Vendrell, de Terra Lliure a los negocios: el vuelo (casi) imparable del halcón de Esquerra
  1. España
Detención del entorno de Tsunami Democràtic

Vendrell, de Terra Lliure a los negocios: el vuelo (casi) imparable del halcón de Esquerra

Muchas de las iniciativas de protesta del independentismo surgidas durante los últimos 8 años han sido suyas, aunque no haya trascendido

Foto: Vendrell, de Terra Lliure a los negocios: el vuelo (casi) imparable del halcón de Esquerra
Vendrell, de Terra Lliure a los negocios: el vuelo (casi) imparable del halcón de Esquerra

Xavier Vendrell, uno de los detenidos este miércoles por ser, presuntamente, el máximo responsable de la organización Tsunami Democràtic (encargada de organizar las violentas manifestaciones de noviembre del 2019 en Cataluña) fue la pieza clave del procés, aunque durante los últimos años haya estado trabajando en la sombra. No se entendería ni esta etapa política ni la celebración del referéndum del 1 de octubre sin su participación.

Muchas de las iniciativas de protesta del independentismo surgidas durante los últimos 8 años han sido suyas, aunque no haya trascendido. Fruto de sus propuestas fueron, por ejemplo, la estrategia de las manifestaciones violentas que el independentismo llama de ‘defensa democrática’ o las grandes marchas. Porque lo suyo es movilizar gente, comandos o plataformas, ayudado por una parafernalia puesta a su servicio desde medios de comunicación hasta estructuras de la Administración.

Foto: No tan pacíficos: historia del terrorismo independentista catalán

Vendrell formó parte de los ‘brazos políticos’ de Terra Lliure, que primero fue el Moviment de Defensa de la Terra (MDT) y luego Catalunya Lliure (surgida del sector del MDT que provenía del PSAN). Fue uno de los que inició conversaciones con Josep Lluís Carod-Rovira para que los militantes radicales de esta organización se pasasen en bloque a las filas republicanas, previo pacto de abandonar la lucha armada.

El 16 de julio de 1991, dirigentes de Terra Lliure y de Catalunya Lliure se fotografían públicamente con la cúpula de ERC, formada por Àngel Colom y Carod-Rovira. Allí estaban Jordi Vera, Josep Aixalà o David Ricart, entre otros. Su particular transición había acabado. Comenzaba una nueva etapa.

En un boletín de la fundación Josep Irla, entidad de cabecera de ERC, explicaba el porqué el propio Vendrell: “Tuvieron una influencia clave tres elementos: en Europa se movieron fronteras, el referente vasco llegó a ser absolutamente negativo para el independentismo catalán, y una formación policía parlamentaria, ERC, abrazó el proyecto independentista”.

Vendrell y los suyos fueron, así, el puente que negoció la desaparición de Terra Lliure. En diciembre de 1992, el juez Carlos Bueren realiza una operación de detenciones de independentistas tras los Juegos Olímpicos de Barcelona. Uno de ellos fue Jordi Vera. Pero Vendrell tuvo que ir también a declarar el 18 de diciembre. El diario ABC desvelaba en 2006 que Vendrell aseguró a Bueren que él mismo había captado a militantes de Terra Lliure para integrarlos en ERC tras la disolución de la banda. Confesó que fue militante de esa organización terrorista entre marzo de 1989 y junio de 1991 y que participó en dos atentados con bomba. Él mismo eligió los objetivos, aunque luego abandonó la lucha armada por falta de apoyo social y porque no tenían sentido las acciones violentas.

Dos atentados sin víctimas

Uno de los atentados tuvo lugar el 8 de septiembre de 1989 y el objetivo fue la oficina del Inem de Hospitalet de Llobregat. El segundo fue el 7 de abril de 1990, contra la compañía Hidroeléctricas del Segre, en Olesa de Montserrat. En ninguno de los atentados hubo víctimas. Su cometido, según dijo al magistrado, era realizar atentados en la comarca del Baix Llobregat, donde residía. Bueren le dejó libre bajo fianza de 500.000 pesetas (3.000 euros al cambio actual) y cuatro años más tarde sobreseyó la causa.

 De izquierda a derecha, Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler.
De izquierda a derecha, Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler.

Justamente cuando la causa se archivó, Vendrell era nombrado secretario de Organización y Finanzas de ERC. Apenas 8 años después, en 2004, fue nombrado secretario general de la Vicepresidencia de la Generalitat, con Carod-Rovira como vicepresidente. Y en 2006 fue nombrado consejero de Gobernación, donde estuvo sólo unas semanas porque ERC abandonó el Govern de Pasqual Maragall en el mes de mayo de ese año. También ofició como vicesecretario general de ERC de 2006 a 2008, cargo que compaginó con el de diputado (tuvo escaño desde 2006 a 2010).

En la época en que fue consejero, saltó a la opinión pública una agria polémica: como secretario de Organización, remitió cartas a 209 cargos electos de ERC pidiendo una aportación al partido de su salario que sería de aproximadamente el 3% de su salario.

Tras abandonar el Govern, Vendrell comenzó a hacer carrera política. Sus primeros pasos fue incorporarse al despacho de Eduard Bajet, catedrático de Derecho que en 2007 recibió la Creu de Sant Jordi, la máxima distinción de la Generalitat donde ERC ya mandaba (y mucho), con Carod-Rovira de nuevo en la Vicepresidencia. Bajet acabó siendo magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Un pool empresarial

Tras llegar a la secretaría de Organización y Finanzas, alrededor de la Fundación Josep Irla comenzaron a crearse una red de sociedades mercantiles. Una de ellas fue Eix de Serveis i Projectes Societaris Empresarials SL, dedicada a la impresión de textos o imágenes. Su administrador único era Oriol Soler y su accionista único la Fundación. A su vez, esta empresa creó otras dos: Produccions La Terra Jove y Origen Televisió. En la compañía también participa Francesc de Paula Mitjavila, socio de Vendrell en la empresa Amunt i Avall, dedicada al transporte y cuya sede se encontraba cerca de la sede central de ERC en Barcelona. En esta firma también tenía como socio a su antiguo compañero de Catalunya Lliure David Ricart

En la misma dirección que esta última se constituyó Gis Const Arq SL, una compañía de promoción inmobiliaria y cuyo administrador único era Santiago Bracons. En 2003, esa compañía creada en 2001 no facturaba nada. En 2004, año en que ERC entró en la Generalitat, facturó 184.288,19 euros. En esta inmobiliaria participa también Eix de Serveis i Projectes Societaris Empresarials.

Foto: David Madí, de asesor de Artur Mas a Rasputín del independentismo

En 2005, se crea Empreses i Recursos Contemporanis SL, con la misma sede de Eix de Serveis. La empresa La Terra Jove, propiedad de esta última, fue administrada de nuevo por Oriol Soler Castanys, que también paso a administrar Origen Televisió y, más tarde, Dilema Comunicació y Ara Llibres, antes de acabar como apoderado de Sapiens Publicacions.

Desde ERC, se potenció el nacimiento del Grupo de Cultura 03, a cuyo frente se situó a Eduard Voltas, socio de Vendrell en el pelotazo urbanístico recientemente descubierto en Cabrera de Mar y exsecretario de Cultura con el Tripartito. Además, en ese conglomerado estaba como apoderado Oriol Soler. El equipo de hace una década, pues, continúa unido en sus negocios y actividades políticas.

Tras su paso por la política, Vendrell aterrizó como director del grupo Biomek en 2010, un pool del sector de la salud. Así, entra en empresas como Análisis de Biomecánica SL, Easy Biomechanics SL, Viu Més Be Centre de Salut i Millora de la Qualitat de Vida SL, Biomechanics & Kinesiology SL Inspection of Lesions o Certificación de Lesiones SL.

Durante su etapa en Gobernación, Vendrell trabó amistad con el entonces alcalde de Bogotá. Ello le sirvió para, una vez fuera de la Administración, crear la compañía Barcelona Export Group (en la que tuvo como apoderado al excandidato a la presidencia del Barça Agustí Benedito), una consultora internacional. Pero también para impulsar la Cámara de Comercio Colombo-Catalana, entidad que llegó a presidir. En 2018 llegó a asesorar al candidato a la presidencia colombiana Gustavo Petro, que había sido alcalde de Bogotá y a quien invitó a pasar en Barcelona la jornada del referéndum de 2017.

Cerebro de la ocultación de urnas

El procés y la organización del referéndum se hicieron al ritmo que marcaba Vendrell. El 16 de agosto de 2017, apareció en una reunión de la cúpula de la Generalitat celebrada en el Palacio de Pedralbes, en la que estaba el ‘president’, Carles Puigdemont, el vicepresidente, Oriol Junqueras, el consejero de Justicia, Carles Mundó y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, además de otros altos cargos. ¿Qué hacía Vendrell en ese cónclave? Organizar el referéndum, porque, según fuentes independentistas, suya fue la logística del mismo.

Semanas más tarde, la Guardia Civil le fotografió reuniéndose en el hotel Pulitzer de Barcelona con el dueño de Unipost, Pau Raventós, y el director de Patrimonio de la Generalitat, Francesc Sutrias. Unipost era la compañía contratada para repartir las papeletas de votación el 1-O.

Apenas cinco días más tarde, se decomisaron casi 2,5 millones de papeletas en una nave industrial ubicada en Bigues i Riells, propiedad de la compañía Iniciatives Events. Esta empresa, que organizaba todos los actos de ERC, pasó luego a organizar todos los actos de Presidencia del Govern.

Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona en 2017. (EFE)
Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona en 2017. (EFE)

Además de trabajar ordinariamente para Òmnium Cultural (organizó el último gran acto de protesta de esta entidad el pasado 11 de septiembre) y para la ANC (fue la encargada de fabricar, transportar y montar una foto gigante del Rey Felipe VI el pasado 9 de octubre para que la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, le prendiese fuego), se hizo cargo de la logística del gran acto de Puigdemont en Perpignan el 29 de febrero y más recientemente organizó en encuentro de Puigdemont, Artur Mas y Quim Torra en esa misma localidad.

Iniciatives Events, por si fuera poco, paga el renting de un BMW X4 que Vendrell adquirió hace pocos meses. También paga el renting de otro vehículo de gama más baja que utiliza tanto éste como su hija.

Su olfato empresarial le ha llevado a diversificar sus negocios. “Logró posicionarse como intermediario de las empresas catalanas con Colombia. Cualquier negocio que se quisiera hacer en Bogotá no tenía éxito si no iba de la mano de Vendrell”, relata a El Confidencial una persona que lo conoce muy bien.

Otra fuente subraya que “Xavi no puede abandonar la política porque la lleva en la sangre. De hecho, la logística del referéndum lleva el sello inconfundible él y su equipo. La estrategia de ocultamiento de las urnas salió de su cabeza, aunque pocos conozcan ese detalle. Es copiada de la estrategia que llevaba a cabo cuando, siendo miembro de Terra Lliure, se movía con facilidad entre Cataluña y el sur de Francia. De su paso por Organización de ERC le quedó una impresionante agenda para mover a gente.

Y de su paso por la clandestinidad de Terra Lliure le quedó la impronta de una altísima capacidad de organización milimétrica de todas sus acciones”. Al halcón de ERC, sin embargo, acabaron cortándole las alas un 28 de octubre, tres años y un día después de que el independentismo aprobase en el Parlament una sui generis declaración de independencia.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Independencia Carles Puigdemont Referéndum Cataluña 1-O Independencia de Cataluña Guardia Civil