Es noticia
Menú
Aragonès da dos años a Sánchez para pactar un referéndum de independencia
  1. España
  2. Cataluña
Moción de confianza en dos años

Aragonès da dos años a Sánchez para pactar un referéndum de independencia

El candidato de ERC exhibe rigidez en su discurso de investidura, aunque no detalla plazos de su estrategia rupturista. El líder del PSC le acusa de "chantajear" al Gobierno pese a disponer de la mesa de diálogo

Foto: Pere Aragonès. (EFE)
Pere Aragonès. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pere Aragonès ha puesto en un brete a Pedro Sánchez anunciando que usará su presidencia en la Generalitat para hacer efectiva la independencia. “Quiero ser el presidente de la Generalitat para hacer posible culminar la independencia de Cataluña, para hacer inevitable la amnistía y para ejercer el derecho a la autodeterminación. Gobernando para toda la ciudadanía, gobernando el país entero”, aseguró ayer al final de su discurso de investidura. El candidato de ERC se mostró así de radical en los objetivos, pero extremadamente vago en el modo de conseguirlos.

Eso no pasará y usted lo sabe. Lo sabe todo el mundo”, le espetó el socialista Salvador Illa en su turno, en el que acusó al de ERC de "chantaje" al Gobierno central, que le ha organizado una mesa de diálogo para intentar dar una salida pactada al problema catalán. Pero Aragonès no aflojó. Le recordó al líder del PSC, que ganó las elecciones del 14-F, que la mayoría soberanista (52%) se impone una y otra vez en el Parlament y le acusó de ser un nacionalista español.

La legislatura catalana que ahora comienza está marcada por la moción de confianza que ha exigido la CUP para investir a Aragonès, y que tanto ERC como JxCAT han dado por buena. Se tratará de evaluar los resultados de la mesa de diálogo, que Aragonès ha defendido de manera cerrada como la vía para conseguir un referéndum de autodeterminación pactado con el Gobierno, emulando la 'vía escocesa'. Si en dos años no se han producido avances en la línea exigida por Aragonès —“autodeterminación y amnistía”—, habrá que decidir qué se hace.

Pero Aragonès quiere llegar más allá de esos dos años. Toda la rigidez que ha marcado en sus objetivos fue flexibilidad a la hora de marcar los calendarios futuros. Sin pestañear, en su discurso de ayer ante el Parlament, habló de “dotar de estabilidad los cambios que necesitan más de una legislatura para implementarse”. No especificó si esos cambios “muy profundos” incluyen la independencia de Cataluña. Aunque el pacto que lo une a JxCAT y la CUP implica aparcar la unilateralidad durante dos años, todo apunta a que los plazos que tiene el presidenciable en la cabeza son mucho más dilatados que un bienio.

Foto: El coordinador nacional de ERC y candidato a la investidura, Pere Aragonès. (EFE)

Aragonès fue firme en su compromiso: "Y esta es mi obsesión: superar el bloqueo actual y resolver de una vez el conflicto político entre Cataluña y el Estado español. Y aquí no tengo ningún tipo de duda de que la solución pasa de forma ineludible por la amnistía y por la autodeterminación, y por un impulso democrático que lleve al Estado a aceptar la voluntad mayoritaria de la ciudadanía de Cataluña".

Modelo escocés

Para Aragonès, el modelo es Escocia. Pero Escocia no plantea una actuación unilateral, sino acudir a los tribunales para forzar al Ejecutivo británico a convocar un nuevo referéndum. “Quiero hacer como Escocia, y me gustaría que el Estado español supiera hacer como el Reino Unido en 2014, nada menos. Hacer posible un referéndum, y nosotros, los independentistas, trabajaremos desde el primer día para ganarlo”.

Foto: Banderas de Cataluña en apoyo de Escocia. (EFE) Opinión

“Quiero un referéndum de autodeterminación, donde aquellos que legítimamente defienden que Cataluña debe seguir formando parte del Estado español, en lugar de negar sistemáticamente el derecho a decidir que tenemos como nación, hagan una propuesta política para Cataluña, que se deje de tener miedo a las urnas y que se explique por qué deben optar por quedarnos en España, que explique qué propuesta tienen para nuestro país. Que se atrevan a ganar un referéndum y que no tengan miedo de perderlo”, aseguró ante el hemiciclo. Para España, puede parecer muy radical. Pero el independentismo radical le acusa de traicionar el 'mandato del 1 de octubre'.

Futuro indefinido

Aragonès se presenta como adalid independentista. Pero no parece dispuesto a forzar la ley, al contrario de lo que pasó en 2017. Busca un acuerdo con un Gobierno español que necesita el apoyo parlamentario de ERC. Y ha sabido aplazar todas las cuestiones problemáticas: desde la respuesta a un posible fracaso de la mesa de diálogo hasta ver qué rol ha de jugar el Consell per la República de Carles Puigdemont.

El futuro está confuso, pero sí que quedan claras algunas cosas del presente. Si hoy es investido, conceptos como la presidencia legítima del residente en Waterloo habrán pasado a la historia. Para bien o para mal, Aragonès será el nuevo 'president'. Y 'president', solo puede haber uno.

Pere Aragonès ha puesto en un brete a Pedro Sánchez anunciando que usará su presidencia en la Generalitat para hacer efectiva la independencia. “Quiero ser el presidente de la Generalitat para hacer posible culminar la independencia de Cataluña, para hacer inevitable la amnistía y para ejercer el derecho a la autodeterminación. Gobernando para toda la ciudadanía, gobernando el país entero”, aseguró ayer al final de su discurso de investidura. El candidato de ERC se mostró así de radical en los objetivos, pero extremadamente vago en el modo de conseguirlos.

Pedro Sánchez Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Parlamento de Cataluña Salvador Illa Nacionalismo Pere Aragonès
El redactor recomienda