en contra de la opinión de cuadros de su partido

El plan 'B' de Barberá: abandona el PP para atrincherarse en el Senado como aforada

La senadora quiere mantener el acta para evitar a toda costa acabar en un juzgado ordinario junto con otros cincuenta imputados en la causa de blanqueo y financiación ilegal del PP

Foto: La senadora Rita Barberá. (Efe)
La senadora Rita Barberá. (Efe)

No dimite. La senadora Rita Barberá tiene decidido atrincherarse en su escaño para conservar el aforamiento en contra de la opinión de numerosos dirigentes de su partido, que le han reclamado que deje el acta después de que el Supremo haya abierto una causa contra ella por blanqueo de capitales. Sus planes pasan por aguantar en la Cámara Alta, tratar de recusar al juez instructor Cándido Conde Pumpido por ser Fiscal General del Estado nombrado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, sobre todo, evitar el paseíllo en el juzgado ordinario de Valencia que instruye el caso Taula, con más de cincuenta imputados por blanqueo de capitales y financiación ilegal del PP.

Ante las presiones internas, Barberá ha optado por darse de baja en el PP "porque así me lo ha pedido el partido" y desvincularse del mismo. Queda comprobar en qué medida seguirá ligada al grupo parlamentario en el Senado y si permanecerá como independiente, algo muy difícil de justificar para los populares, o se marcha al grupo mixto, como ha hecho en el Congreso el diputado Pedro Gómez de la Serna. Estos detalles no figuran en el comunicado [lea aquí comunicado completo] que Génova ha remitido esta tarde del miércoles a los medios de comunicación. Aparentemente, el guión de Barberá es el mismo que el de Gómez de la Serna.

En este escrito, la veterana dirigente popular justifica la salida para evitar "que nadie pueda ampararse en mí para responsabiizarme de cualquier perjuicio o para esconder sus resultados políticos y electorales". El comunicado ha llegado apenas una hora antes de que Rajoy acompañase a Luis de Guindos en la presentación de su libro en la Fundación Rafael del Pino. Génova quería tener zanjado el "tema Barberá" antes del acto, para evitar que monopolizase el evento.

El plan 'B' de Barberá: abandona el PP para atrincherarse en el Senado como aforada

La antaño "alcaldesa de España", como la definió Mariano Rajoy, ha tratado de apurar sus opciones durante los últimos meses, pero la senda de su continuidad política se ha ido estrechando hasta hacerse irrespirable. La paciencia se ha agotado en las filas del PP. La situación política y judicial es hoy muy distinta a la de antes de las últimas elecciones. Mariano Rajoy no tiene apoyos suficientes para lograr una investidura y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha advertido de que retirará su apoyo si Barberá no abandona su puesto. El escenario electoral en el País Vasco y Galicia también ha presionado en contra de la exparlamentaria del PP.

Es muy probable que ahora Barberá trate de recusar al instructor Cándido Conde Pumpido por su pasado como fiscal general nombrado por Zapatero

Hasta ahora, la excaldesa contaba con el respaldo de Rajoy y de María Dolores de Cospedal, pero la apertura de la causa judicial ha hecho insostenible su situación. Desde esta mañana se especulaba con la posibilidad de que Barberá difundiese un comunicado con su dimisión. La dilación en la renuncia, reclamada por ministros como Alfonso Alonso o José Manuel García Margallo, dirigentes como Celia Villalobos o líderes regionales como Cristina Cifuentes, solo puede entenderse en la obcecación de la senadora valenciana por designación territorial por agarrarse al cargo y la protección recibida por el presidente en funciones, con quien mantiene una larga relación política desde la fundación del propio Partido Popular.

Barberá ha tratado de apurar su permanencia en el cargo y, principalmente, su aforamiento, que le ha permitido disfrutar de un trato diferenciado del resto de imputados en la causa por blanqueo y delito fiscal que instruye en Valencia el juez Víctor Gómez. Esta es una de las obsesiones de la exalcaldesa liquidar una carrera política de más de tres décadas haciendo el paseíllo judicial en un tribunal ordinario antes decenas de micrófonos y cámaras de televisión. Como publicó El Confidencial, ya desde ayer martes se barajaba la posibilidad de que abandonase el grupo popular pero se agarrase al acta en el grupo mixto del Senado para conservar el fuero y diferenciar su proceso judicial del resto de investigados. Esto es lo que ella quería y que en las filas del PP se resistían a aceptar.

Mariano Rajoy y Rita Barberá. (EFE)
Mariano Rajoy y Rita Barberá. (EFE)

La opción de atrincherarse en el aforamiento, muy cuestionable desde un punto de vista político, abre la vía a la estrategia judicial de intentar recusar a Cándido Conde Pumpido como instructor de la causa por su pasado como Fiscal General en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo abrió causa contra Barberá por un presunto delito de blanqueo de capitales. La investigación se deriva de la cuestión elevada al alto tribunal el pasado abril por el Juzgado de Instrucción 18 de Valencia en el marco del denominado 'caso Taula', que apuntaba a la existencia de indicios contra la aforada cuando ésta presidía la corporación municipal de la capital del Turia. La Fiscalía apoyó el pasado 27 de julio la apertura de la investigación.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios