violencia callejera en cataluña

Así es Arran, las juventudes antisistema que han tomado las calles de Barcelona

Es la mayor organización juvenil independentista catalana. Han asaltado un bus turístico, pinchado bicicletas, tomado la sede del PP y encadenado a la Bolsa. Prometen más acciones

Foto: Imagen compartida por Arran en su perfil de Twitter de la protesta contra el G20 en Hamburgo. (Arran)
Imagen compartida por Arran en su perfil de Twitter de la protesta contra el G20 en Hamburgo. (Arran)

Los miembros de Arran dicen que no entienden tanto revuelo, que lo de lanzarse encapuchados y cuchillo en mano a vandalizar un autobús turístico, ocupar la sede del Partido Popular en Barcelona o pinchar ruedas de bicicleta "no es violencia sino autodefensa". "Y haremos todas las acciones que consideremos necesarias para lograr nuestros objetivos", advierten. Se definen como "la organización juvenil independentista más grande y fuerte de los Países Catalanes" y son, desde ya, el elemento disruptor de la campaña del referendum en Cataluña. Violencia callejera garantizada desde hoy hasta el 1 de octubre por una república "libre, socialista y feminista".

"Nuestra práctica política pasa por hacer acciones de visualización como esta", indica un portavoz de Arran, que prefiere ocultar su identidad, en relación al asalto de un bus turístico cerca del Camp Nou el jueves pasado. La organización esperó hasta el domingo para colgar un vídeo en redes sociales reivindicando la autoría (ver más arriba). Cuatro encapuchados detienen el vehículo, amedrentan a los ocupantes, pinchan una de las ruedas y pintan con espray rojo en los cristales la frase "El turismo mata los barrios".

"Estamos muy satisfechos con la repercusión que hemos logrado y eso nos empuja a llevar a cabo más acciones próximamente", valora el portavoz. La última, este lunes, tuvo como objetivo las bicicletas de alquiler del centro de Barcelona. ¿Por qué? "Porque están gestionadas por una empresa privada que se lucra ocupando ilegalmente el espacio público, por eso atacamos".

Arran cuenta con unos 500 militantes repartidos en 54 asambleas en Cataluña, Baleares y Comunidad Valencia. El rango de edad oscila entre la adolescencia y los 25 años. La organización no es nueva, nació en julio de 2012 como aglutinador de todas las entidades juveniles independentistas catalanas. En estos cinco años, explica el portavoz, "no ha habido apenas actividad en las calles porque necesitábamos resituarnos", pero ahora "la organización ya es más madura" y existen unos "órganos de decisión" claros que planifican y aprueban todas las acciones.

Desde 2012, Arran apenas había ejercido violencia callejera, pero adelanta que "la organización ya es más madura" y no parará de provocar altercados

Arran adelanta que no piensa parar de provocar altercados como mínimo hasta la celebración del referendum, como "toque de atención" a la clase política. De ahí este 2017 tan repleto de actos vandálicos de distinta intensidad. Bengalas frente a unos yates en el puerto deportivo de Palma de Mallorca, ocupación de un piso de Airbnb en Valencia, corte de la autopista AP-7 en Tarragona contra los feminicidios o escraches en oficinas de trabajo temporal para protestar por las condiciones laborales de los jóvenes.

La organización tiene 10 ejes ideológicos y toda su actividad gira en torno a ellos. Destacan la independencia de los Países Catalanes, la construcción del socialismo, la lucha feminista (Arran se refiere a sí mismo siempre en femenino) o el anticapitalismo, en el que se engloba la actual campaña anti turismo.

Así es Arran, las juventudes antisistema que han tomado las calles de Barcelona

Su presentación en sociedad tuvo lugar el pasado 27 de marzo y consistió en ocupar la sede del Partido Popular de Barcelona. Medio centenar de jóvenes irrumpieron en el local, pegaron carteles y pegatinas con el lema ‘La organización es la llave de la victoria’ y se atrincheraron al grito de "la autodeterminación no se negocia" hasta que aparecieron los Mossos d’Esquadra. La diputada de la CUP Anna Gabriel y el ex parlamentario David Fernández apoyaron el acto 'in situ'. A inicios de julio la policía detuvo a tres participantes y los puso en libertad en menos de 24 horas. En junio, un grupo de 15 jóvenes se encadenó frente a la Bolsa de Barcelona con cánticos contra el capitalismo.

Unos 50 miembros de Arran ocuparon la sede del Partido Popular en Barcelona en marzo. (Arran)
Unos 50 miembros de Arran ocuparon la sede del Partido Popular en Barcelona en marzo. (Arran)

Inspirados en la 'kale borroka'

Las capuchas, los cuchillos, las pintadas y la organización en pequeños comandos callejeros ha alarmado a la sociedad catalana, que ve cómo se multiplican en las calles episodios que recuerdan a la 'kale borroka' del País Vasco. Arran no reniega del símil. Afirma sin titubear que la 'kale borroka' "es un movimiento inspirador, igual que nos inspiran todos los movimientos transformadores del mundo", y que en cualquier caso el debate sobre la violencia callejera está "sesgado" por el poder. "La auténtica violencia es este modelo de turismo masivo que expulsa a la gente de los barrios, son los contratos basura que padece la clase trabajadora día a día. La violencia es este sistema económico, no lo que hacemos nosotros".

"La 'kale borroka' es un movimiento inspirador, igual que nos inspiran todos los movimientos transformadores del mundo", afirma Arran

Puesto que la 'kale borroka' "inspira" a los dirigentes de Arran, la opción de emplear la violencia física o el uso de artefactos explosivos también entra en la ecuación. "Actuaremos según requiera cada contexto. No vamos a especular sobre nuestros límites, pero insisto en que haremos lo que consideremos necesario en cada caso", apunta el portavoz.

El temor de que esto se vaya de las manos ha puesto en alerta al ayuntamiento de Barcelona, que lo último que quiere es que se desate un ‘efecto pánico’ entre el turismo internacional. Los grandes diarios británicos como The Guardian y The Times se han hecho eco del incidente del autobús y de cómo los turistas creyeron que estaban siendo víctimas de un ataque terrorista. El alcalde en funciones, Jaume Collboni (PSC), señaló ayer que "tanto los Mossos d’Esquadra, la Guardia Urbana y el Ayuntamiento van a estar muy encima de estas acciones" y que Arran "se va a enfrentar a la justicia" en caso de cometer nuevos delitos.

Un grupo de militantes de Arran detienen el tráfico en la AP-7. (Arran)
Un grupo de militantes de Arran detienen el tráfico en la AP-7. (Arran)

"El ayuntamiento puede denunciar todo lo que quiera, pero que no espere que paguemos ningún desperfecto. Hemos recibido muchísimo apoyo ciudadano, la clase trabajadora está esperanzada. La calle está movilizada y la gente no va a dejar pasar ni una más. Vamos a hacer todo lo posible, desde el ámbito social, para vertebrar un movimiento revolucionario en los Países Catalanes", responde el portavoz de la entidad juvenil.

Jaleados por la CUP

Lo cierto es que, salvo la CUP, todos los partidos políticos han criticado duramente las últimas acciones de Arran. Incluidos los que forman parte del ‘procés’. El consejero de Empresa de la Generalitat, Santi Vila (PDeCAT), ha exigido "tolerancia cero contra la turismofobia" y los empresarios del sector han reclamado máxima dureza a la alcaldesa Ada Colau.

En el caso de la CUP, sin embargo, el partido no solo no critica el vandalismo sino que lo reduce a "acciones simbólicas". A fin de cuentas, Arran es el brazo juvenil y agitador de la CUP. Porque si bien CUP y Arran insisten en que son dos organizaciones independientes, lo cual es técnicamente cierto, ambas proceden del mismo embrión (la llamada Esquerra independentista catalana) y comparten un 100% de afinidad política. Arran no es otra cosa que las juventudes de la CUP. Solo que, a diferencia de otros partidos, ellas van por libre.

"Siempre nos pedís a nosotros que renunciemos a la violencia, cuando la violencia también la provoca el Gobierno", se quejan desde la CUP

Mireia Boya, portavoz parlamentaria del partido anticapitalista, lo dejó muy claro ayer en la emisora Rac1: "Siempre nos pedís a nosotros que renunciemos a la violencia, cuando la violencia también la provoca el Gobierno. (…) Que renunciemos a nuestras luchas sociales cuando el modelo es de violencia pura y dura contra las personas que malviven, y nunca se le pide al Gobierno que renuncie a esas políticas económicas que son las que provocan la violencia social". A lo que Collboni, alcalde en funciones, respondió: "No condenar la violencia es una línea roja que nunca hay que cruzar en democracia".

Cartel de Arran en el que reclama una independencia 'rebelde y desobediente'. (Arran)
Cartel de Arran en el que reclama una independencia 'rebelde y desobediente'. (Arran)

"No hacemos esto por gusto, sino por necesidad", concluyen desde Arran. "La situación se ha vuelto insostenible y hay que actuar ya. Que esto vaya a afectar a la imagen de la CUP no es algo que nos planteemos, pero además creo que no es así. La clase trabajadora nos tenemos que defender de la opresión en la que vivimos. La policía agrede a la gente por ejercer sus derechos y nosotros hasta el momento no hemos agredido a nadie. Nos intentan desligitimar usando distinta vara de medir, pero ya sabemos cómo funciona el poder. Nos intentarán detener y llevar a juicio en su estrategia de represión, lo sabemos. Pero eso no nos amedrenta para continuar nuestra lucha".

La organización juvenil no da una sola pista sobre su próximo acto de violencia callejera, ya que es algo que debe debatir su órgano directivo, pero adelanta que "no tardará" mucho en llegar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
91 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios