'¿Estás okupando? Ven y participa'. Así es un cursillo de okupación en Barcelona
  1. España
  2. Cataluña
LO ACOGE UN CENTRO MUNICIPAL

'¿Estás okupando? Ven y participa'. Así es un cursillo de okupación en Barcelona

En uno de los barrios más concurridos de la capital catalana, se imparten una serie de charlas sobre okupación. El escenario son unas instalaciones municipales

placeholder Foto: Manifestación del colectivo okupa en el centro de Barcelona. (EFE)
Manifestación del colectivo okupa en el centro de Barcelona. (EFE)

Unos carteles sobre la okupación de viviendas en Barcelona han sembrado la polémica. El Sindicat d’Habitatge del Poblenou, uno de los barrios más grandes y poblados de la capital catalana, llamó este lunes a participar en unos cursillos sobre la okupación de casas bajo el lema ‘¿Estás ‘okupando’? Ven y participa’. Las charlas se realizan, dice el cartel, en asamblea abierta los martes a las 18:30 en el centro La Flor de Maig, uno de los locales históricos alternativos de Barcelona.

De hecho, La Flor de Maig es un edificio histórico en el que están organizaciones como Greenpeace, Ens Plantem, La Filadora, Arran (organización juvenil de la CUP), Llavors, Els Fumats, Cooperativa La Unió, Xarxa s’Aliments, Estèvia, Ecología del Movimiento o AfroYin, una asociación de autoconocimiento y transformación personal, pero quien manda es el Ayuntamiento de Barcelona. En 2012 cerró sus puertas, y en 2015 el consistorio lo cedió a asociaciones del barrio. En 2016, los bomberos aconsejaron su desalojo por riesgo de hundimiento y el ayuntamiento de Ada Colau gastó 930.741 euros en acondicionarlo. En 2018, volvió a estar plenamente operativo. Según el ayuntamiento, este es propietario solo de la entrada y el primer piso, el lugar donde “se desarrollan las actividades del Ateneo La Flor de Maig”. La remodelación, sin embargo, fue en todo el edificio: fachadas, vestíbulo, salón de actos, sala polivalente, salas de danza y teatro, biblioteca, secretaría, almacén y pasillos.

Foto: Joaquín Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña.(Reuters)

Desde algunos sectores contrarios a Colau, la reacción ha sido inmediata, máxime teniendo en cuenta que la alcaldesa fue una de las fundadoras de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y que en muchas ocasiones mostró su complicidad con plataformas antisistema y antidesahucios.

"En la calle Independencia (entre Padre Claret e Industria), tres pisos okupados en lo que va de año. Han ido directos al piso al que querían entrar... ¿Quién les pasa la lista de pisos embargados? Vergüenza de leyes y de ciudad", clamaba un internauta. Enrique Vendrell, abogado y presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona y Lleida, dejaba caer: "¡Qué vergüenza! Nueva incitación a delinquir, que también es delito. Lo hemos denunciado y la Fiscalía lo está mirando".

placeholder

Conexiones políticas

Entre acusaciones más o menos veladas a la alcaldesa, otros internautas denuncian la “impunidad total” tanto para la okupación como para su fomento. “No entiendo que sigamos mirando hacia otro lado mientas que algunos políticos y estos sindicatos fomentan esta delincuencia bajo el falso paraguas de la vulnerabilidad”, se quejaba una ciudadana. Mientras otro le respondía: “Y muy subvencionados y apoyados por las instituciones donde gobiernan estos extremistas”, para añadir más tarde: “Una mafia y, lo peor, apoyados desde ciertos partidos e instituciones”.

Otro ciudadano lamentaba que “en Barcelona, para asegurarte un buen futuro, es mejor aprender a okupar que una profesión”. Y Joan terciaba: “Repartir miseria, como siempre, validando la okupación y que pague el ciudadano, mientras ellos se embolsan los impuestos en lugar de bajarlos y crear empleo y riqueza”.

La situación está caliente en la capital catalana. “Comienza la sangría de desahucios de este mes de mayo. Que les quede claro que si quieren convertir Barcelona en zona de guerra, nos encontrarán a por todas”, advertía este lunes el Sindicat del Poblenou. Para los próximos días, están previstos cuatro desalojos. Este 1 de mayo, se creó La Fuga, un grupo anarquista que quiere ser la punta de lanza de las reivindicaciones alternativas en el barrio del Poblenou con la intención de canalizar las protestas de la calle ante los desalojos. “Desde una perspectiva anárquica y en sinergia con el resto de actores del barrio, queremos participar de la construcción de un tejido de barrio fuerte y cohesionado, combativo y autónomo”, dice un comunicado de presentación de este grupo, que acaba señalando: “Seamos todos okupas. Démonos prisa. Hay infinitas casas por okupar. Hay infinitos mundos por abrir”. Es esta una reivindicación de la legendaria okupación del cine Princesa en la década de los noventa.

Fuera las industrias punteras

La semana pasada, también se creó El Nus, una plataforma donde convergen el Sindicat, la Red de Alimentos del Poblenou, el Hort Hortaleza, el colectivo La Filadora del Poblenou y el Observatorio de los Barrios del Poblenou con el objetivo de “unir fuerzas y canalizar a través de una entidad las diferentes reivindicaciones que hace tiempo exigimos”. Uno de sus objetivos es acabar con el 22@, el distrito tecnológico de Barcelona, enclavado en pleno corazón del barrio y que quiere ser el polo de atracción de empresas punteras tecnológicamente. Los movimientos alternativos no quieren ese tipo de industria en su territorio, sino que claman por “la transformación del modelo actual del 22@ para conseguir un barrio para todos, reivindicar mejores condiciones laborales, tener un barrio con una perspectiva feminista o defender los servicios públicos, entre otros temas”.

Foto: Manifestantes okupas en Barcelona. (EFE)

Pero estas organizaciones no son las únicas proclives a okupar. La organización Arran, los jóvenes de la CUP, han editado una cuidadosa guía titulada 'Nuevo libreto de okupación', en el que, a lo largo de 100 páginas, detallan todos los pasos a dar para ocupar viviendas ilegalmente. Este documento actualiza otro similar de 50 páginas que era el que antes utilizaba esta organización.

Otro manual de 26 páginas es también uno de los libros de cabecera de los grupos antisistema. Algunas plataformas han adaptado manuales que ya se utilizaban en Madrid. Uno de ellos comienza con toda una declaración de intenciones: “Este manual pretende acercar la okupación a toda persona interesada en salir del mercado inmobiliario y disfrutar de un espacio digno sin pagar ni un duro a quienes tratan de robarnos la vida cada día”. Un tercer manual, más condensado (tiene solo 26 páginas) es otro de los ‘bestsellers’ de los antisistema: en esas páginas, confeccionadas a finales de 2014 (aunque está plenamente vigente) se condensa toda una filosofía y estrategias para la okupación, con reseñas técnicas sobre los utensilios a utilizar y un tratado jurídico sobre los derechos del okupa.

CUP Ada Colau Antisistema Cataluña
El redactor recomienda