas corporaciones, junto a la Guardia Civil, tienen competencia para imponer multas que van de los 600 a los 600.000 euros a aquellas personas que incumplan las restricciones. Sin embargo, desde que comenzó la crisis sanitaria, el papel de las fuerzas de seguridad también se ha adaptado al orden de la nueva normalidad, marcado tanto por las limitaciones a la movilidad impuestas durante el estado de alarma o las medidas higiénico sanitarias que posteriormente han tenido que cumplir los ciudadanos.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios