La izquierda sirve de muleta a Mas en su carrera hacia la independencia
  1. España
  2. Cataluña
Ex militantes de ICV, UGT y PSC, en Junts pel Sí

La izquierda sirve de muleta a Mas en su carrera hacia la independencia

Exmilitantes de ICV, pero también destacados miembros del sindicato UGT en Cataluña y numerosos exsocialistas integran la lista de Junts pel Sí, el grupo de apoyo a Artur Mas

Foto:

La precampaña de las elecciones al Parlament a veces parece más una carrera a ver quién es más de izquierdas, lo que sorprende en un presidente como Artur Mas, que lo primero que hizo cuando llegó a gobernar fue recortar el PIRMI, las ayudas asistenciales a los colectivos más desprotegidos. De las ocho formaciones con capacidad de salir escogidas, cuatro se disputan un discursos social, de izquierdas y progresista: Junts pel SÍ, Catalunya sí que es pot (ICV-Podemos), las CUP y el PSC. Y tras un primer tanteo el resultado es sorprendente: los de Miquel Iceta van perdiendo.

Exmilitantes de ICV, pero también destacados miembros del sindicato UGT en Cataluña y numerosos exsocialistas integran este grupo de apoyo a Artur Mas. Con toda seguridad saldrán escogidos como parlamentarios tras el 27-S. Se trata de unheterogéneo colectivo que surge tras la retirada de Josep Antoni Duran i Lleida y con la ausencia en la lista de personalidades que apoyan la candidatura pero que no se han presentado, caso del economista Xavier Sala-Martín. La lista forma parte de un giro socialdemócrata de Mas, más en las formas que no en el fondo.

Estos son los principales apoyos izquierdistas de Mas en su aventura independentista:

Las CUP

Aunque no estén en la lista, son el apoyo más importante. Fuentes cercanas a esta formación de izquierda radical aseguran que en caso de que Junts pel Sí no consiga los 68 diputados, facilitarán con su abstención que Mas vuelva a ser presidente. Cuestión clave porque las encuestas internas que maneja CDC no son muy optimistas. Cuentan con Lluis Llach, el independiente más emblemático y más cercano a los CUP como número uno de Junts pel SÍ por Girona.

La relación entre Artur Mas y las CUP es muy buena pese a la abismal distancia ideológica. Este es el vídeo del abrazo entre Mas y el entonces líder de las CUP, David Fernàndez el día del referéndum del 9N.

Los ex de ICV

La izquierda progresista con el número uno por Barcelona Raül Romeva al frente son el principal pulmón de Artur Mas en su proyecto. La trayectoria de Romeva es emblemática y por ello, también la que genera más animadversión en la candidatura de Catalunya sí que es pot y más tensiones dentro de la candidatura propia.

Romeva llega a esta situación de manos de Muriel Casals, economista, expresidenta de Omnium Cultural y también exmilitante de ICV. Casals va de número tres en la lista de Barcelona y refleja el peso de esta formación en el ideario. Si Mas quiere liderar una lista plural, ésta tiene que ser de izquierda, curiosa derivada para un líder que quería impulsar la Casa Gran del Catalanisme antes de iniciar su deriva independentista.

Entrevista a Raül Romeva en Al Rojo Vivo, La Sexta

Los exsocialistas

Los exsocialistas siempre han sido un pilar del proyecto de Mas, que desde el principio comprendió que no podía liderar un país constreñido al antiguo imaginario convergente pujolista. Ya se dio un paso en este sentido fichando al exsocialista Ferran Mascarell como conceller de Cultura. Mascarell ahora no va en la lista pero sí el número 11 de la lista de Junts pel Sí por Barcelona es Toni Comín, el gran urdidor de dinamitar el grupo parlamentario del PSC en el Parlament desde dentro, durante esta legislatura. Que Comín vaya por delante del exdiputado de Unió Antoni Castellà (en el 22) dice mucho de las prioridades del momento político.

Mucho más representativo de esta tendencia desde el punto de vista ideológico es el exdiputado en el Congreso por el PSC, Germà Bel. Bel es más conocido como prestigioso economista, pero además fue miembro de Nueva Vía y uno de los que sorprendió al mundo votando por sorpresa a José Luis Rodríguez Zapatero en el XXXV Congreso del PSOE en el año 2000. Difícil tener unmayor pedigrí de izquierdas en este país.

El número 33 por Barcelona y, por tanto con posibilidades de salir es Fabián Mohedano, exdirigente crítico del PSC al que en 2014 Pere Navarro expulsó de la Comisión Ejecutiva del partido por acudir a un mitin de ERC. En el puesto 28 va Magda Casamitjana, exalcaldesa socialista de Roses (Girona), la cual, sin embargo ha encontrado acomodo en la lista de la provincia de la capital catalana para garantizarse el escaño.

La UGT

Por último, la UGT es el sindicato que le otorga a la lista independentista el pedigrí obrero del que carecía. Lo hace con Neus Munté, que además es vicepresidenta de la Generalitat. En la UGT fue secretaria de Política Institucional y era una persona muy cercana a Josep Maria Álvarez, el máximo responsable catalán de la central. La entidad fundada por Pablo Iglesias también aporta a la número seis por Girona, Dolors Bassa. Bassa era la secretaria general de UGT en la provincia, puesto que dejará para concurrir en los comicios, si bien seguirá militando en el sindicato.

Discurso de Romeva en la presentación de Junts pel Sí

Como puede verse se trata de una izquierda que no realiza aportación programática alguna a la lista, más allá de que una teórica independencia facilitará una extensión o una preservación del Estado del bienestar. Se trata, más bien, de un peso cosmético, en aras de una pluralidad empática. El peso de la izquierda es mayor si se miran los puestos de la lista que no van a salir escogidos. Aparecen, entre otros, el filósofo Xavier Rubert de Ventós (ex PSC), la exdiputada Marina Geli (ex PSC), el exdirector del Centre d’Història Contemporània Jaume Sobraqués (ex PSC) o el sacerdote Manel Pousa, conocido como Pare Manel, uno de los grandes activistas contra la pobreza en Cataluña.

Artur Mas PSC UGT Elecciones 27S
El redactor recomienda