JxCAT empieza a asumir que tendrá que investir 'president' a Aragonès esta semana
  1. España
  2. Cataluña
Conferencia de Jordi Sànchez

JxCAT empieza a asumir que tendrá que investir 'president' a Aragonès esta semana

El candidato reconoce que se ha comprometido a someterse a una moción de confianza dentro de dos años, con lo que el líder de ERC asume que la legislatura puede ser corta

placeholder Foto: El candidato a la presidencia de la Generalitat por ERC Pere Aragonès. (EFE)
El candidato a la presidencia de la Generalitat por ERC Pere Aragonès. (EFE)

JxCAT empieza a asumir que tendrá que investir a Pere Aragonès president esta semana. O lo hará el viernes en el pleno de investidura o será el domingo en segunda vuelta. Pero todo apunta a que la conferencia política que ha anunciado Jordi Sànchez para esta semana va en este sentido. Preparar a sus votantes para asumir que se está negociando, que va a haber concesiones y que Pere Aragonès será presidente de la Generalitat. Se prevé que la presidenta del Parlament Laura Borràs, tras la ronda de contactos que tendrá lugar hoy con los grupos parlamentarios, proponga que Pere Aragonès se someta a un debate de investidura el próximo viernes 26 de marzo.

La presión a JxCAT se hace mayor tras el acuerdo el pasado domingo entre ERC y la CUP. Si las bases de los anticapitalistas respaldan el acuerdo, algo que está por ver y que no se sabrá hasta el próximo jueves, el día antes de la investidura.

Junts deja en el aire su apoyo a Aragonés y reitera que no sabe nada del preacuerdo ERC-CUP.

JxCAT queda debilitada por la necesidad de llegar a un pacto cuando su objetivo era alargar las conversaciones durante dos meses más, hasta el 26 de mayo. Pero también ERC. En una artículo en el 'Ara', Pere Aragonès reconoce que se ha comprometido a someterse a una moción de confianza dentro de dos años, con lo que el líder de ERC asume que la legislatura puede ser corta. En esa moción de confianza se revisaría el Programa de Legislatura y su cumplimiento.

Fuentes de JxCAT auguran dificultades para pactar la hoja de ruta, ya que los de Carles Puigdemont quieren poner una fecha para dar por cancelado los intentos de diálogo con el Gobierno español. También quieren definir cuál será la estrategia de ruptura, muy vaga en el acuerdo con la CUP donde se define esta como “preferentemente en forma de referéndum”.

Foto: El diputado de la CUP, Vidal Aragonés, interviene tras la comparecencia del 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, el pasado 3. (EFE)

La batalla de fondo es el control de la Conselleria de Economía y la comisión para los fondos europeos, lo que se denomina, Comisionado Next Generation y que se quiere encargar a Miquel Puig, un exconvergente que ahora milita en ERC. Este es el verdadero debate de fondo, pero se ponen de excusa cuestiones como el papel del Consell per la República, un tema que preocupa mucho a Carles Puigdemont, pero que en el fondo es marginal.

Las fuentes de JxCAT se muestran divididas. Unas se pronuncian sobre la inevitabilidad de un acuerdo a última hora. Otras por la imposibilidad de un pacto con solo tres días de margen.

Investidura fallida

Estas últimas fuentes abogan por que el viernes se celebre una investidura fallida de Pere Aragonès. Las declaraciones de Laura Borràs irían en ese sentido. Aragonès se presentaría y así se pondría en marcha el reloj de los dos meses pese a no contar con todos los respaldos necesarios.

JxCAT tiene más incentivos para acelerar la investidura de Aragonès que para frenarla

Y en esos dos meses se podría cerrar el acuerdo definitivo, según pretendían desde JxCAT hasta este domingo. Por la tarde JxCAT y ERC volvieron a reunirse sin que se produjesen avances significativos, según han explicado fuentes de ambas formaciones.

Illa, al acecho

El problema de esta estrategia es que Laura Borràs tendría que estar dos meses negándole a Salvador Illa lo mismo que con anterioridad le habría concedido a Pere Aragonès con apoyos similares. Así que cerrar el paso a Illa es un incentivo para que al final JxCAT se ponga las pilas y se firme el acuerdo para investir a Aragonès el viernes, eso siempre que las asambleas de la CUP den su visto bueno.

El fondo de la cuestión es explicarle al votante independentista que la legislatura no servirá para acercar a Cataluña a la independencia, al contrario de lo que se afirmó en campaña electoral.

La portavoz del PSC en el Parlament, Alicia Romero, ha sostenido este martes que la CUP es un partido muy desestabilizador, por lo que "atarse a la CUP es muy inestable y muy incierto", ha dicho tras el preacuerdo que han alcanzado ERC y los 'cupaires'. Sobre el candidato socialista a la Presidencia, Salvador Illa, ha explicado que por ahora mantienen su candidatura porque no hay un acuerdo cerrado aún para investir al republicano Pere Aragonès, pero ha avanzado que, si Aragonès reúne los apoyos suficientes, "evidentemente" no mantendrán la de Illa, porque no tendría sentido, según ella.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Independencia de Cataluña Carles Puigdemont Salvador Illa CUP Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda