GRAVE IMPACTO EN algeciras y valencia

La factura del 'gatillazo' estibador: pérdidas millonarias, patronal rota, gana Barcelona

Valencia y Algeciras se dejan cerca de 100 millones tras perder hasta el 20% del tráfico. El puerto catalán aprovecha el bajo perfil de los estibadores. Críticas a Fomento

Foto: Contenedores en el puerto de Valencia, el más afectado por los paros encubiertos.
Contenedores en el puerto de Valencia, el más afectado por los paros encubiertos.

Como en cualquier guerra, la batalla de la fallida reforma del modelo español de la estiba portuaria ha dejado el campo de batalla manchado de sangre. El ‘gatillazo’ en el Congreso de los Diputados del decreto impulsado desde el Ministerio de Fomento no solamente ha puesto al desnudo la frágil minoría parlamentaria sobre la que duerme el Gobierno de Mariano Rajoy. También ha provocado importantes pérdidas económicas y ha abierto las heridas en una patronal del sector, Anesco, que ya arrastraba problemas importantes y desavenencias por los distintos objetivos de sus integrantes.

En mayor o menor medida, las empresas estibadoras (gestores de las terminales) han sido las grandes perjudicadas durante el ‘mes negro’ vivido desde que el ministro Íñigo de la Serna anunció su intención de liberalizar el modelo de contratación de carga y descarga de barcos y adaptarlo a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que obliga a abrirlo a la competencia bajo amenaza de multa. No hay cifras oficiales conjuntas, pero sí estimaciones que elevan la cifra de pérdida de ingresos por encima de los 100 millones de euros en las terminales de Valencia o Algeciras, las dos principales del país.

Los estibadores están ahora más fuertes, mientras que la negociación ha evidenciado la debilidad y la división de objetivos dentro de la patronal Anesco

El puerto valenciano se ha dejado en febrero alrededor del 20% del tráfico de contenedores como consecuencia de la ‘marcha lenta’ que los estibadores han impuesto a base de convocar asambleas informativas o cumplir a rajatabla y con exceso de celo las normativas de prevención de riesgos laborales. Sevasa, la sociedad única de trabajadores portuarios (Sagep) en la que participan los operadores de Valenciaport, estima en entre 60 y 70 millones de euros los menores ingresos derivados de un descenso en los tráficos de algo más de 82.000 contenedores. Algunos barcos han optado por buscar nuevos destinos, como Marsella, Gioia Tauro y Barcelona.

El titular de Fomento, Íñigo de la Serna, y su colega de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso. (EFE)
El titular de Fomento, Íñigo de la Serna, y su colega de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso. (EFE)

Las concesionarias de barcos de mercancías, Noatum, MSC y TCV (APM-Maersk), han sido las más castigadas. La incidencia ha sido mayor en el caso de la primera, controlada por JP Morgan, a la que los estibadores sitúan detrás de las presiones a Fomento para forzar un cambio regulatorio más agresivo.

También Algeciras ha sufrido una merma de sus tráficos en febrero del 11% (61.578 contenedores o TEU), según la propia autoridad portuaria gaditana, como consecuencia de la decisión de algunas navieras de transbordo de buscar nuevas ubicaciones mientras se estabilizaba la situación. No obstante, en este caso, la principal concesionaria, APM Algeciras, fue de las primeras en firmar un preacuerdo con la Coordinadora de Trabajadores del Mar y ha mantenido durante las negociaciones una actitud más conciliadora con el colectivo de estibadores, aunque también ha advertido de las consecuencias de una prolongación del conflicto.

Barcelona, el tercero de los puertos españoles en volumen de tráficos, ha esquivado mucho mejor las turbulencias. La nueva terminal Best, controlada por la compañía china Hutchinson Ports Holdings, ha tirado de las estadísticas. El puerto catalán no solamente no perdió contenedores el mes pasado, sino que los aumentó en más de 75.000, y ha trasladado el mensaje oficial de que es gracias a los mayores tránsitos derivados de los movimientos del Año Nuevo Chino. El argumento ha chocado en sectores portuarios valencianos. “Eso no se lo cree nadie. ¿Qué pasa, que en Valencia o en Madrid no viven también chinos?”, ironizan. En las empresas valencianas se atribuye el aumento del tráfico catalán al perfil bajo que los estibadores han mantenido en contraste con otras terminales españolas.

El puerto de Barcelona ha sorteado mejor la crisis de la estiba y ha ganado tráfico de Valencia y Algeciras.
El puerto de Barcelona ha sorteado mejor la crisis de la estiba y ha ganado tráfico de Valencia y Algeciras.

El pacto de no agresión suscrito entre Hutchinson y los estibadores apenas unos días después de estallar el conflicto de la estiba parece estar detrás de la ausencia de conflictividad, aunque desde la Coordinadora se niega y se recuerda que la Sagep barcelonesa venía de firmar varios expedientes de regulación de empleo y que el aumento del tráfico es producto del crecimiento que la terminal viene acumulando desde hace meses.

Turbulencias en Anesco que vienen de lejos

Las distintas formas de abordar el problema por las empresas durante la crisis de la estiba de este último mes explican también el débil papel jugado por la patronal Anesco como tercera pata protagonista en la mesa de negociación con Fomento y los sindicatos. La asociación empresarial llegaba de sufrir una crisis importante en diciembre, cuando parte de su comité ejecutivo (Juan Aguirre, de Bergé; Javier Saez, de APM Terminals, y Carlos Larrañaga, de TCB/ APM Terminals) renunció al puesto y dejó solo a su presidente, Joaquím Coello (Noatum-JP Morgan).

La división en los objetivos de las empresas asociadas a Anesco (desde los que apuestan por forzar una rebaja sustancial de costes hasta los que prefieren antes la estabilidad) es uno de los factores que han encallado la búsqueda de un acuerdo, señalan fuentes del sector. “No es lo mismo Noatum, que coge todo tipo de tráficos y puede apretar a unos y a otros, que, por ejemplo, APM Algeciras, que no quiere líos y apuesta por la establidad en Algeciras para sus operaciones de tránsito sin sobresaltos”, señalan.

En lo que coindicen diversas fuentes del sector consultadas es en lanzar una crítica velada a Fomento por su manera de enfocar la reforma de la estiba. Fuentes empresariales creen que De la Serna se ha precipitado (quizá presionado por Bruselas o mal asesorado) al llevar al Congreso un decreto antes de tener un acuerdo mínimo de bases, tanto con las empresas y estibadores como con los grupos políticos necesarios para garantizarse una mayoría. Ahora, el contador se pone a cero con los estibadores más fuertes, la patronal más agrietada y la constatación de que el Gobierno va a tener que arremangarse para cambiar el sistema. De momento, es muy probable que España tenga que comenzar a pagar la multa de 134.000 euros al día impuesta por Bruselas.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios