Vendrell utilizó a la fugada Marta Rovira para presionar a consejeros de la Generalitat
  1. España
  2. Cataluña
PRESUNTA CORRUPCIÓN EN LA POLÍTICA CATALANA

Vendrell utilizó a la fugada Marta Rovira para presionar a consejeros de la Generalitat

Una de las escuelas que Vendrell quería poner en marcha ya funciona en Sant Joan Despí. La otra pensaba abrirla en los terrenos recalificados mediante un pelotazo urbanístico en Cabrera de Mar

Foto: Vendrell utilizó a la fugada Marta Rovira para presionar a consejeros de la Generalitat
Vendrell utilizó a la fugada Marta Rovira para presionar a consejeros de la Generalitat

Xavier Vendrell, es exsecretario de Organización de ERC detenido este miércoles en Barcelona, negoció tratos de favor de la Generalitat de Cataluña en la apertura de escuelas de educación especial que quería montar a través de la Fundación Pedagógica El Brot. Para ello, no dudó en requerir la ayuda de Marta Rovira, la secretaria general de ERC fugada a Suiza, para presionar a consejeros de la Generalitat y que éstos se plegasen a sus intereses.

Una de las escuelas que Vendrell quería poner en marcha ya funciona en la localidad de Sant Joan Despí. La otra pensaba abrirla en los terrenos recalificados mediante un pelotazo urbanístico en Cabrera de Mar, al norte de Barcelona.

La sede de la segunda escuela sería la finca Villa Bugatti, el complejo de restauración que lleva décadas funcionando ilegalmente a pesar de ser escenario de cenas políticas de alto nivel. Y, lo mismo que tiró de contactos políticos para recalificar los terrenos de Villa Bugatti y para que la Administración mirase hacia otro lado a la hora de aplicar las normas legales, con las escuelas ocurrió algo parecido. En esos terrenos de Cabrera de Mar pensaba ubicar una escuela especializada para menores con dislexia, TDA y TDH, que sería gestionada por la Fundació Pedagògica El Brot, que el propio Vendrell preside.

Vendrell utilizó al consejero de Educación, Josep Bargalló, también de ERC, así como a dos directores generales, para conseguir que, contrariamente a lo que dictan las normas, sus escuelas pudiesen tener más aulas que las de sus competidores y hasta cuatro alumnos más por clase.

Este tipo de escuelas pueden tener como máximo 8 aulas y 8 alumnos por aula. Pero Vendrell conocía a toda la estructura de Educación y consiguió que le autorizasen 10 aulas y 12 alumnos por aula. Según los indicios que han conseguido reunir los investigadores, el consejero, Josep Bargalló, estaba perfectamente al tanto de las irregularidades y los tratos de favor a su compañero de partido.

Foto: El juez de Tsunami investiga una licencia firmada por Industria en plena alarma

La Fundación como excusa

En Villa Bugatti, pues, esperaba repetir la operación para este curso: instalar una escuela de la fundación para extender su red. De hecho, en el pleno municipal que recalificó los terrenos celebrado el pasado 25 de febrero, el concejal de Urbanismo de Cabrera de Mar, Enric Mir, ponía como pantalla para dicha recalificación el hecho de que “se quiere permitir la ubicación de un nuevo centro de educación primaria y secundaria. Esta propuesta nos llegó al Ayuntamiento hace más de un año, en septiembre de 2018, y se trata de la Fundación Pedagógica El Brot. Su creación es del año 1972. Es un proyecto educativo que ya está consolidado en Sant Joan Despí y tiene en este momento más de 90 alumnos y una necesidad de crecer y ampliar su propuesta pedagógica”.

Foto: La detención de Madí dinamita la estrategia de Aguas de Valencia para crecer en Cataluña

Según el concejal, El Brot “ha valorado la adquisición de la finca de Villa Bugatti y poder desarrollar su modelo de enseñanza en nuestro municipio. Para hacer posible este proyecto en este espacio, es necesario hacer una modificación de cohesión urbanística de aquel sector y es esta modificación puntual del POUM la que llevamos a aprobación en este pleno”.

En realidad, la Fundación no adquiriría la finca, sino que sólo se instalaría en una de las edificaciones. Añadía, además, que en ese lugar se podrían instalar “una escuela internacional de cocina y hostelería y un espacio residencial, de hotel y residencia de estudiantes y alguna vivienda vinculada a las actividades”.

El interés de Vendrell por obtener todos los permisos residía no sólo en el hecho de poder abrir la escuela. En realidad, no sabía si tendría suficiente demanda de alumnos. Pero el visto bueno de los servicios territoriales de Educación era necesario para poder aspirar a subvenciones. Y éstas no eran pocas: la Fundación El Brot también se nutrió de fondos públicos y, en los últimos tres años, recibió, al menos, 201.000 euros de la Generalitat de Cataluña.

La oscura red de Educación

Las investigaciones realizadas bajo control del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, cuyo titular es Joaquín Aguirre, han desvelado, por otro lado, escandalosas actuaciones de los altos cargos republicanos. Porque no se quedó ahí la cosa: Vendrell llamó a Suiza a la fugada Marta Rovira para pedirle ayuda y que llamase ella al consejero Josep Bargalló (y a otros consejeros por diversos temas) con el fin de presionarle y desencallar tanto “lo de Villa Bugatti” como las “subvenciones de la escuela”.

Pero, por su cuenta, también había ‘regado’ una oscura red de intereses clientelares dentro de la consejería de Educación. Así, los indicios y las pruebas recopilados apuntan a que Vendrell contó, además de con la ayuda propio consejero, con la de la directora general de Centros Concertados y Privados, Pilar Contreras, y la del director general de Centros Públicos, Josep González.

La única que se opuso a las irregularidades fue la directora general de Curriculum y Personalización, Maite Aymerich, calificada por el propio Vendrell como “una mala puta, porque dijo que lo tienen que hacer bien, ya que son las normas”. Los otros dos directores generales, en cambio, garantizaron a Vendrell que tendría lo que quería: habrá dos aulas más y cuatro alumnos más por aula. Desde el departamento, Pilar Contreras le aseguró que “lo que hacemos es vista gorda y para adelante”.

En la consejería de Educación llegó a hacerse un ‘frente’ anti-Aymerich para doblegar a esta alto cargo. Y se convenció a los delegados territoriales para que no pusiesen objeciones a los centros que quería abrir Vendrell.

Foto: Las detenciones de empresarios vinculados al 'procés' dificultarán financiar Waterloo

El exdirigente de ERC llegó a llamar a Bargalló para quejarse de Maite Aymerich. También habló con su jefa de gabinete, Neus Fornells. “Yo tiro hacia adelante porque el Josep [González] me dice adelante, la Pilar [Contreras] me dice adelante, el conseller me dice adelante… y yo tiro millas. De repente, aparece esta señora y todo son pegas. Y que no, y que no, y que se ha hecho mal… el conseller dijo que se tirara para adelante y yo estaba delante. Lo dijo textual”, le comentó a Fornells. Y para zanjar el asunto le sugirió que “el conseller le diga a esta chica: ‘Esto tiene que tirar para adelante. Y espabila, y que tire para adelante”.

La Comisión Territorial de Urbanismo de Barcelona recogió en su sesión del pasado 2 de octubre la modificación urbanística del terreno de Cabrera de Mar y especificaba, junto a los planos del lugar, el objeto del proyecto: “Facilitar la implantación de una escuela para niños con necesidades singulares en la finca de Villa Bugatti”. La comisión adoptó el acuerdo de emitir un informe urbanístico y territorial del proyecto.

Independentismo Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda