Con los 'consells' locales para la república

Puigdemont crea su alternativa a la ANC con 113 sedes para llenar el vacío independentista

El 'expresident' convocó a los miembros de estas delegaciones del Consell per la República en Perpiñán, el día siguiente del mitin. Y por videoconferencia ya hizo lo mismo en diciembre

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
Adelantado en

El Consell per la República no existe, pero para no existir no deja de organizar cosas. En total, ya cuenta con 113 consejos locales desplegados por media Cataluña. Y aspira a tener 700, según fuentes de su entorno en Waterloo. Prácticamente uno en cada pueblo y ciudad catalana. Lo que en medios independentistas se considera una ANC paralela, ya que Carles Puigdemont desconfía de que a medio plazo el ente asambleario le siga siendo fiel. Fuentes soberanistas han confirmado que el famoso “preparémonos”, que lanzó Puigdemont desde su mitin de Perpiñán, iba dirigido a estas nuevas organizaciones locales, y todos los indicios apuntan en esa dirección.

El Consell per la República carece de identidad legal. Incluso el aviso legal que consta en su web remite al propio e inexistente Consell, lo que ya es una irregularidad en sí misma. Pero de Amer, el primero que se creó, hasta Argentona, un total de 113 'consells' locales han recibido el visto bueno de Waterloo, declaran sus municipios “espacios libres y soberanos” en ceremonias extraoficiales y están dispuestos a poner al servicio de Puigdemont una red de más de 2.000 activistas para desplegar lo que les dicten desde Bruselas.

Al día siguiente del mitin en Perpiñán, Puigdemont reunió a 150 personas en el ayuntamiento de la ciudad francesa, en la Sala de les Llibertats. Eran los representantes de estos consejos locales, a los que repitió la misma idea: “Nos hemos de preparar”. En la reunión, participó la diputada del Parlament Aurora Madaula, tal y como consta en el testimonio gráfico que el propio Consell per la República colgó en redes sociales. Es decir, JxCAT no es ajeno a este despliegue organizativo.

Toni Comín. (EFE)
Toni Comín. (EFE)

En el mismo acto, Toni Comín les garantizó que serían “clave para poner en marcha el proceso participativo donde todos podrán decidir y definiremos qué modelo queremos como país". Lo primero que se someterá a votación será el propio plan de gobierno del Consell.

Esta reunión no ha sido la primera, pero sí la primera vez que Puigdemont estuvo en persona ante ellos. El pasado 20 diciembre, se convocó un encuentro de miembros de 'consells' locales en Sant Celoni (Barcelona) en que el 'expresident' participó por videoconferencia. En Sant Celoni, se explicó que lo que se establecía era “un puente” entre el exilio y el territorio. Y que ese puente eran los 'consells' locales.

Ese día, en Sant Celoni se creó el Consell Local per la República de Tarragona. Según uno de sus responsables, Xavier Alluè, ya cuenta con 800 miembros y han pedido reunirse con el alcalde de la ciudad, Pau Ricomà, y con otros cargos políticos, como la presidenta de la Diputación o el delegado de la Generalitat en la ciudad. Es decir, estos entes locales que responden ante otro ente que no existe legalmente aspiran a ser interlocutores políticos reconocidos.

Control del territorio

Precisamente, Puigdemont conminó en su mitin en Perpiñán: “'Preparémonos. Hagamos una red de 'consells' per la República”. Para añadir luego: ”Tenemos una palabra de orden: preparémonos para la lucha definitiva. Hay que coordinarse mejor, debemos organizar todo el territorio", y de nuevo "hay que prepararse para el control del territorio, rechazando el régimen monárquico y los negocios abusivos de este Estado represor".

El pasado lunes, en Catalunya Ràdio, Puigdemont tuvo que explicar sus declaraciones y el rol que iban a jugar los 'consells' locales, que han declarado que solo reconocen la autoridad del Consell per la República, ese ente que en teoría no existe: “Yo sé que cuando utilizo términos como control del territorio la gente se pone nerviosa. Nadie puede imaginar que estamos hablando de un concepto de control del territorio del siglo XIX o el siglo XX. No es que no podamos, es que no queremos hacerlo. Estamos hablando del empoderamiento de la gente. La revolución catalana no es una revolución del siglo XIX o XX, o en términos clásicos nacionalistas. Es una revolución que pasa por el empoderamiento de la gente”.

Las delegaciones locales del Consell per la República se crean "de abajo hacia arriba", según Puigdemont, pero deben obediencia a Waterloo

Según Puigdemont, los 'consells' locales “se crean para que vayan de abajo para arriba. De aquí la importancia de los 'consells' locales del Consell per la República, el cual tiene una vocación de crear una red de gente que se moviliza para hacer posible lo que representa, tanto un debate sobre el proceso constituyente como las consecuencias de una represión sobre su propio municipio o su propio territorio. Hacer posible que la vida continúe normalmente, que las cosas funcionen exactamente igual, haya o no una represión por parte del Estado”.

Vacío tras las movilizaciones

En teoría, estos 'consells' locales cuentan con cargos electos, pero incluso el de Amer, pueblo natal de Puigdemont, se proclamó en la plaza pública, no en el salón de plenos, para evitar problemas legales. En muchas localidades, los regidores y cargos electos han evitado ponerse al frente de estas delegaciones catalanas de Waterloo. En Rubí, se hizo la declaración en la biblioteca pública.

Cada 'consell' local cuenta con unos 20 miembros de media, según fuentes del entorno de Puigdemont en Waterloo. Eso supone más de 2.000 personas pendientes de los designios de Puigdemont. Una nueva fuerza paralela a sumar a la ANC y a los CDR, o al margen de la ANC y los CDR, con obediencia debida solo a Puigdemont y su maquinaria de Waterloo. Otros sectores del independentismo, sin embargo, restan importancia a este despliegue y aseguran que solo sirve para llenar un vacío de la primera línea del independentismo, esa que ahora ya no va a colgar lazos porque los presos están aprovechando las medidas de régimen abierto y ahora esta causa cuenta con menos tirón popular. Hay que mantener a la tropa ocupada como un modo de gestionar la frustración provocada por la derrota de octubre de 2017.

Sin embargo, el entusiasmo que despierta el Consell per la República sigue siendo relativo. El acto de Perpiñán ha disparado las inscripciones de socios, los que pagan 10 euros, pasando de 85.000 a 87.608, según los datos que facilita la propia entidad. Un aumento del 3%.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios