El 'efecto Illa' se reinventa para hacer la travesía como "azote" del Govern
  1. España
  2. Cataluña
EL EXMINISTRO HA INTENTADO SER INVESTIDO

El 'efecto Illa' se reinventa para hacer la travesía como "azote" del Govern

El líder del PSC se prepara para no dar tregua a sus rivales. "Haremos una oposición dura, muy dura, pero constructiva. Estamos hartos de la inacción en el Govern y pensamos seguirlo muy de cerca", afirma una fuente de su entorno

placeholder Foto: El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, responde a una pregunta del líder del PSC, Salvador Illa. (EFE)
El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, responde a una pregunta del líder del PSC, Salvador Illa. (EFE)

La legislatura que echa a andar en Cataluña no será fácil para los independentistas. El alumbramiento del Govern que presidirá el republicano Pere Aragonès ha nacido de un parto difícil y es la reedición de lo que ha habido hasta ahora: los mismos partidos, los mismos tics, los mismos objetivos. Pero algo ha cambiado: la oposición no será la misma. El socialista Salvador Illa, el candidato más votado en las elecciones del 14 de febrero, no dará tregua al nuevo Ejecutivo. El ‘efecto Illa’, que sacudió el espectro político catalán antes de las autonómicas, continuará durante toda la legislatura, aunque con el rostro cambiado. Reinventado. De postularse como 'president' a ser el azote del Govern.

Salvador Illa no hará como Inés Arrimadas, que tras ser la más votada, dejó plantados a todos y se marchó a Madrid desentendiéndose de Cataluña. La intención de Illa es consolidar una alternativa y trabajar haciendo una oposición rigurosa y dura, con mucha visualización, pero constructiva, y aparecer como un partido sensato y razonable”, explica a El Confidencial una persona cercana al líder socialista. Y subraya que “la gente percibe que Illa no es Arrimadas y que hará una oposición seria". "Además, en las encuestas vamos hacia arriba”, zanja.

Ante esa declaración de principios, el líder del PSC se prepara para no dar tregua a sus rivales. “Haremos una oposición dura, muy dura, pero constructiva. Estamos hartos de la inacción en el Govern y pensamos seguirlo muy de cerca. Nuestra contribución a la legislatura es proponer cosas. Y queremos que no solo el Govern sea el receptor de nuestras propuestas, sino que sea la propia ciudadanía. De hecho, el Govern nos ofrece a estas alturas poca credibilidad, y dará pocas oportunidades al país, porque sus socios ya están vigilándose las espaldas”, explica otra fuente del PSC a El Confidencial.

Salvador Illa, con fama de ser un trabajador incansable, realizará “un marcaje individualizado de los consejeros, complementado con la presentación de alternativas a sus iniciativas”, añaden las fuentes. Ese marcaje se traduce en un Govern en la sombra, tal y como ya publicó este diario. Se trata, en definitiva, de un Ejecutivo paralelo similar al que ya en su día había creado Pasqual Maragall, que a pesar de haber ganado las elecciones tuvo que conformarse con quedarse de líder de la oposición. Eso le permitió hacer un seguimiento detallado de toda la acción de gobierno que realizó el último Ejecutivo de Jordi Pujol. “En política, está todo inventado, pero esta es una buena iniciativa en estos momentos”, subrayan las fuentes.

ERC y Junts acuerdan un Gobierno con siete 'conselleries' para cada uno

Dinamización de la agenda

Otra de las fuentes consultadas señala que, “con Pasqual Maragall, se hizo un seguimiento del Govern estableciendo un 'conseller' en la sombra y un secretario general en la sombra. Ya veremos si reproducimos ahora ese esquema”. Esta fuente subraya que del seguimiento se encargarán los diputados más veteranos y que el PSC ha tenido que esperar a conformar ese equipo “a la espera de ver cómo quedaba estructurado el nuevo Govern”. Tras conocerse su composición este lunes, Salvador Illa convocó para primera hora de este martes a su grupo parlamentario a una reunión presencial con el fin de establecer la estrategia política para los próximos meses.

Paralelamente, Salvador Illa incrementará su agenda en dos direcciones: mantendrá multitud de reuniones con entidades, empresas y asociaciones (en estos meses, uno de los pesos fundamentales ha sido con empresas y colectivos vinculados a hospitales, por ejemplo), para pulsar las necesidades de los sectores sociales y empresariales de Cataluña. Por otro, incrementará también su presencia en el territorio, con especial atención a las localidades del área metropolitana de Barcelona, es decir, el ‘cinturón rojo’ de la capital catalana. Este territorio es crucial para el peso político del socialismo catalán.

Foto: Pere Aragonès, junto a Jordi Sànchez. (Reuters)

El objetivo del seguimiento detallado al Govern y de la dinamización de la agenda es “acreditar que hay una alternativa viable al Govern. Esta alternativa solo pasa por Salvador Illa, que ya intentó hacerla realidad mediante un pacto con los comunes. Pero ahora, que estamos a punto de ver el nacimiento de otro Govern fallido, será más necesaria que nunca”. Los socialistas acusan al nuevo Ejecutivo de más de lo mismo. “Se ha demostrado que la cosa no da más de sí. Los independentistas juegan con las palabras para que parezca que pasa algo, pero en realidad no dicen nada nuevo. En Cataluña, en estos momentos, no hay nada nuevo, sino más de lo mismo”.

Un diputado del PSC explica que “este Govern nace tocado. Lo normal, cuando se anuncia un pacto, es poner sobre la mesa un paquete programático, pero lo único que se ha puesto ahora sobre la mesa es el reparto de 'conselleries'. Resulta que eso es lo que desencalló la situación. Nos tememos que dentro de poco van a estar de nuevo a la greña”. Otro cargo socialista indica que el pacto, en realidad ya pergeñado hace varios días, comienza con mal pie porque “era la única manera de sobrevivir para el independentismo. Pero ya veremos cuánto tiempo aguantan juntos”.

Ábalos lamenta que se insista en Cataluña en un Govern independentista

Un miembro del aparato del partido, por otro lado, señala que las negociaciones que pueda tener ERC con el Gobierno español no tendrán repercusión en la oposición que el PSC pueda hacer en Cataluña. “Al revés —indica una de las fuentes consultadas—. ERC siempre ha dicho que las negociaciones son entre el Govern y el PSOE, por lo que no afectan para nada al PSC. Eso nos lo pone más fácil y nos deja al margen de esas conversaciones”.

En definitiva, el próximo Govern tiene enfrente a un político nada estruendoso, pero correoso, duro y contundente, dispuesto a no dejar pasar ni una. Es un hombre acostumbrado a tejer las entretelas de la política y que sabe dónde pinchar para hacer daño. Salvador Illa no quiere que su ‘efecto’ se diluya y a partir de este martes pondrá todo su equipo en marcha con un solo objetivo: “Su intención es ser presidente de la Generalitat y no cejará en el intento. Durante los próximos años, todo el PSC trabajará unánimemente para ello”. No habrá paz, pues, para los ‘indepes’.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salvador Illa Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSC
El redactor recomienda