Jornada en Valencia organizada por El Confidencial y Bankia

Ximo Puig tranquiliza a los empresarios y les garantiza que su cambio es "estabilidad"

El 'president' de la Generalitat cree que, pese a las “debilidades” de su comunidad, tiene ante sí “una gran oportunidad” si compite en ámbitos como la investigación y la calidad y el sector público empuja

Foto: El president de la Generalitat, Ximo Puig, clausura la jornada 'Valencia, horizonte 2020', en el hotel Westin de la capital autonómica. (Marga Ferrer)
El president de la Generalitat, Ximo Puig, clausura la jornada 'Valencia, horizonte 2020', en el hotel Westin de la capital autonómica. (Marga Ferrer)

Tras 20 años con el PP en el poder, un poder casi absoluto en la Comunidad Valenciana, conquistando mayorías consecutivas, el 24-M todo cambió. Los populares perdieron el control de la Generalitat, de muchos ayuntamientos, de la Diputación de Valencia. Fueron reemplazados, en el Ejecutivo autonómico, por una coalición de los socialistas con Compromís, apoyada desde fuera por Podemos. Han pasado algunos meses desde el completo giro político, pero el nuevo Consell necesita aún reivindicarse, asentarse, infundir confianza entre los ciudadanos y entre los empresarios.

Y ese fue, precisamente, uno de los mensajes que lanzó este miércoles el 'president' de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, en la clausura de la jornada 'Valencia, horizonte 2020', organizada por este diario y Bankia en el hotel Westin de la capital del Turia, y que supuso la puesta de largo de la delegación valenciana de El Confidencial. “La Comunidad Valenciana tiene una gran oportunidad, una enorme oportunidad. Aquí, el cambio es estabilidad. Quedarse parados nos lleva al nihilismo, y de eso hay que huir siempre”, señaló, ante una nutrida representación de empresarios, encabezada por el presidente de la patronal autonómica, Cierval, y el vicepresidente de la CEOE, José Vicente González, uno de los intervinientes de la jornada, junto con José María Martínez Gómez, director de Negocio de Empresa de Levante y Baleares de Bankia; Aurelio Martínez, presidente del Puerto de Valencia, y Javier Jiménez, director general de Lanzadera, compañía de apoyo a líderes emprendedores. Al acto acudieron también acudieron los consellers de Hacienda y Economía, Vicent Soler (del PSPV) y Rafael Climent (de Compromís). 

El Consell está “con los que pueden promover el cambio económico, que son las empresas“ y se ocupará de agilizar trámites y actuar con “honradez“

Más aún: Puig subrayó que la “voluntad” del Gobierno que preside es “estar con los que realmente pueden promover el cambio”, que “son los empresarios, las empresas”, que a juicio del 'president' tienen que “innovar”, “proyectarse hacia el exterior”, volcarse en la “investigación”, mejorar su capital humano, cuidar la responsabilidad social corporativa. Ese ha de ser su compromiso “a futuro”, y no competir bajo el modelo de salarios bajos y precios baratos, que no se va a reproducir “nunca más”. Puig defendió que en ese ámbito, en el de la “innovación, la calidad y el diseño”, “tiene más posibilidades que nadie”.

“Palanca para el futuro progreso de España”

A su vez, desde el ámbito público se puede responder a ese desafío, enfatizó, con “menos trabas burocráticas”, agilizando proyectos y procurando que el dinero se invierta “donde corresponde y como corresponde”, “con honradez y transparencia”. No lo dijo explícitamente, pero no hacía falta: Puig se refería al pasado más inmediato, a la gestión del PP, manchada por diversos escándalos de corrupción y por el despilfarro en la inversión pública. Y continuando con su discurso optimista, el 'president' remarcó que la Comunidad Valenciana “no puede perder ningún tren más” y será de nuevo “palanca para el futuro progreso de España”.

Ximo Puig, Javier Jiménez (Lanzadera), Aurelio Martínez (Puerto de Valencia), Víctor Romero (delegado de El Confidencial Valencia) y José Vicente González, de la Cierval. (Marga Ferrer)
Ximo Puig, Javier Jiménez (Lanzadera), Aurelio Martínez (Puerto de Valencia), Víctor Romero (delegado de El Confidencial Valencia) y José Vicente González, de la Cierval. (Marga Ferrer)

A Puig le interesaba hacer hincapié en la idea de “estabilidad” por lo reciente del cambio político y por el aforo, y también porque las últimas semanas ha sido testigo de las tiranteces dentro de Compromís a cuenta del acuerdo (o no) con Podemos para las generales. La coalición se asomó a la quiebra por la posición inicialmente discrepante de sus dos socios: el Bloc, mayoritario orgánicamente, partidario de no confluir con la formación de Pablo Iglesias, e Iniciativa del Poble Valencià, que cuenta con la cara de la carismática Mònica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat, defensora de la necesidad de convergencia con el partido morado. Al final, las tensiones se saldaron con un acuerdo exigente con Podemos para ir juntos el 20-D. Un pacto que hace temer al PSPV la posibilidad de un 'sorpasso', lo que podría hacer tambalear eventualmente el equilibrio de fuerzas en el Consell.

Urge una mejor financiación

Ximo Puig, durante su intervención, este 11 de noviembre. (Marga Ferrer)
Ximo Puig, durante su intervención, este 11 de noviembre. (Marga Ferrer)

El propio rótulo de la conferencia, 'Valencia 2020', invitaba a mirar hacia el futuro. Y para Puig hay que hacerlo bajo el prisma de una “reflexión profunda”, teniendo en mente que hay que salir de la crisis “no de cualquier manera”, sino de forma “cohesionada”, sin dejar a nadie atrás.

A continuación, el 'president' analizó las debilidades y fortalezas de la Comunidad Valenciana. Entre las primeras, los problemas que la Generalitat padece respecto a la financiación autonómica, insuficiente. Esta es una de las cuestiones estratégicas del discurso del Consell. Puig insistió en que sin una financiación adecuada, “el vehículo” del autogobierno “no funciona” y la Generalitat “no es viable”. También exigió al Gobierno central un “cambio de prioridades”, porque no puede seguir “languideciendo” el Corredor Mediterráneo, como no puede olvidarse la conexión rápida ferroviaria entre Barcelona y Valencia, o el hilo entre Zaragoza y el puerto de Valencia. También citó como una debilidad el “alto fracaso escolar”.

Pero la comunidad cuenta con varias “fortalezas”, como el medio ambiente, el clima o la “situación geoestratégica”, puesto que el Mediterráneo “volverá a ser el centro que ha dejado de ser”. De modo que Valencia tiene las “condiciones para competir mejor”. Un buen capital humano, empresas “que han demostrado que miran hacia delante” o el valor de la iniciativa individual, que “forma parte del gen valenciano”. También se necesita avanzar en la “reindustrializacion”. “Y todo eso hay que ponerlo en la coctelera para que salga el mejor combinado posible”, resumió. Un discurso optimista hacia el futuro, aunque consciente de los lastres del pasado. 

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios