La Guardia Urbana de Badalona: casa de los horrores que ha infectado al 30% de agentes
  1. España
  2. Cataluña
más de 70 agentes de baja

La Guardia Urbana de Badalona: casa de los horrores que ha infectado al 30% de agentes

La desastrosa situación de la plantilla ha provocado, según el sindicato FSP-Fepol, que Albiol haya tenido que "pedir a los Mossos que asuman las funciones de la Policía Municipal"

placeholder Foto: El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol. (EFE)
El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol. (EFE)

El covid-19 se ceba de lleno en la Guardia Urbana de Badalona, la cuarta ciudad de Cataluña (la tercera hasta el último censo, en que perdió su plaza por un millar de habitantes), hasta el punto de que ya hay más de 70 agentes de baja, ya sea por infección o en cuarentena preventiva. El sindicato FSP-Fepol contrató a un arquitecto técnico colegiado que hizo un informe que pone los pelos de punta. El corazón de la seguridad ciudadana de Badalona se asemeja más a una mansión de los horrores que a una comisaría de policía.

La desastrosa situación de la plantilla ha provocado, según el sindicato FSP-Fepol, que el alcalde, el popular Xavier García Albiol, haya tenido que “pedir a los Mossos d’Esquadra que asuman las funciones de la Policía Municipal”. Según este sindicato, están de baja 70 agentes (cuatro de ellos, hospitalizados) de un total de 251, lo que significa que más del 28% de la plantilla no trabaja. El número de bajas por covid es de 21, mientras que otros 29 están en cuarentena y 20 tienen la baja por motivos generales. “El cuerpo está padeciendo un desorbitado número de contagios de covid-19, claramente atribuibles a las indignas condiciones de nuestro centro de trabajo. Hemos informado directamente durante los últimos meses al señor alcalde, Xavier García Albiol (…), sin que se haya tomado ningún tipo de medida de protección mínima, tal como establece la normativa”.

Foto: El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol. (EFE)

No es de extrañar la situación, atendiendo a las deficiencias encontradas por el arquitecto técnico, que adjunta expresivas fotografías que confirman el deficiente estado de las instalaciones. El informe asegura, para empezar, que no se cumplen las condiciones de temperatura, humedades y renovaciones de aire, ya que faltan equipos para garantizar condiciones salubres. También hay exceso de personas en los espacios. “Es preciso planificar una oficina o lugar de trabajo con la superficie y volumen que establece la normativa vigente. Es preciso recordar que la actual pandemia requiere medidas de distancias (1,5 a dos metros) entre trabajadores”.

Otra de las deficiencias es la falta de higiene en los conductos de aire acondicionado, ya que se han detectado hongos de color oscuro en las rejas de salida de los aparatos. “Esta presencia es debida a la falta de mantenimiento de la instalación, filtros sucios, conductos sin limpiar… Es preciso recordar que esta falta de limpieza puede hacer aflorar microorganismos como es el caso del SARS-CoV-2, legionela u otros”.

Foto: 'Mossos', durante un operativo. (EFE)

En la sala de mando, vestuarios y algunos despachos faltan elementos como pantallas separadoras de trabajadores, ventilación, falta de gel hidroalcohólico y mascarillas, servicio de limpieza tras cada turno laboral o la evidencia de que no existen grupos estables de trabajo que hagan coincidir siempre a los mismos trabajadores para minimizar el riesgo de contagio.

Riesgo de electrocución

El informe es concluyente al afirmar que "actualmente la plantilla de trabajadores y trabajadoras de la Guardia Urbana de Badalona está padeciendo un alto número de contagios de covid 19, hecho que puede ser claramente atribuible o agravado por las nefastas condiciones del centro de trabajo por incumplimiento de las medidas que establece la normativa actual". "Estos incumplimientos han sido puestos en conocimiento de los responsables políticos del centro de trabajo [Xavier García Albiol, alcalde de Badalona] sin que se haya tomado ninguna medida de protección mínima, tal como establece la normativa".

