RESPONDE A LA SOLICITUD DE NULIDAD

La Fiscalía discrepa: insiste en que hubo rebelión y en que el Supremo falló "a la baja"

"El propio relato de los hechos probados acredita el desbordamiento de los contornos legales propios de la sedición", subrayan los fiscales Javier Zaragoza y Javier Moreno en sus escritos

Foto: Imagen capturada de la señal institucional del Tribunal Supremo de los fiscales Javier Zaragoza (i) y Jaime Moreno (d). (EFE)
Imagen capturada de la señal institucional del Tribunal Supremo de los fiscales Javier Zaragoza (i) y Jaime Moreno (d). (EFE)

La Fiscalía ha presentado este lunes los informes con los que se opone a la nulidad de la sentencia del 'procés'. En siete escritos distintos, los cuatro representantes del Ministerio Público contradicen los argumentos de los líderes independentistas, pero sus razonamientos varían en función de quien los firma: en el caso de los fiscales Javier Zaragoza y Javier Moreno, los informes incluyen críticas al propio tribunal, al que acusan de haber "optado por una tipificación penal a la baja respecto a unos hechos que bien pudieran haber tenido un encaje normativo más riguroso". En otras palabras: consideran que se les debería haber condenado por rebelión y no por sedición. Los fiscales Consuelo Madrigal y Fidel Cadena, por el contrario, evitan criticar a los magistrados y aseguran que hubo "pulcritud dogmática y respeto al principio de legalidad".

La Fiscalía rechaza con estos informes la solicitud de nulidad de la sentencia, paso previo a que las defensas puedan recurrir en amparo ante el Constitucional. Todavía falta por ver si el Ministerio Público mantiene la misma postura con Oriol Junqueras, Raül Romeva y Carme Forcadell, quienes por el momento no han pedido la nulidad del fallo. A la espera de esos posibles informes, Madrigal y Cadena se limitan a responder a las alegaciones de los condenados, mientras que Zaragoza y Moreno van un paso más allá y cargan contra los propios jueces. El mensaje que trasladan los dos últimos es claro: el tribunal cometió un error al condenarles por sedición, como pedía la Abogacía del Estado, y no por rebelión, delito por el que acusaba la Fiscalía y que implica penas mayores.

"Aún cuando el tribunal haya considerado finalmente que los hechos cometidos no tuvieron suficiente eficacia lesiva para el orden constitucional, es lo cierto que el propio relato de los hechos probados acredita el desbordamiento de los contornos legales propios de la sedición y la incursión de los mismos en la ejecución de algunos de los elementos típicos de la rebelión (alzamiento público, violencia, declaración de independencia, derogación de la Constitución, etc)", sostienen Moreno y Zaragoza en el escrito con el que contestan al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez. El párrafo se repite una y otra vez en los informes que llevan su firma, entre los que se encuentran los que analizan los casos de Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull.

Entre sus críticas al tribunal, llama también la atención el análisis que hacen sobre la filtración del fallo: "Lo que ha sucedido —sin que ello desmerezca en reproche- es que determinados medios han avanzado —se ignora si con conocimiento del texto o en mera hipótesis aventurada— la existencia de una condena por sedición y no por rebelión. De hecho, ese avance periodístico ha incluido con posterioridad noticias acerca de la posición inicial o temprana en las deliberaciones de los magistrados componentes de la sala acerca de esa calificación de sedición en detrimento de la otra de rebelión". Al margen de la primera parte de su razonamiento, todo apunta a que la referencia a esa "posición inicial o temprana de las deliberaciones" por parte de los magistrados a favor de la sedición no es accidental.

Frente a los dardos de Moreno y Zaragoza, sus compañeros Madrigal y Cadena se muestran más cautos, explicando incluso el porqué de la sedición: "Como dice la sentencia, el derecho a la protesta no puede mutar en un exótico derecho al impedimento físico a los agentes de la autoridad a dar cumplimiento a un mandato judicial, y a hacerlo de una forma generalizada en toda la extensión de una comunidad autónoma en la que por un día queda suspendida la ejecución de una orden judicial. Con ese levantamiento multitudinario, generalizado y proyectado de forma estratégica, no es posible eludir la tipicidad de la sedición", explican en el informe en el que responden al líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y a la 'exconsellera' Dolors Bassa.

Entre los informes redactados por Madrigal y Cadena, se encuentra también el que rechaza la nulidad solicitada por Vox, que ejerció como acusación popular y pedía una condena por rebelión y organización criminal para los principales acusados. En su escrito, ambos fiscales recuerdan al partido que esta clase de recurso tiene un carácter excepcional y unos requisitos de admisión muy tasados, subrayando así que no puede utilizarse como tercera instancia y que en ningún caso hubo una desviación de la Ley al condenarles por sedición: "La acusación popular reconoce que el presente caso carece de referentes comparativos por lo extraordinario de la situación analizada y, con ello —implícitamente— la inviabilidad de su pretensión".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios