Quim Torra se cobra la cabeza de Alfred Bosch, de ERC, por un caso de acoso sexual
  1. España
  2. Cataluña
Afectaba a su jefe de gabinete

Quim Torra se cobra la cabeza de Alfred Bosch, de ERC, por un caso de acoso sexual

El 'conseller' que ha activado esta investigación es Jordi Puigneró, el favorito de Carles Puigdemont para presidir la Generalitat, y también responsable de Administración Pública

placeholder Foto: Bosch, junto a Torra, en una imagen de archivo. (EFE)
Bosch, junto a Torra, en una imagen de archivo. (EFE)

Quim Torra se subió este lunes al carro del 8-M y aprovechando la oleada de sensibilidad feminista abrió una guerra contra ERC en busca de la dimisión del conseller de Exteriores, Alfred Bosch, de los republicanos. La consiguió en pocas horas. La razón: Bosch había forzado la dimisión de su jefe de gabinete, Carles Garcías Hernández tras varios casos de acoso sexual, según desveló el diario 'Ara'. El problema radica en que Bosch ocultó el caso y evitó desplegar el protocolo antiacoso sexual establecido para le personal de la administración catalana, por lo que el 'president' de la Generalitat se precipitó a exigir responsabilidades y a abrir una investigación, aunque Garcías ya no es una cargo de confianza de Exteriores y pese a que ninguna de las afectadas había presentado denuncia.

La decisión de Torra, que el 'president' además hizo explícita a través de un comunicado, se toma tras un fin de semana de nueva acusaciones cruzadas entre ERC y JxCAT a cargo de dos clásicos de este enfrentamiento, el propio Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent y por culpa del acta perdida de diputado por parte del presidente catalán. ERC aspiraba a poder mantener a Alfred Bosch en su cargo y no abrir una crisis de gobierno de consecuencias incalculable en el actual clima de inestabilidad política en Cataluña. Pero no fue posible y se decidió al final preservar la imagen de las siglas para cuando Torra convoque elecciones.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

Torra emitió este lunes un comunicado pidiendo a función pública de la Generalitat que abriera una investigación sobre el caso por "la no activación del protocolo para la prevención, la detección, la actuación y la resolución de situaciones de acoso sexual por razón de sexo y de la orientación sexual". Se da la circunstancia de que el conseller que ha activado esta investigación es Jordi Puigneró, el favorito de Carles Puigdemont para presidir la Generalitat, y quien, además de conseller de Políticas Digitales, también es el responsable de Administración Pública. Por tanto, ya no es solo un caso de acoso. Será un tema de precampaña.

Bosch compareció en la sede ERC y aseguró que "hago mayor servicio al marcharme". Además, pidió disculpas por no haber sabido hacerlo mejor en el caso del personal femenino de su 'conselleria' acosado por su jefe de gabinete. Puigneró incluso se pronunció en redes sociales sobre la cuestión, asegurando en su cuenta de Twitter que “en cumplimiento de la petición del 'president' Quim Torra acabo de activar la Inspección de Servicios de Personal de la Conselleria de Administración Pública para que inste a Exteriores a aclarar por qué no activó el Protocolo de la Generalitat en caso de presunto acoso”. ERC ha preferido entregar la cabeza de Bosch que afrontar esta investigación y el desgaste que supondría.

Puigneró añadió que “la Conselleria de Exteriores no puso en conocimiento de Administración Pública en ningún momento —como es obligado por parte de todos los departamentos— para que se pudiera activar este protocolo ni tomar medidas cautelares que protegieran la víctima. Me preocupa que se hayan tomado decisiones de forma unilateral, sin previo conocimiento, en un tema que afecta a derechos laborales y personales de trabajadoras de la Generalitat. Cualquier acoso y actitud machista no tiene cabida en ninguna parte, y menos aún en la Generalitat de Cataluña”.

Más tensión a la mesa

Se da la circunstancia de que tanto el investigador, Puigneró, como el investigado, Bosch, forman parte ambos de la mesa de diálogo que la Generalitat ha designado para negociar con el Gobierno español una salida a la crisis política en Cataluña. Por ahora, parece que para un tema tan delicado ambos se comunican por redes sociales, así que no es de extrañar que todavía no se sepa cómo va a funcionar la mesa ni quién va a hacer de portavoz ahora que Torra y el vicepresidente Pere Aragonès se retiran de la misma. Hay una reunión pendiente para este mismo mes que en teoría debe celebrarse en Barcelona. Lo más probable es que Bosch tampoco continúe en la mesa.

Alfred Bosch se encontraba en falso porque no solo no activó el protocolo establecido por la Generalitat, sino que negoció en secreto con ERC la salida de Garcías y, en un algún momento de la crisis, intentó recolocarlo en la 'conselleria' como director general, algo que no fue posible porque los casos de acoso eran varios y se trata de una actitud continuada.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y el presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), conversan durante la primera reunión de la Mesa de Diálogo sobre Cataluña. (EFE)

Sus puntos fuertes serán que, por lo que se sabe hasta ahora, ninguna de las perjudicadas denunció nunca a los Mossos, y porque Garcías fue apartado de cualquier cargo de responsabilidad sin que existiera presión pública para ello. Sin embargo, en el comunicado de cese se le “agradecían los servicios prestados”, algo que dadas las circunstancias ahora conocidas no dejaba en buen lugar a Alfred Bosch.

Guerra preelectoral

Toda esta batalla a cuenta del feminismo en la Generalitat y de estos casos de acoso se produce después de que Torra hay sentido que ERC le dejó solo y sin cobertura por el tema de la pancarta por el que ha sido inhabilitado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y por el que ha perdido su acta de diputado, por lo cual también está en cuestión su condición de 'president,' ya que el Estatut establece que el 'president' de la Generalitat ha de ser también miembro del Parlament para ser escogido. Con la perspectiva de tener que convocar elecciones, las tensiones entre ERC y JxCAT están abriendo el Govern en canal y la crisis en Exteriores es solo el último capítulo de un culebrón que puede resultar muy largo

Alfred Bosch Acoso sexual Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Quim Torra Carles Puigdemont Independencia de Cataluña Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda