Campaña independentista para boicotear un acto del fiscal Zaragoza en Barcelona
  1. España
  2. Cataluña
INVITADO POR EL COLEGIO DE ABOgados

Campaña independentista para boicotear un acto del fiscal Zaragoza en Barcelona

El independentismo, por tanto, no perdona a Zaragoza que ejerciese de acusación en el juicio del 1-O y el posterior al exjefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero

Foto: Campaña independentista para boicotear un acto del fiscal Zaragoza en Barcelona
Campaña independentista para boicotear un acto del fiscal Zaragoza en Barcelona

El independentismo vuelve a tensar la cuerda en las instituciones. Ahora le ha tocado el turno al Colegio de Abogados de Barcelona, que dirige Maria Eugènia Gay, a quien los colectivos radicales han puesto en la diana. El motivo es la invitación al fiscal Javier Zaragoza como conferenciante en el quinto Congreso de la Abogacía que tendrá lugar entre el 29 de junio y el 3 de julio. Zaragoza intervendrá el último día en una mesa redonda que lleva por título ‘La relevancia constitucional del ministerio fiscal’, junto a los abogados Miguel Capuz, presidente de la sección de Derecho Penal del Colegio, y Francisco Chamorro, presidente de la sección de Derecho Constitucional.

A Zaragoza le presenta el abogado José María Fuster-Fabra, que no es precisamente del agrado del soberanismo. Y, de igual manera que los colectivos radicales boicotean las conferencias de ‘enemigos’ ideológicos en la universidad, grupos de letrados intentan hacer lo mismo en el Colegio de Abogados. Son las togas alborotadas para impedir que el fiscal acusador en los juicios a los líderes del ‘procés’ pueda disertar sobre un tema profesional y alejado de la política.

El independentismo, por tanto, no perdona a Zaragoza que ejerciese de acusación en el juicio del 1-O y el posterior al exjefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero. De ahí que plataformas de juristas, apoyadas por una intensísima campaña en las redes sociales de otras plataformas extremistas, hayan salido en tromba contra esa invitación.

Foto: De la jefa que se enfrentó a Moncloa al azote de ETA: los cuatro fiscales del 'procés'

“Más que contra el fiscal Zaragoza, hay que leer esta rebelión en clave de filias y fobias con la decana”, explica a El Confidencial un abogado que es miembro de una de las plataformas que apoyan el boicot. No le perdonan, asegura este letrado, “que el colegio se haya posicionado contra el independentismo. Ni tampoco se olvida que la decana interrumpió y machacó hace dos años al presidente del Parlament en público”.

El presidente de la Cámara legislativa fue invitado a la sesión solemne de Sant Raimon de Penyafort, patrón de los abogados. En su discurso, reprendió a los estamentos judiciales y afirmó que los presos del 1-O eran “presos políticos” y que estaban acusados de “delitos inexistentes”, por lo que el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, el presidente de la Audiencia de Barcelona, Antonio Recio, y el fiscal superior de Cataluña, Enric Bañeres, entre otras personas, abandonaron la sala. La decana le dijo a Torrent:No era la idea, ‘president’. La ha liado buena. Muchas gracias”, lo que al extremismo independentista le sentó como un reproche inaceptable. Unos meses más tarde, Gay invitó a Alfonso Guerra, un acto en el que una treintena de abogados materializaron un desplante en la misma sala, levantándose y marchándose airadamente.

Foto: La Fiscalía saca la artillería: trazaron "un plan criminal" y violento de "gran alcance"

El fiscal enemigo

Pero la anécdota sigue presente e imborrable en las mentes de algunos independentistas y, además, cobra más actualidad que nunca. Por las redes sociales y a través de diversas plataformas del independentismo radical, se está llamando al boicot a la conferencia del fiscal ‘enemigo’.

“Aquí entran cuestiones personales. Eugènia Gay es unionista y eso no se le perdona. En privado, se comenta que le gustaría ser ministra de Justicia y que por eso se ha posicionado tanto. Pero el cabreo viene también por parte de su padre [Eugeni Gay, antiguo decano], que se ofreció para ministro y que acabó siendo magistrado del Constitucional”.

La decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), Maria Eugènia Gay. (EFE)
La decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), Maria Eugènia Gay. (EFE)

Jordi Domingo, portavoz de la Coordinadora de Abogados por Cataluña, llegó a decir al portal independentista Vilaweb que “es indignante que se invite a una persona que ha sido el arma que hizo servir el Estado para conculcar todo el Estado de derecho, hacerlo saltar por los aires y cerrar a unos políticos en prisión”. Y subrayaba que “no es que el colegio ya no sea un defensor de los derechos y las libertades, sino que casi se hará un homenaje a la Fiscalía”.

El enfado de este abogado quedó patente también a través de Twitter, donde afirmó que “la vergüenza de este invitado caerá por siempre jamás encima de la decana Maria Eugènia Gay. ¿No hay nadie en la junta que reaccione?”. Y también afirmó públicamente que “Maria Eugènia Gay pasó del ‘no era la idea, president’, al ‘bienvenido señor Zaragoza’ sin inmutarse. Le da lo mismo que eso sea una afrenta terrible hacia los presos políticos, sus familias y toda la gente que defiende libertades, derechos y verdadera justicia”. Domingo, que es uno de los ‘intelectuales’ que comparan el 23-F con el 1-O, declinó comentar el tema con este diario.

Sergi Blázquez, presidente de la plataforma Drets, tampoco se queda corto a la hora de calificar la invitación: "Actitudes de traidores y cipayos manejan el ICAB [Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona]", alertó este jurista, que avisó de que grupos de abogados se coordinan “para boicotear la polémica conferencia del fiscal Zaragoza”. También la plataforma Juristas por los Derechos Humanos del Maresme recuerda que “el fiscal invitado por Eugènia Gay al Congreso de la Abogacía es el que dice que el 1 de octubre hubo ‘violencia física compulsiva e intimidatoria’, pero no de la Policía Nacional y la Guardia Civil, sino de los votantes heridos que seguimos defendiendo gratuitamente en las causas judiciales. Vergüenza”.

Pep Cruanyes, abogado, historiador y hasta esta semana vicepresidente de la ANC, también echa leña al fuego. “Es una vergüenza que el colegio invite al fiscal del juicio del 1-O. Solo faltan el Rey, Marchena y el abogado de Vox”. Y el diputado de la CUP Vidal Aragonès tampoco pierde comba: “Qué vergüenza nos está haciendo pasar el colegio. Ahora invitan a uno de los fiscales del juicio del 1 de octubre. En las próximas elecciones al colegio, deberemos promover que los compañeros y compañeras voten una representación que garantice la defensa de derechos”.

Una cuestión de salud democrática

Estas muestras de rechazo y expresiones radicales contrastan con las de otros letrados que rechazan la patrimonialización de la institución de los abogados barceloneses, defendiendo la pluralidad democrática y la diversidad de ideas. Así, desde otros estamentos de la abogacía, se critica el intento de boicot. “A los fiscales hay que recibirles aunque piensen diferente. Primero, por una cuestión de salud democrática, no puedes boicotear un acto de una persona por el hecho de que piense diferente. En segundo lugar, por un tema de la más elemental regla de cortesía no puedes oponerte”, dice a este diario un conocido letrado barcelonés.

Otro penalista destacado señala que “no podemos comenzar a vetar a personas que piensen de otra manera. Pero dejando al margen esa circunstancia de democracia elemental, Javier Zaragoza no es precisamente lo que aquí llaman un facha. Es cierto que ejerció la acusación en el Supremo y defendió las tesis antiindependentistas con expresiones a veces exageradas y que yo no comparto en muchas ocasiones, pero debemos tener en cuenta que el colegio es una institución plural. Es la casa de todos. El personaje, como tal, lo hizo bien. Otra cosa es que estés de acuerdo con sus tesis o no”. Otro letrado, aunque de tendencia soberanista, reconoce que “hay grupos de abogados que se pasan de la raya. Aquí hay una caza de brujas. Debemos superar estas divisiones”. Y se muestra partidario de abrir el colegio a todas las ideas y opiniones, y no solo al pensamiento único.

Independentismo Barcelona Cataluña Nacionalismo
El redactor recomienda