ERC y la CUP cierran un preacuerdo para intentar investir a Aragonès el próximo viernes
  1. España
  2. Cataluña
pactan un futuro referéndum

ERC y la CUP cierran un preacuerdo para intentar investir a Aragonès el próximo viernes

Fuentes soberanistas aseguran que este preacuerdo obliga a JxCAT a sumarse, pese a las reticencias del aparato de la formación, que pretendía retrasar dos meses las negociaciones

placeholder Foto: Pere Aragonès. (EFE)
Pere Aragonès. (EFE)

ERC y la CUP han cerrado un preacuerdo para investir a Pere Aragonès, preferentemente este viernes 26 de marzo. El preacuerdo recoge la pretensión de la CUP de un referéndum en 2025, es decir, al final de la legislatura, que se define como “opción preferente”. Pero no descarta otros escenarios, que no se definen. Se refieren a dicho acto como “embate democrático”. Sin embargo, el preacuerdo está pendiente de que lo aprueben las asambleas de la CUP, que tendrán lugar el miércoles y cuyos resultados serán públicos el jueves, sólo 24 horas antes de que acabe el plazo para celebrar el pleno de investidura. Así que todo sigue en el aire.

Fuentes soberanistas aseguran que este preacuerdo obliga a JxCAT a sumarse, pese a las reticencias de Jordi Sànchez y del aparato de la formación, que pretendía retrasar dos meses las negociaciones. JxCAT quiere la cartera de Economía, que el Consell per la República tenga una relación formal y legal con la Generalitat y que la política exterior de la administración catalana se coordine desde Waterloo. Pero, al colocar la posibilidad de un referéndum, se abre la puerta a la autodeterminación, como quería el “juntaires”. Y eso es un argumento de peso.

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián (i), conversa con la portavoz socialista, Adriana Lastra. (EFE)

En términos sociales, la CUP arranca que en Salud se reforzará la atención primaria, que se paralizarán los desahucios y que los Mossos no utilizarán munición de foam como armamento antidisturbios hasta que se aprueben nuevos protocolos policiales. Pero, en esencia, se garantiza la gran preocupación de JxCAT en las negociaciones: el derecho a la autodeterminación. Se mantiene la apuesta por el diálogo de ERC, pero la votación de un nuevo referéndum se coloca como expectativa a la vuelta de la esquina.

Además, el preacuerdo sirve para cerrar el paso a Salvador Illa y su pretensión de celebrar él mismo el debate de investidura el próximo viernes. ERC y la CUP suman 32+9 diputados, mientras que la alternativa PSC+Comunes suponen la adición de 33+8 escaños, cinco menos. Estas cifras son justas pero suficientes para que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, vete al PSC su derecho a demostrar que fue el partido más votado.

Con esta maniobra, ahora toda la presión es para JxCAT. Aragonès incluso podría tener él la tentación de protagonizar el debate de investidura fallido para dejar en evidencia la posición de los de Carles Puigdemont.

Presión a Lledoners

Pero la presión para sumarse al acuerdo de gobierno es para Jordi Sànchez en Lledoners. Es el secretario general del partido quien ha marcado la estrategia negociadora y es él también quien apostaba por alargar dos meses las conversaciones. En cambio, Pere Aragonès está utilizando a la CUP para forzar ser investido antes de Semana Santa, presumiblemente este domingo.

placeholder Jordi Sánchez. (EFE)
Jordi Sánchez. (EFE)

El problema sería si Endavant acaba forzando en las asambleas de la CUP una negativa. La candidata Dolors Sabater siempre ha sido partidaria de un acuerdo, pero el ala dura de la CUP no. Endavant siempre ha apoyado, por ejemplo, forzar una segunda vuelta para investir a Aragonès y que este tenga que ser votado 'president' por mayoría simple. Aragonès se la juega y podría ver que la CUP le deja tirado un día antes del pleno para formar gobierno.

Arrastrando los pies

ERC espera que JxCAT ceda. JxCAT estaba pidiendo en la mesa de negociación con ERC una fecha para que se certificase el fracaso de la vía del diálogo. Con este primer acuerdo será en 2025. Ante este cambio, JxCAT se queda sin argumentos y lo que iba a ser una pinza de JxCAT y la CUP contra ERC se ha vuelto al revés: una pinza de ERC y la CUP contra JxCAT. La CUP, por ejemplo, ya apoyó la semana pasada la pretensión de Aragonès de mantener la Conselleria de Economía.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) CUP Referéndum
El redactor recomienda