crisis del gobierno catalán

Mas vira hacia la socialdemocracia a las puertas del 27-S con su nuevo Gobierno

Los nuevos consejeros juran el cargo este mismo lunes a las 12.30 en el Palau de la Generalitat ante su presidente, Artur Mas

La ex dirigente de UGT y consellera de Benestar Social, Neus Munté, ha sido nombrada este lunes nueva vicepresidenta de la Generalitat. La que sigue siendo consellera de Benestar Social, ocupará ahora, además, el puesto que dejó vacante Joana Ortega tras la salida de Unió de la Generalitat la pasada semana. Artur Mas prepara así un giro socialdemócrata a las puertas del 27-S para disputarle el espacio social tanto a ERC como a una posible candidatura de la izquierda alternativa.

La importancia de Neus Munté se acentúa porque además desempeñará la función de portavoz de la Generalitat, en sustitución de Francesc Homs, que seguirá siendo conseller de Presidencia pero deja el puesto de interlocutor con los medios para dirigir la campaña electoral.

Con el nombramiento de la antigua sindicalista como su número dos y principal cara de su administración, Artur Mas se posiciona para lo que puede ser su mejor resultado electoral: ganar las elecciones en minoría perdiendo más de diez diputados pero por delante de ERC. 

 

Munté sustituye a Joana Ortega en la vicepresidencia del gobierno catalán. (EFE)
Munté sustituye a Joana Ortega en la vicepresidencia del gobierno catalán. (EFE)

Con este escenario, Artur Mas podría repetir como presidente de la Generalitat, gobernando en coalicón con ERC, que entraría en el gobierno y apoyados desde fuera por la izquierda radical de las CUP. Para eso tiene que disputar las políticas sociales a la izquierda alternativa y sobre todo a la nueva alcaldesa de Barcelona Ada Colau, que se dedica a ponerlo en evidencia desde el otro lado de la Plaça de Sant Jaume. Por tanto, ha dibujado un gobierno de más mujeres y más de izquierdas en previsión de la debacle que viene, según han apuntado fuentes políticas cercanas a CDC.

Esta mañana Artur Mas ha comunciado unos nombramientos que han sorprendido por no aupar a los críticos de Unió y por dejar al margen de la portavocía al conseller de Cultural, el también ex socialista Ferran Mascarell.

Además, del nombramiento de Munté, marcado por ser mujer y de izquierdas; Mas ha designado otros tres consellers que ocuparán sus puestos hasta octubre, con lo que apenas les quedan cuatro meses y por tanto tendrán poco margen de actuación.

Compensar un fracaso

La otra mujer que se incorpora al cargo es Meritxell Borràs, que pasa a ser consellera de Governació y por tanto la responsable de todos los funcionarios de la Generalitat. Borràs viene de una derrota estrepitosa en la ciudad de L'Hospitalet de Llobregat, la segunda de Cataluña, donde CiU casi ha desaparecido.

Meritxell Borràs junto a Mas en una imagen de archivo. (EFE)
Meritxell Borràs junto a Mas en una imagen de archivo. (EFE)

Su entrada en el Govern le evita a Borràs una penosa oposición en este feudo socialista del cinturón de Barcelona y es, también, un guiño al viejo pujolismo. El padre de Meritxell Borràs es el empresario Jacint Borràs, uno de los fundadores de CDC junto con Jordi Pujol, empresario financiador del partido y ex directivo del FC Barcelona en la época de Joan Laporta. Meritxell Borràs no podrá ser alcaldesa pero ha sido nombrada consellera.

Diferente es el caso de Jordi Jané, que sustituye al democratacristiano Ramon Espadaler al frente de los Mossos d'Esquadra. Jané ha sido un buen parlamentario en el Congreso y se quiere aprovechar esta habilidad comunicativa ahora al frente de Interior. Además, la salida de Jané propiciará los cambios en el grupo parlamentario de CiU en la Cámara Baja, donde el convergente  Pere Macías ha de desplazar a Josep Antoni Duran i Lleida como portavoz.

Gobierno de resistencia

Este gobierno de resistencia a la espera del coste electoral que tendrá el 27-S para la agonizante CDC es Jordi Ciuraneta como responsable de Agricultura. En todo caso, sorprende en medios políticos que Mas no haya aprovechado la crisis de gobierno para dar entrada a miembros de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) o a representantes de la sociedad civil ahora que quiere trufar la denominada "Llista del President" para las próximas autonómicas con personalidades de independientes.

Al contrario, Mas dibuja un gobierno de resistencia, en donde lo único significativo es un giro a la izquierda que tampoco podrá plasmarse en políticas más concretas por falta de presupuesto.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios