Es noticia
Menú
Denuncias de acoso laboral en el seno de la ANC, la principal organización independentista
  1. España
  2. Cataluña
Asamblea Nacional Catalana

Denuncias de acoso laboral en el seno de la ANC, la principal organización independentista

Un diseñador alerta de que le encargaron un logotipo, no lo pagaron y ahora lo piratea el Front Català Contra la Repressió (FCCR)

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE/Enric Fontcuberta)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE/Enric Fontcuberta)

Al menos tres personas presentaron sendas denuncias y quejas internas en los últimos meses dentro de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) debido a la actitud de algunos de sus directivos. La mayoría de las denuncias se dirigían directamente hacia su gerente, Miquel Pujadas, a quien se achacan actitudes rayanas en el acoso laboral hacia algunas trabajadoras de la organización. Según ha podido conocer El Confidencial, al menos en una de las ocasiones se interpuso una denuncia judicial por acoso laboral.

En otras ocasiones, algunas empleadas optaron por coger una baja laboral por estrés ante las condiciones de su trabajo. La ANC declinó realizar cualquier comentario al respecto de estas denuncias a preguntas de El Confidencial. Los supuestos abusos se debían, parece ser, a la intensa carga de trabajo y al estrés producido por la misma, así como a la actitud prepotente y 'despótica' del gerente, que en ocasiones llegan a calificar de 'machista'.

Una de las personas afectadas tenía un cargo de relevancia, puesto que era la responsable de Marketing. En ese caso, según las fuentes, "los abusos de Pujadas le provocaron una profunda depresión de la que aún se está recuperando". El tema, según las fuentes, llegó hasta la presidenta de la organización, Elisenda Paluzie. Finalmente, la trabajadora fue despedida por causas objetivas.

Foto: Imagen de archivo de una concentración convocada por la ANC. (EFE/A. García)

Otra de las trabajadoras, al parecer de administración, cogió la baja debido a su situación de angustia y finalmente optó por presentar la mencionada denuncia judicial, que todavía no tiene sentencia. También la responsable de Comunicación sufrió en sus espaldas la situación de supuesto acoso del gerente. En este caso, fue recolocada para no tener que depender directamente de Miquel Pujadas. Según dicen quienes la conocen, la presión perjudicó su salud física y psíquica.

Fuentes oficiales de la entidad reconocen que la ANC tiene un protocolo a aplicar en casos como estos, pero en ninguno de los casos se llegó a poner en marcha. La ANC declinó también comentar este extremo cuando fue preguntada sobre ello por este diario. Pero algunos activistas critican a Paluzie y la acusan de no tomar ninguna medida y de provocar un despido, evitando asumir responsabilidades para tratar la verdadera causa del cese de la trabajadora. Además, se recriminan que no cesase preventivamente al gerente ni haya tomado ninguna medida para evitar situaciones como las descritas. Aseguran que en vez de ello optó por negociar indemnizaciones con las víctimas para que los asuntos internos no trasciendan.

Las fuentes lamentan, por otra parte, que una organización que pregona grandes cambios políticos y sociales y un supuesto mundo mejor no evite situaciones como estas, en las que un solo mando “ejerza tiranía sin coste alguno, exponiendo a los trabajadores a riesgos innecesarios”.

Un logotipo en la picota

Pero no es la única ‘patata caliente’ que tiene la organización independentista por excelencia encima de la mesa. El último conflicto que se le ha abierto es la denuncia de un diseñador gráfico al que habían encargado el logotipo de la Conferencia Nacional Antirrepresiva (CNA), un acontecimiento celebrado el pasado otoño en el que se implicaron importantes activistas y las principales organizaciones independentistas. En esa conferencia participaron, entre otros, los exdiputados de la CUP David Fernández y Gabriela Serra, el expodemita Albano-Dante Fachin, ahora muy cercano a Carles Puigdemont, el político vasco Julen Arzuaga, el payaso Jordi Pesarrodona (que ahora se postula para presidir la ANC), el activista fichado por JxCAT Roger Español, que perdió un ojo en una manifestación, la abogada turca exiliada en Grecia Bedia Özgökçe Ertan, el activista Jordi Alemany, muy conocido en el mundo soberanista y con un largo historial de detenciones (fue el activista que retiró la bandera española de la fachada de la Subdelegación del Gobierno en Girona, por ejemplo) y los activistas detenidos por su vinculación con Terra Lliure en los años ochenta Carles Castellanos y Blanca Serra, entre otros.

Ahora, Carles Ruiz, más conocido como 'Xarly', el diseñador gráfico de Palafrugell que realizó el logotipo (dos manos doblando barrotes), denuncia que "me encargaron el logo de la Conferencia Nacional Antirrepresiva (CNA) y una vez enviado me dijeron que no tenían dinero para pagar el encargo".

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE/Olivier Hoslet)

No se quedó ahí la cosa: el diseñador se encontró un logo idéntico al suyo (solo cambiaban las iniciales de la CNA por las de FCCR: el Front Comú Contra la Repressió). El logotipo estaba firmado por un tal Pere Botero. "¡He llamado al contacto que tenía del acto de Girona y aún no han rectificado!", se quejaba Xarly, que añadía: "¡Muy feo! ¡Aparte de diseñador, también soy represaliado!". La ANC, que se implicó en la organización de la conferencia del pasado otoño, creó el FCCR el pasado mes de marzo y animó a quienes habían participado en el primer encuentro a integrarse en esta plataforma, que quiere ser "la primera piedra de la construcción de un frente común antirrepresivo para dar respuesta unificada a los ataques contra el independentismo".

Ante la oleada de apoyo que tuvo de una parte del independentismo, el diseñador aclaró: "Imagínate cómo me sentí al hacer un trabajo y que te digan que no tienen dinero. Quien me conoce sabe que siempre hago cosas por la causa, pero al ser un acto tan potente, hubiese sido un detalle alguna contribución". Desde la organización de la conferencia, le dijeron que Pere Botero era el diseñador de la web, lo que todavía acrecentó más el malestar, puesto que utilizaron en la web el diseño ‘anónimo’ que Xarly había creado y que, para colmo, no le habían pagado.

Fuentes de la ANC, por su parte, explican a El Confidencial que desconocen la denuncia de Xarly y aclaran: "No fue la ANC quien organizó el acto, ya que ahí estábamos muchas organizaciones. Es cierto que se encargó un logotipo, pero no fuimos nosotros. El diseño corrió a cargo de otra entidad, por lo que las quejas deben dirigirse hacia ella. La ANC suele hacer por sí misma casi todas las acciones de comunicación y externalizamos muy pocas cosas. Y en cuanto al logotipo del FCCR, lo mismo: ahí participamos varios y nos repartimos las responsabilidades. Pero nosotros no encargamos ningún logotipo ni, por descontado, dejamos de pagarlo".

Al menos tres personas presentaron sendas denuncias y quejas internas en los últimos meses dentro de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) debido a la actitud de algunos de sus directivos. La mayoría de las denuncias se dirigían directamente hacia su gerente, Miquel Pujadas, a quien se achacan actitudes rayanas en el acoso laboral hacia algunas trabajadoras de la organización. Según ha podido conocer El Confidencial, al menos en una de las ocasiones se interpuso una denuncia judicial por acoso laboral.

Independentismo Albano Dante Fachin Carles Puigdemont
El redactor recomienda