competencia para el grupo santos, westin o SH

Valencia dispara su oferta de hoteles de lujo frente al frenazo de reservas de Barcelona

Comatel, que compró la sede del PSOE, invertirá cuatro millones en convertirla en un cuatro estrellas superior. Planea abrir otros dos establecimientos y un apartahotel de cinco estrellas

Foto: El 'spa' urbano del Hotel Plaza Mercado, un cinco estrellas de MyR Hoteles.
El 'spa' urbano del Hotel Plaza Mercado, un cinco estrellas de MyR Hoteles.

La ciudad de Valencia sigue sin encontrar el límite a la generación de nueva planta hotelera. Mientras el proceso soberanista y la creciente 'turismofobia' han provocado un frenazo en seco en el incremento de reservas en Barcelona, la tercera capital de España sigue creciento tanto en número de visitantes como en pernoctaciones, lo que la sitúa como alternativa en auge a la capital catalana en la franja mediterránea española dentro del segmento del turismo urbano. La ciudad del Turia ha sufrido los primeros síntomas de rechazo al aluvión de visitantes, pero los problemas han surgido más por cuestiones relativas a la regulación de los apartamentos turísticos que a la propia presencia de turistas en sí, que sigue siendo bien valorada por el conjunto de la población, según los estudios demoscópicos que maneja el Ayuntamiento de Valencia. En paralelo a ese 'boom' turístico se está produciendo un crecimiento de la planta hotelera, que alcanza también al segmento 'prime' y que entra en competencia directa con el turismo de mayor poder adquisitivo que atrae Barcelona, pero también Madrid.

Comatel, el grupo empresarial que se ha hecho con la sede del PSOE en la céntrica calle de Blanquerias de Valencia, es uno de los actores que está revolucionando la oferta de alojamiento de lujo en Valencia. A través de la marca MyR Hoteles, la enseña que encabezan Fidel Molina y Ramón Rojo, ha puesto en marcha una inversión de 56 millones de euros para inaugurar el año que viene dos hoteles de cinco estrellas y un edificio de apartamentos prémium en pleno casco histórico de la ciudad. En el verano de 2019, contempla abrir además el nuevo MyR Blanqueries, el hotel de cuatro plantas y 49 habitaciones que se ubicará en el antiguo cuartel de los socialistas valencianos tras una remodelación de más de cuatro millones de euros.

Fidel Molina, presidente de Comatel. (EC)
Fidel Molina, presidente de Comatel. (EC)

La irrupción de esta compañía, hasta hace menos de un año ajena al sector hotelero tradicional, abre una brecha en el modelo de complejos de lujo de Valencia, tradicionalmente ubicados fuera del primer anillo de la nuez del casco histórico. La ciudad tiene cinco establecimientos de la máxima categoría. El Caro Hotel, en el Palacio Marqués de Caro, en pleno barrio de Seu-Xerea, es el único que puede presumir de estar a menos de 10 minutos de todos los iconos históricos de la urbe. El Hospes Palau de la Mar —en Navarro Reverte—, el Westin —a un paso de la Alameda— y el SH Valencia Palace se sitúan a las puertas, mientras que el Hotel-Balneario de Las Arenas ,que gestiona el grupo Santos, es el único cinco estrellas en las playas de La Malvarrosa y el Cabañal.

Comatel acumula más de 70 millones en activos inmobiliarios y afronta la inversión de MyR Hoteles con recursos propios y sin financiación de terceros

Comatel fue fundado en 1990 y ha acumulado un importante patrimonio gracias al negocio de la distribución de máquinas recreativas y tragaperras. La división inmobiliaria acumula activos de más de 70 millones de euros y el pasado mes de enero comenzó a operar la marca hotelera con la apertura del MyR Plaza Mercado Hotel&SPA, en el que ha invertido 12,5 millones entre compra del inmueble y obras de remodelación. Esta primavera se hizo también con el edificio del emblemático Café Madrid, que convertirá en otro cinco estrellas de 30 habitaciones con una inversión global de 14,8 millones, rebautizado como Marqués House, con la intención de inaugurar en abril de 2018.

Comatel va a copar la oferta de hoteles de lujo del centro de Valencia.
Comatel va a copar la oferta de hoteles de lujo del centro de Valencia.

Aunque no será el mayor en número de habitaciones, la joya de la corona de la cadena que MyR habrá creado en menos de dos años será el Hotel Palacio Vallier. Se ubica en un antiguo edificio-palacete propiedad de la familia Vallier Piñó, una saga de rentistas y financieros valencianos. La matriarca, Amparo Piñó, que tiene más de 100 años, ha negociado personalmente el acuerdo de arrendamiento del inmueble a Comatel por un periodo de 27 años con posibilidad de compra. La inversión prevista en la remodelación es de 14,5 millones de euros para ofrecer 30 suites de lujo en la céntrica plaza de Manises, junto al Palau de la Generalitat.

MyR ha suscrito un acuerdo con el conocido chef local Nacho Romero, regente del restaurante Kaymus, para desarrollar tres restaurantes en los dos hoteles de cinco estrellas y en el de Blanqueries. Las cifras conjuntas de Comatel alcanzan los 10.000 metros cuadrados de plazas de alojamiento, bares, terrazas y 'spa' en el casco histórico, con una nómina de 143 empleados. “Queremos generar puestos de trabajo, atraer a Valencia a los turistas que buscan opciones de lujo y ayudar a posicionar la ciudad como destino turístico clave en Europa”, señala Fidel Molina.

Esquina del hotel MyR Plaza de Mercado, en el corazón del centro histórico de Valencia.
Esquina del hotel MyR Plaza de Mercado, en el corazón del centro histórico de Valencia.

Los proyectos arquitectónicos y la dirección de obras corren a cargo del estudio Luengo Arquitectos, que se ha especializado en rehabilitación de edificios y creación de hoteles urbanos y que tiene en su portfolio proyectos de desarrollo de edificios civiles, hoteleros y de ocio en Guinea Ecuatorial y en Brasil.

Comatel es una de las empresas locales que han visto la posibilidad de hacer negocio en el sector turístico urbano de Valencia antes que algunos de los grandes grupos hoteleros del país. Al contrario que otros emprendedores locales, que se ofrecen a inversores patrimonialistas para gestionar hoteles en renta, este grupo ligado al sector del juego recurre a recursos propios para realizar sus inversiones y apuesta por hacerse con la propiedad de los inmuebles. Según Fidel Molina, todas las operaciones se hacen sin financiación de terceros y con cargo a reservas del grupo.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios