Es noticia
Menú
Una alto cargo del Govern aspira a presidir la ANC más radical de los últimos años
  1. España
  2. Cataluña
Quiere tensionar la calle

Una alto cargo del Govern aspira a presidir la ANC más radical de los últimos años

La entidad soberanista renueva a su cúpula entre el 10 y el 14 de mayo. Destacan nombres como Dolors Feliu, trabajadora de la Generalitat, u otros vinculados a la Asamblea de Representantes de Puigdemont

Foto: Imagen de archivo de una concentración convocada por la ANC. (EFE/A. García)
Imagen de archivo de una concentración convocada por la ANC. (EFE/A. García)

Un total de 85 candidatos competirán entre el 10 y el 14 de mayo para convertirse en la nueva cúpula de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las organizaciones cívicas con mayor peso social del independentismo catalán. Uno de los nombres que se mueven para ocupar un lugar preeminente es el de Dolors Feliu, una alto cargo del Govern que no solo aspira a ser miembro del secretariado, también se postulará para sustituir a Elisenda Paluzie, la actual presidenta. Su inquebrantable fidelidad a la causa soberanista queda patente con un libro que escribió en 2013, 'Manual para la independencia'. En 2018, repitió aventura literaria con la obra 'Octubre en la calle'.

Feliu ha desarrollado toda su carrera política dentro de la Generalitat. En 1995 ya fue nombrada jefa de la Sección de Conflictos de Competencias, dentro de la Subdirección General de Cuestiones Constitucionales. En 1997, pasó a desarrollar su labor dentro de la Generalitat como responsable de conflictos de competencias del Gabinete Jurídico Central del Departamento de la Presidencia. Artur Mas la nombró directora general de Servicios Consultivos y Coordinación Jurídica en 2011, cuando consiguió ser 'president'. Allí estuvo hasta el año 2018. En diciembre de ese año, fue nombrada miembro del Consejo Asesor para el Impulso de un Foro Cívico para el Debate Constituyente, uno de los instrumentos creados por Quim Torra para encauzar el régimen hacia una república.

Foto: Manifestación independentista convocada por la ANC, el pasado mes de febrero. (EFE/Enric Fontcuberta)

En marzo de 2019, volvió a ser designada directora general de Derechos y Asuntos Constitucionales, donde estuvo hasta junio del año pasado. Su cese como directora general fue publicado el 8 de junio del año pasado en el DOGC y no aparece ningún otro nombramiento, aunque su nombre figura ahora como subdirectora general de Cuestiones Constitucionales, un escalón por debajo de la categoría que tenía los últimos años. Ese puesto no es extraño, pues su carrera jurídica se desarrolló siempre en ese negociado. Y, al estar encuadrada dentro del ámbito del que provenía, el Govern no la incluye ahora como cargo.

Uno de los objetivos de la ANC para los próximos meses es tensionar de nuevo la sociedad y recuperar la calle

Feliu es miembro de Òmnium Cultural y del Colectivo Praga, una plataforma de juristas para reclamar el 'derecho a decidir'. "Consideramos que es necesario contraponer los puntos de vista jurídicos dominantes con visiones más liberales y democráticas, que den cabida jurídica a decidir como pueblo el futuro de la nación catalana", dicen sus postulados. Su tesis es que Cataluña puede independizarse de España "sin necesidad de reformar previamente las normas o el ordenamiento jurídico del Estado". Recientemente, Feliu obtuvo plaza en la fantasmagórica Asamblea de Representantes, el 'parlamento' creado solo por independentistas para arropar al Consell per la República que preside Carles Puigdemont en Waterloo.

Uno de sus rivales en la carrera por la presidencia de la ANC será otro conocido activista que también fue elegido miembro de esa Asamblea de Representantes, Jordi Pesarrodona. El activista fue condenado en septiembre de 2020 a 14 meses de inhabilitación y a pagar una multa de 2.100 euros y las costas. Con anterioridad, había sido concejal de ERC en Sant Joan de Vilatorrada. Con posterioridad, pasó a formar parte de la dirección del grupúsculo Independentistes d’Esquerra, que forma parte del Consell per la República. Pesarrodona formó parte de la lista que tomó el control de este grupo para acercarlo a los posicionamientos de Puigdemont, lo que produjo un conflicto interno.

Foto: Manifestación de los CDR en octubre de 2019. (EFE/Alejandro García)

Precisamente, otra de las aspirantes al secretariado de la ANC es una compañera de Independentistes d’Esquerras, Conxita Bosch. Llama la atención, no obstante, la candidatura de Anthony Corey Sánchez, el líder de Joves Junts, la organización juvenil creada por Carles Puigdemont para encuadrar a su juventud y hacer frente a la JNC (la organización juvenil de CDC). Sánchez se presentó a las elecciones de la Asamblea de Representantes y no resultó elegido. Dentro de algunos sectores del independentismo es rechazado por sus contactos con el Front Nacional de Catalunya, a quien en muchos sectores tildan de ultraderechista.

Los socios de la ANC podrán elegir a sus candidatos mediante votación telemática. 10 de ellos quedarán fuera de la cúpula, ya que el secretariado tiene solo 75 miembros. La mayoría de la actual cúpula ha cumplido ya dos mandatos consecutivos en la entidad y, por tanto, no tiene opción a volver a presentarse, por lo que ha de dejar paso al relevo. La estrategia de la organización, aprobada hace unas semanas, augura una de las etapas más radicales de la ANC en toda su historia, con el objetivo de volver a tensionar la sociedad y recuperar la calle.

Dos exdiputados en la lista

Uno de los más conocidos candidatos es Uriel Bertran, exdirigente de ERC que abandonó la formación republicana hace una década para formar Solidaridad Catalana per la Independència (SI), un partido que logró cuatro diputados en las elecciones de 2010 (a las que se presentó en alianza con una recién nacida formación liderada entonces por Joan Laporta). En noviembre de 2012, SI desapareció de la escena parlamentaria y dejó paso a la CUP.

Bertran había dejado Esquerra por su excesiva moderación, aunque en lugar de formar tándem con Reagrupament Independentista decidió aliarse con el notario Alfons López Tena (exmiembro de la dirección de Convergència) para llevar a cabo la aventura de SI. Otro de los nombres que aparecen como candidato es el del exdiputado de la CUP Julià de Jódar, que resultó elegido en septiembre de 2015, pero que dejó el escaño en enero de 2016, fruto de un acuerdo de los anticapitalistas, que se comprometieron a cesar a dos de sus miembros a cambio de que Junts pel Sí arrinconase a Artur Mas y eligiese a Carles Puigdemont 'president'. De Jódar tiene en su haber varios premios literarios, desde el Premio Sant Jordi de novela hasta el de Ciutat de Barcelona de literatura en catalán, pasando por el Prudenci Bertrana.

Foto: Elisenda Paluzie, en una reciente protesta de la ANC. (EFE/Enric Fontcuberta)

También se postula para ser miembro del secretariado Ada Ferrer, doctora en Economía por la Universidad de Ámsterdam y miembro del CSIC, donde oficia como subdirectora de programas académicos de la Barcelona School of Economics. Su principal área de investigación es el “análisis econométrico de medidas subjetivas como indicador del bienestar”, además de trabajar en el comportamiento individual y consumo sostenible.

Contra la normalización del conflicto

Aspira a continuar en la cúpula Bàrbara Roviró, hasta ahora coordinadora de la comisión de Incidencia Internacional, de la que depende el trabajo, como ella misma lo definía el pasado mes de diciembre, de ‘advocacy’, cuyo objetivo comporta "la confección del argumentario para explicar el conflicto en conferencias internacionales y denunciar el ‘lawfare’ español y otras vulneraciones de derechos". El objetivo es "desacreditar al Estado opresor" en foros como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la OSCE, el Forum on Minority Issues de la ONU, etc. En esa estrategia se contemplan “campañas de ‘lobbying’ mirando de incidir en gobiernos, organizaciones internacionales y líderes extranjeros para que se posicionen a nuestro lado o contribuyan a denunciar las vulneraciones de derechos por parte del Estado español”.

Destacan dos exdiputados y miembros vinculados a la Asamblea de Representantes de Carles Puigdemont

Roviró denunciaba este mes de marzo los intentos de normalización de la situación, haciendo que la Selección española de fútbol jugase en Cataluña por primera vez desde hace 18 años y rechazando que la Vuelta ciclista a España de 2023 salga desde Barcelona. "También el ámbito de la cultura se ve supeditado a este intento de asimilación cultural e integración forzada a la españolidad". Rechazó que el Rey fuese a finales de enero a Puerto Rico a inaugurar una exposición sobre Pau Casals y otra sobre Salvador Dalí en el Museo Belvedere de Viena, porque "son dos artistas catalanes de los cuales el Estado español se vanagloria en el extranjero como españoles".

La abogada Sílvia Julià es otra de las que aspiran a regir los destinos de la organización los próximos dos años. Julià firmó hace poco más de un mes un manifiesto (‘Defendamos la escuela en catalán’) en contra de que se hable castellano en las escuelas de Cataluña y oponiéndose al pacto a que había llegado el Govern con PSC y comunes para acabar con el conflicto de la lengua en la enseñanza.

Completan la lista de futuribles el prestigioso cirujano torácico Emili Canalís o el empresario Jordi Domingo, que quiere repetir mandato y es uno de los activistas cuyo teléfono fue ‘pinchado’ con el virus Pegasus, aunque en su caso (estaba en el mismo chat que Roger Torrent y Pasqual Maragall) se achaca el espionaje a los propios directivos de NSO Group. Joan Oms, que había sido uno de los dirigentes de Nacionalistes d’Esquerres, llegó a ser diputado del PSC en el Congreso en 2006 (integraba la lista como independiente), tras la renuncia de José Montilla para presentarse como candidato a la Generalitat. Pero desde entonces ha llovido mucho y Oms volvió a escorarse hacia el soberanismo. Un miembro de la asamblea creada por Puigdemont, Pere Jordi Junqué, argentino que reside en Bélgica, es otro de los candidatos.

Un total de 85 candidatos competirán entre el 10 y el 14 de mayo para convertirse en la nueva cúpula de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las organizaciones cívicas con mayor peso social del independentismo catalán. Uno de los nombres que se mueven para ocupar un lugar preeminente es el de Dolors Feliu, una alto cargo del Govern que no solo aspira a ser miembro del secretariado, también se postulará para sustituir a Elisenda Paluzie, la actual presidenta. Su inquebrantable fidelidad a la causa soberanista queda patente con un libro que escribió en 2013, 'Manual para la independencia'. En 2018, repitió aventura literaria con la obra 'Octubre en la calle'.

Artur Mas Carles Puigdemont CUP Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda