La Generalitat se desentiende de las críticas vertidas desde el Cercle d’Economia
  1. España
  2. Cataluña
Se mantiene fiel a su línea

La Generalitat se desentiende de las críticas vertidas desde el Cercle d’Economia

La junta de la entidad responde a la suspensión de la ampliación de El Prat. Aunque el rechazo al proyecto se produjo a principios de septiembre, el 'lobby' prefirió madurar su respuesta

Foto: El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès. (EFE)

La publicación de la dura nota de opinión del Cercle d’Economia pilló a Pere Aragonès en la bendición del nuevo abad de Montserrat. No se sabe si el 'president' se encomendó a la virgen del santuario, tan negra como las perspectivas que augura para la economía catalana este 'lobby', pero la Generalitat dice no sentirse interpelada por las duras críticas con que cuestionó tanto las alianzas parlamentarias en las que se apoya el Ejecutivo catalán como sus políticas, con temas tan sensibles como la industrialización, las energías renovables o la ampliación del aeropuerto de El Prat de Llobregat.

Portavoces de la Generalitat se han limitado a señalar que “no está previsto reunirse con el Cercle” y que “se está trabajando en aplicar el plan de gobierno”. Nada más. Pese a la buena relación que había hasta ahora entre la Generalitat y el Cercle, el contenido de la nota de opinión no había sido comunicado con anterioridad al Ejecutivo catalán.

Foto: El presidente de Cercle d'​Economia, Javier Faus. (Reuters) Opinión

En 2001, el Cercle emitió un nota pidiendo la descentralización de organismos de poder fuera de Madrid, un debate que ahora se repite. En 24 horas, José María Aznar había respondido y Jordi Pujol había convocado una reunión, según recuerda una fuente de este 'lobby'. Pero han pasado 20 años y ahora las cosas son muy diferentes. La clase política ha desconectado de las élites económicas y ahora mensajes como este tienen una incidencia muy relativa.

El momento no es el más adecuado. Pere Aragonès ha encargado al 'conseller' de Economía, Jaume Giró, que pacte de manera prioritaria los Presupuestos de la Generalitat con la CUP. La nota justo ataca este tipo de acuerdos: “Muy a menudo son tácticos, coyunturales, para obtener un voto favorable en unos presupuestos o para diferenciarse del adversario político. Son modelos de corto recorrido, para contentar a los extremos”. La Generalitat sigue negociando con los antisistema y solo una parte de JxCAT muestra recelos ante la operación, según explican fuentes parlamentarias.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado (c), conversa con el presidente del Círculo de Economía, Xavier Faus (i), y el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (d). (EFE) Opinión
El empresariado se hace estatista
Josep Martí Blanch

La nota sorprendió en la Generalitat por su helada crudeza. Algunas fuentes de ERC la calificaron como “más una opinión de la oposición que de un foro de reflexión”. Pero no se aboga por cambios ni por abrir vías de diálogo.

Se trata de una nota muy política. En esencia, lo que se dice es que hay otras formas de ser socialdemócrata que no pasan por apoyarse en formaciones anticapitalistas. Todos los ejemplos internacionales que pone la nota son políticas europeas de izquierdas, como las que quiere hacer ERC en la Generalitat. Se pone el ejemplo de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, los modelos del alcalde de Milán o Lisboa. Los gobiernos de Portugal y Alemania. También hay referencias a la ciudad de Berlín. Aragonès ha sido el objetivo de las críticas, pero la CUP es el enemigo a batir. Los ataques a la idea de 'decrecimiento' son otra pista en este sentido.

Así se gestó la nota

La junta del Cercle quiso responder a la suspensión de la ampliación de El Prat. El rechazo se produjo a principios de septiembre. Algunos miembros de la junta abogaban por una respuesta rápida. Pero el presidente de la entidad, Javier Faus, prefirió madurar una respuesta más amplia que incluía otras notas de opinión que ya se habían emitido con anterioridad, como la de las renovables o la de la economía de la salud. Más que clave, la suspensión de los 1.700 millones de inversión en El Prat fueron la gota que colmó el vaso en una relación que ya se estaba deteriorando.

La ampliación de El Prat ha sido la gota que ha colmado la paciencia empresarial

Fuentes del Cercle explican que tanto el propio Faus como otros miembros de la junta directiva habían mantenido reuniones tanto con Pere Aragonès como con otros representantes de la Administración catalana desde hace meses. Pero no se avanzaba en ningún tema, de la fiscalidad para retener talento al apoyo a la industria. Al final, había una sensación de incomprensión por parte del Cercle.

Oídos sordos

Sin embargo, la Generalitat ha preferido en este momento dar la callada por respuesta. Lo mismo que el Ayuntamiento de Barcelona, también objeto de todas las críticas: silencio sepulcral.

Fuentes del Cercle han explicado que durante el debate de esta nota se apuntó si no había que hacer autocrítica sobre la posición de las clases dirigentes económicas catalanas. En este sentido, se decidió que ya había pasado el momento de las medias tintas. Había que hablar claro. Pero ahora que el mundo del dinero lo hace, no ha habido una respuesta clara desde el lado de la política.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Javier Faus Cataluña Pere Aragonès Círculo de Economía
El redactor recomienda