en medio de la crisis del coronavirus

GSMA alega una "causa mayor" y evita la autocrítica tras la suspensión del Mobile

La culpa no es nadie. Esa parece la mayor conclusión de los organizadores del Mobile World Congress de este año, evento cancelado por culpa del pánico

Foto: John Hoffman, Ada Colau, Mats Granryd y Pau Relat (Reuters)
John Hoffman, Ada Colau, Mats Granryd y Pau Relat (Reuters)

La culpa no es nadie. Esa parece la mayor conclusión de los organizadores del Mobile World Congress de este año, evento cancelado por culpa del pánico generado por el coronavirus. Los organizadores en palabras del director general de GSMA Mats Graryd lo atribuyeron a una “causa mayor”, que ha sido inexistente porque la Organización Mundial de la Salud nunca declaró la “pandemia global” y, de hecho, las autoridades siempre han asegurado que no había motivos de salud para suspender el mayor congreso de móviles del mundo.

Para la alcaldesa Ada Colau “ha habido una situación imprevisible y global. Ha habido una alarma global que se ha producido de una manera imprevista”. Colau se mostrado entusiasmada en colaborar de manera estrecha con Fira de Barcelona y con GSMA para celebrar el congreso el año que viene.

[Última hora del coronavirus]

Tanto Colau como el presidente de Fira Pau Relat han insistido en que muestran el “máximo respeto” por la decisión de los organizadores de cancelar.

Ninguna reflexión sobre cómo se ha gestionado el pánico entre los participantes desde que LG hace diez días anunciase que no vendría al congreso ahora cancelado.

Según el consejero delegado de GSMA, John Hoffman “analizamos muchas cosas con gran detalle. Lo que queríamos era reducir el evento. Podría parecer una buena opción pero todo nuestros clientes nos dijeron que no asistirían a una versión reducida. La gran mayoría de los que habían planeado venir no vendrían. También nos planteamos aplazar el evento pero era imposible saber cuándo la situación remitiría. Por lo tanto, no se podía celebrar, esa era la única opción”.

La delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, ha asegurado que la situación en España era de “alerta baja”. Una alerta baja que ha tenido consecuencias máximas para la economía de Barcelona con la clausura del mayor Congreso que se celebra en España. Como ha explicado Pau Relat: “Es una decisión que afecta de manera negativa a todo el tejido productivo”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios