Es noticia
Menú
Aragonès tiende la mano a JxCAT para que las aguas vuelvan a su cauce en la Generalitat
  1. España
  2. Cataluña
FRENO EN LOS PRESUPUESTOS

Aragonès tiende la mano a JxCAT para que las aguas vuelvan a su cauce en la Generalitat

El portavoz de JxCAT, Albert Batet, recogió el guante pero no así el resto del grupo. Y los Comunes determinaron que con un gobierno tan débil no se puede negociar el Presupuesto

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)

El presidente de la Generalitat Pere Aragonès ha querido aprovechar el final de debate política general para tender la mano a JxCAT y recomponer la cohesión del gobierno de coalición independentista. Fue una declaración de buena voluntad de una presidente de la Generalitat que ya no estaba cómodo en sus zapatos y que ve como peligra la legislatura. "Mi prioridad es que el Govern pueda continuar", aseguró un Aragonès en un tono que intentó ser conciliador en este tercer día de crisis política en Cataluña.

Pere Aragonès manifestó que “estoy aquí para dar la cara y un mensaje: necesitamos instituciones que estés 100% al servicio de la ciudadanía", sentencia el presidente y añade: "Quiero trasladar mi compromiso de defender las instituciones de Catalunya y continuaré ante un Govern dirigido al conjunto del país".

El presidente catalán pidió que la clase política defendiese las instituciones y justificó así su una intervención que no estaba prevista y que se produjo a petición propia: "He pedido dirigirme a la cámara porque en momentos complejos hay que dar la cara". Para buscar una salida demandó “la máxima celeridad”.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Turull (i), y la presidenta del partido, Laura Borràs. (EFE/Enric Fontcuberta)

Su llamamiento, breve y conciso, no le fue muy bien. Incluso perdió a su principal aliado. Jèssica Albiach aprovechó para decir que los Comunes congelaban las negociaciones de los Presupuestos, con lo que Jaume Giró perdía su principal socio para conseguir aprobar las cuentas. "Hace falta un gobierno fuerte. Damos por congeladas las negociaciones de los presupuestos", sentenció Albiach. Como en el chiste, cualquier situación mala era susceptible de empeorar.

El mejor resumen de la situación lo hizo el diputado del PP Alejandro Fernández: vinimos a este debate de política general para marcar las líneas políticas del país y tres días después tenemos un vicepresidente destituido, con un Govern que nadie sabe cuánto durará y con una propuesta de referéndum que nadie entiende. Y encima ahora el futuro de millones de catalanes lo van a decidir dentro de una semana unos 3.000 militantes de JxCAT a su libre albedrío”. Y añadió: “debería darles vergüenza”.

Albert Batet: "entendemos que la gente esté desconcertada, incluso molesta"

El portavoz de JxCAT, Albert Batet tal vez no parecía avergonzado pero si compungido: “la situación de los últimos días no es fácil ni agradable. Entendemos que la gente esté desconcertada e incluso molesta. Desde JxCAT tenemos el compromiso de trabajar por la ciudadanía y tenemos el encargo del mandato del 52%, que nos pidieron que avanzásemos a hacia la independencia”. Y añadió Batet, “la mejor manera de respetar la democracia es cumplir los acuerdos”.

El 1-O como ruta

Para Batet, “el 1 de octubre es el camino. President todavía estamos a tiempo de arreglarlo. Por nosotros no quedará. Hoy le haremos llegar una propuesta sobre el cumplimiento del acuerdo de gobierno. Seamos fieles a la esperanza de tanta gente que ha hechos sacrificios por un país libre”.

La CUP volvió a insistirle en que presente una cuestión de confianza. Al ejecutivo de Aragonès no solo le acosaban Vox, Cs y PP. También se volvieron contra él sus actuales socios y los futuros. Hasta Salvador Illa (PSC) fue inclemente: “Su gobierno no gobierna y desperdicia el tiempo de los catalanes. El Govern está en tiempo de descuento”.

El presidente de la Generalitat Pere Aragonès ha querido aprovechar el final de debate política general para tender la mano a JxCAT y recomponer la cohesión del gobierno de coalición independentista. Fue una declaración de buena voluntad de una presidente de la Generalitat que ya no estaba cómodo en sus zapatos y que ve como peligra la legislatura. "Mi prioridad es que el Govern pueda continuar", aseguró un Aragonès en un tono que intentó ser conciliador en este tercer día de crisis política en Cataluña.

Nacionalismo Pere Aragonès Parlamento de Cataluña Generalitat de Cataluña Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya
El redactor recomienda