En un informe del pasado mes de septiembre también se recogían otras anomalías, como la existencia de cables colgando y la falta de protección en los cuadros de conexiones de telefonía, con riesgo de electrocución, así como la existencia de bancos rotos en los vestuarios y de sillones con la tapicería rota y la espuma asomando ostentosamente. Destacaba, asimismo, que las cámaras de vigilancia exteriores del edificio no graban y que el equipo Rescat (de prevención y protección antiterrorista) tiene la sala del equipo de comunicaciones sin refrigerar y con mucho polvo, con el peligro de que el propio equipo colapse.

Estos incumplimientos han sido puestos en conocimiento de los responsables sin que se haya tomado ninguna medida

Por este motivo, el sindicato SFP-Fepol interpuso este lunes una denuncia ante Inspección de Trabajo. “Ante el aumento de contagios de SARS-CoV-2 (…), les pedimos que en cumplimiento de las diferentes normativas en vigor, proceda a hacer una inspección muy urgente y se tomen las medidas oportunas con la máxima celeridad para evitar al máximo el riesgo de contagios”, dice el informe presentado ante la Inspección.

La central sindical adjunta los dos informes que ha realizado sobre el incumplimiento de las medidas de protección, otra denuncia realizada el 15 de septiembre, así como varios documentos más sobre las reiteradas peticiones que se han hecho al consistorio y a su alcalde para que ponga remedio a la situación.

Foto: Álex Pastor. (EFE)

El caso de Badalona es paradigmático: García Albiol es alcalde desde el mes de abril, tras la dimisión del anterior alcalde, el socialista Àlex Pastor. Curiosamente, durante la primera etapa de la pandemia la plantilla solo tuvo tres casos de covid. Pero con la gestión del nuevo equipo de gobierno, los casos se dispararon a partir del mes de agosto. La falta de medidas de protección ya provocó una primera denuncia ante Inspección el pasado 15 de septiembre, que ahora ha sido ampliada.

La oposición ha pedido un pleno extraordinario para censurar la gestión del alcalde y pedir la dimisión de la concejal de seguridad, Irene González, que acusó a los sindicalistas de mentir y de falsear los datos. “Las recientes declaraciones de la concejala de Seguridad, Irene González, constituyen un claro intento de eludir las consecuencias ocasionadas por su incompetencia manifiesta en la gestión de esta crisis sanitaria falseando conscientemente datos objetivos y públicos. También es indignante que manifieste públicamente que, a día de hoy, todavía se están mirando presupuestos para desinfectar las instalaciones de la Guardia Urbana”.

La concejala esquiva toda responsabilidad y acusa a los agentes de "la relajación de medidas sanitarias"

La concejala esquiva toda responsabilidad y acusa a los agentes de “la relajación de medidas sanitarias”. Sin embargo, desde la Guardia Urbana le replican que no existe “ningún tipo de protocolo de medidas preventivas del covid-19 en la Guardia Urbana de Badalona”, a pesar de que todos los sindicatos lo han reclamado. Afirman también que se ha pedido por escrito en varias ocasiones a Alberto Villagrasa, exdiputado y coordinador del servicio, que se tomen medidas específicas, pero no se ha tomado ninguna.

Además, el propio Villagrasa llegó a decir que existía un protocolo preventivo de la Guardia Urbana, lo que es desmentido por todos los representantes de los trabajadores. Un correo electrónico de Villagrasa al que ha tenido acceso El Confidencial, enviado el pasado 28 de octubre, es concluyente: ese protocolo se estaba confeccionando todavía en esa fecha y no había, por tanto, ningún documento al respecto. Ante ello, SFP-Fepol afirma que “hacemos responsable de esta lamentable situación a los responsables políticos del cuerpo y lo consideramos un hecho gravísimo que se podría haber evitado”.

Badalona Mossos d'Esquadra Xavier García Albiol
El redactor recomienda