Puigdemont se alinea con Marruecos: "Ceuta y Melilla son africanas"
  1. España
  2. Cataluña
Busca foco en la crisis diplomática

Puigdemont se alinea con Marruecos: "Ceuta y Melilla son africanas"

El expresidente y eurodiputado pide a la UE que renuncie a defender su integridad territorial y pide una negociación entre España y Marruecos para 'devolver' las 'colonias'

placeholder Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha pedido a la UE que se desvincule de los intereses españoles, y por tanto europeos, en el norte de África y que apoye una negociación entre España y el régimen alauí para negociar la devolución de Ceuta y Melilla a Marruecos. El eurodiputado, sin grupo adscrito y sobre el que la Cámara Europea ha concedido un suplicatorio para que sea juzgado en España, irrumpe así en la crisis diplomática entre España y Marruecos, que se ha convertido en una crisis humanitaria con cientos de menores vagando por la ciudad de Ceuta, después de que el Gobierno marroquí los animase a cruzar la frontera.

En un tuit en francés, el 'expresident' ha manifestado: “Espero que la UE no se deje llevar por la inflamación nacionalista española. Ceuta y Melilla son dos ciudades africanas, que forman parte de la UE solo por herencia de un pasado colonial que permitió a los europeos tener posesiones fuera de Europa”.

En opinión del líder independentista y presidente de JxCAT, “Marruecos tiene derecho a plantear la cuestión de la soberanía y sería necesario crear una mesa de diálogo para resolver el conflicto. Sería necesario un diálogo entre España y Marruecos para abordar la agenda de desacuerdos”. El 'expresident' intenta llevar el agua a su molino, es decir, al territorio de la autodeterminación. Pero cuestiona claramente la soberanía española de Ceuta y Melilla. Obvia explicar cuál sería la opinión la mayoría de melillenses y ceutíes, si fueran consultados al respecto.

Puigdemont intenta colar así el problema del independentismo en la agenda europea, en un momento en que ni la formación del nuevo ejecutivo catalán está consiguiendo la atención mediática de antaño eclipsada por la crisis de Marruecos, la más grave para España desde 2002, cuando se invadió la isla de Perejil.

La playa del Tarajal, escenario de un drama humanitario.

El eurodiputado catalán se alinea así con Marruecos, una monarquía absoluta sin democracia, y señala que España es un país colonial: si Ceuta, Melilla son calificadas de colonias…, ¿puede serlo Cataluña? Sin embargo, da prioridad al “derecho a plantear la cuestión de la soberanía” de Marruecos antes que la voluntad soberana de los ciudadanos de las dos ciudades autónomas.

La posición de Puigdemont resulta marginal dentro del Parlamento Europeo y solo se entiende por asesores en cuestiones internacionales como Josep Alay, el jefe de su oficina en Cataluña, quien siempre ha intentado buscar aliados para la causa independentista catalana en todos los extremismos políticos del mundo, desde Rusia hasta el Tíbet, pasando por Cuba.

Ceuta Melilla Carles Puigdemont
El redactor recomienda