Podemos-Compromís: el pacto con fórceps que casi rompe a la coalición valenciana
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
PABLO IGLESIAS LOGRA SU OBJETIVO

Podemos-Compromís: el pacto con fórceps que casi rompe a la coalición valenciana

Las dos formaciones irán a las elecciones en coalición con una marca paraguas tras una nueva victoria de Mònica Oltra sobre el ala nacionalista del Bloc

Foto: Ejecutiva de Compromís durante la reunión de anoche
Ejecutiva de Compromís durante la reunión de anoche

eHabrá confluencia entre Podemos y Compromís. Pero el partido de Mònica Oltra, Iniciativa del Poble Valencià, y el ala nacionalista agrupada en torno al Bloc se han dejado muchos pelos en la gatera de la enésima negociación interna sobre el filo de la navaja de la coalición valenciana. Los miembros de la ejecutiva de Compromís debatieron a última hora de anoche acudir a las elecciones generales con el partido de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. Los podemitas han accedido a acudir a la urnas bajo una marca paraguas y a hacer todo los posible para garantizar la constitución de un grupo propio en el Congreso de los Diputados con todas las garantías jurídicas. Pero a la vez han logrado el objetivo de poner en su casillero los votos de una formación como Compromís, muy consolidada en la Comunidad Valenciana, con fuerte implantación institucional (gobierna la Generalitat a medias con los socialistas y controla muchas alcaldías, entre ellas la de Valencia).

Para acceder a este acuerdo, la formación valenciana ha vivido un intenso debate interno en el que no han faltado amenazas veladas de ruptura entre sus dos grandes almas, la más izquierdista de Iniciativa y la nacionalista del Bloc. Un nuevo referendo convocado por los nacionalistas para consultar a sus militantes el martes daba luz verde al pacto con Podemos, del que anoche sólo quedaba por resolver la entrada o no de Esquerra Unida (Unitat Popular), el partido confederado con la Izquierda Unida de Alberto Garzón.

La mañana de ayer comenzó con mal pie para los partidarios de la “confluencia” en su sentido más amplio. Estefania Candel, la responsable de Política Municipal de Esquerra Unida, acusaba a Podemos de cerrarles las puertas a integrarse en la coalición electoral con Compromís y de darles un trato "bastante humillante", en el que solo han recibido una oferta de puestos "sin entrar en nada más”. Candel fue una de las tres personas de Unidad Popular que acudió el martes a la primera reunión conjunta con Iniciativa, Bloc, Verds y Podemos con el objetivo de conformar una candidatura electoral unitaria de todas esas formaciones que permita contar con un grupo de izquierdas valencianista en el Congreso de los Diputados. "Nosotros fuimos con las puertas abiertas, y había gente que no había abierto ni pensaba abrir ninguna puerta, y lo digo exclusivamente por Podemos, que tiene una hoja de ruta en la que no quiere que otros agentes formen parte de esa propuesta", manifestaba Candel. La formación de izquierdas habló de “sectarismo” por parte de Podemos, cuya oferta dejaba a EU apenas el puesto número 6 por Valencia, con muy escasas posibilidades de salir electo.

En ese contexto, a medio día, el Bloc (cuya militancia respaldó martes en su segundo referendo ir adelante con el pacto para conformar una “gran coalición” valenciana) amenazaba con no firmar el acuerdo. El ala nacionalista de Compromis no quiere aparecer en la lista conjunta como mera comparsa de la formación de Pablo Iglesias. Ha presionado para garantizar un grupo exclusivamente valenciano en el Parlamento con todas las garantías jurídicas (una decisión que va a depender finalmente de la Mesa del Congreso) y para configurar la candidatura en torno a una marca paraguas, Decidim. En los momentos de más tensión, Iniciativa ha amenazado con un cese temporal de la convivencia con el Bloc para acudir en solitario junto con Podemos. Esta opción ponía incluso en riesgo la estabilidad del Gobierno valenciano. La estrategia de Mònica Oltra, que una vez más ha impuesto su tesis en Compromís, ha sido estirar la cuerda hasta el máximo para llevar al Bloc a su terreno.

Debate sobre quién cede la silla a Esquerra Unida

Como en toda negociación política todo ha acabado derivando en la cuestión más prosaica: el reparto del poder y el juego de las sillas. Para aceptar a Esquerra Unida el partido de Mònica Otra tenía que renunciar al tercer puesto de la lista por Valencia, pues la cabeza de lista está reservada para Joan Baldoví (del Bloc) y el número dos, el cuatro y el cinco son para Podemos, y confiar en que salga el sexto candidato. El cabeza de lista de Castellón también está reservado al Bloc, mientras que en Alicante es Podemos quien lidera la lista e Iniciativa tiene el número dos, con opciones de salir. Es decir, en un hipotético grupo valenciano en Madrid, y con las encuestas mas recientes en la mano, Podemos tendría como mucho tres o cuatro diputados, el Bloc, otros dos, Iniciativa uno y Esquerra Unida, otro. Compromís, por tanto no tendría la mayoría.

Finalmente, Compromís decidió ofrecer a EU el cuarto puesto por Valencia. Iniciativa por su parte ha cedido el tercero a Podemos y se ha quedado con el quinto. Sobre este asunto giró en gran parte la reunión de la ejecutiva de Compromís de anoche. En cualquier caso Esquerra Unida aún tiene que tomar una decisión definitiva hoy, pues sus asambleas debatieron anoche la ruptura del día anterior de las negociaciones, pero no una nueva oferta de Compromís. Hoy se cerrarán todos los flecos. “Para el Bloc es fundamental que Esquerra Unida acepte la oferta”, señalaban fuentes de Compromís.

Pablo Iglesias Noticias de Podemos Íñigo Errejón Comunidad Valenciana Compromís Izquierda Unida Mònica Oltra