'LA MENTIRA', UN TRABAJO DE INDEPENDENTISTAS

El documental que pone de los nervios al independentismo: "Puigdemont miente"

En un momento determinado, el filme señala: "Al pueblo catalán, se le hace pasar falsamente por actor solo para responsabilizarlo del fracaso final"

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

'La mentira' es un documental que inquieta a los independentistas catalanes —más allá de que contenga algunas teorías descabelladas, tan del gusto de los secesionistas— por dos motivos: apunta verdades incómodas para ellos y ha sido íntegramente producido por 'independentistas auténticos'. "Es necesario abandonar la zona de confort, abandonar las mentiras cómodas y afrontar las verdades desagradables para invertir la historia", dice la cinta en un momento determinado. Y en otro momento, señala: "Al pueblo catalán se le hace pasar falsamente por actor solo para responsabilizarlo del fracaso final". Paralelamente, denuncia que "la estrategia colonial española es la infiltración, es decir, promover líderes políticos y crear partidos y medios de comunicación en el bando independentista para impedir la independencia".

La teoría de este documental es que el referéndum de secesión de Cataluña fue una farsa. "Los intereses de los partidos son conquistar el poder y mantenerse en él. Esto, en la Cataluña de hoy, exige hacerse pasar por independentista. Sin embargo, entre ideología e intereses de partido, siempre prevalecen los intereses. No quieren la independencia, solo quieren que el pueblo crea que han hecho lo posible para conseguirla y mantener así la clientela electoral. En consecuencia, lo que interesa a todos ellos es un referéndum que pueden manipular y evitar una declaración unilateral de independencia (DUI) por parte del Parlamento".

"Al pueblo catalán se le hace pasar falsamente por actor solo para responsabilizarlo del fracaso final"

El filme arremete, por supuesto, contra España. E incluye delirantes teorías de la conspiración, como la que asegura que la expresidenta de Òmnium Muriel Casals no murió víctima de un atropello fortuito de un ciclista sino que había una mano negra detrás. Sostiene también que "después de 300 años de dominio, España no ha conseguido asimilar a los indomables catalanes. De hecho, ni siquiera ha intentado seducirles de buenas maneras. La actitud de España, desde la ocupación militar de 1714, ha sido un expolio fiscal descomunal, la reiterada represión de la población por su catalanidad, con juicios sumarios y ejecuciones incluidas, el intento de genocidio cultural y lingüístico de la lengua catalana y la ocupación militar estricta".

El documental que pone de los nervios al independentismo: "Puigdemont miente"

A partir de ahí, la cinta realiza una pormenorizada historia de los últimos tres lustros. Recuerda que en el oasis catalán solo amenazó la hegemonía de España el partido Reagrupament, una escisión de ERC que lideró Joan Carretero. "Las personas clave de la escisión son miembros de la Federación Nacional de Estudiantes de Cataluña (FNEC). La FNEC es un actor clave en la política catalana por el hecho de que ha intervenido en la elaboración, creación y destrucción de todos los partidos catalanistas durante los últimos 20 años", explica. De ahí salieron "Oriol Junqueras, Francesc Homs, Josep Rull, Joaquim Forn, Elisenda Paluzie, Eduard Sallent, Damià Calvet, Ramon Tremosa, David Raventós. Hoy, todos menos David Raventós han sido estratégicamente colocados en lugares clave (…). Su mentor es Joan Vives Solervicens, considerado en amplios círculos de la universidad un colaborador de los servicios secretos españoles". Hay que señalar que Raventós es uno de los productores del documental.

Jordi Sànchez, colaboracionista

Para neutralizar Reagrupament, se funda Solidaritat Catalana per la Independència (que llegó a tener cuatro diputados en el Parlament), con "Alfons López Tena, de CDC, y Uriel Bertran, de ERC, que consiguen que Joan Laporta también se apunte, distanciándose de Reagrupament". Dice el documental que su acto fundacional "se celebra en el aula magna de la Facultad de Económicas de la UB, cedido por su decana, Elisenda Paluzie [actual presidenta de la ANC], miembro de la FNEC, expareja del agente español Vives Solervicens y, en ese momento, consejera nacional de ERC. La estrategia funciona: en las elecciones al Parlamento catalán, Solidaritat saca cuatro escaños y de esta manera se consigue neutralizar Reagrupament, que queda excluido del mismo".

El expresidente de la ANC Jordi Sànchez. (EFE)
El expresidente de la ANC Jordi Sànchez. (EFE)

Otro intento de crear un instrumento auténticamente independentista fue la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Pero esta "establece un sistema de elección del presidente que no puede ser votado directamente por el total de los adheridos, sino que tiene que ser escogido por los 77 miembros del secretariado. Esto permite que el colaboracionista Jordi Sànchez, a quien el activista independentista Lluís Maria Xirinachs ya desenmascaró en su libro 'La traición de los líderes', pueda ser nombrado dos veces presidente de la ANC pese a no ser el candidato más votado". Sànchez es uno de los condenados por el Tribunal Supremo.

El documental asegura que Joan Vives i Solervicens fue uno de los artífices del ascenso y caída de Solidaritat. Luego, creó, junto a Elisenda Paluzie y Anna Arqué (su actual pareja), el ICEC, International Commission of European Citizens. Esta asociación actúa en la actualidad como una plataforma internacional masiva para vender la independencia por todo el mundo, aunque en realidad está vacía de contenido.

Relata el filme que a principios de los noventa, Oriol Junqueras crea el BEI (Bloc d’Estudiants Independentistes), mientras que Josep Rull crea el EN (Estudiants Nacionalistes). "Descuartizaron en tres trozos el independentismo hegemónico en la universidad. Oriol Junqueras pasa del anonimato a estar presente en las televisiones, las radios, la prensa digital y el asociacionismo. Ha nacido una estrella. 'Yo lo he hecho presidente', presume en círculos íntimos Joan Vives. En este escenario, Ramon Carner, presidente del CCN (Cercle Català de Negocis), y David Raventós, antiguo vicepresidente de la FNEC, inician conversaciones con los partidos para intentar lograr la unidad que los catalanes anhelan para hacer la independencia, conversaciones que fracasan por voluntad expresa de Oriol Junqueras", acusa. Junqueras es una de sus dianas: la cinta subraya que el 25 de diciembre de 2010 solicitó por carta su ingreso en ERC y solo nueve meses después se convirtió en su presidente.

Un plan fallido

Asegura también el documental que el 11 de septiembre de 2012, tras la primera manifestación masiva a favor de la independencia y tras recibir Artur Mas en el Palau de la Generalitat a sus organizadores, iba a proclamarse la República catalana. El plan era rodear el Parlament hasta la declaración de independencia por parte de la mayoría de CiU, ERC y SI. "La acción estaba preparada con todo detalle. La operación fue abortada en el último minuto por Carme Forcadell en persona", subraya la pieza cinematográfica.

Relata luego el filme el contexto de las elecciones del 27 de septiembre de 2015, en las que la CUP obtuvo 10 diputados. "El agente español Joan Vives i Solervicens, en la sombra, haciendo uso de su amplia base de datos acumulada durante 30 años, organiza una campaña de 'telemarketing' (…) para pedir el voto para la CUP. Que Joan Vives, miembro de Unió, partido de derechas y antiindependentista, pida el voto para los antisistema independentistas genera estupefacción, ya que él es el padrino político de Oriol Junqueras, de ERC, y de Josep Rull, Francesc Homs y David Madí, de Convergència, ahora todos en la candidatura de Junts pel Sí", asegura.

"La acción estaba preparada con todo detalle. La operación fue abortada en el último minuto por Carme Forcadell en persona"

Y añade una nueva interpretación de lo que sucedió aquella noche y del supuesto papel que atribuye a las 'cloacas del Estado': "JxS [Junts pel Sí] gana las elecciones con 62 escaños. Les faltan seid para la mayoría absoluta. La CUP consigue 10. Sumados, son 72 escaños independentistas, más de la mayoría absoluta del Parlament. Sin embargo, la CUP utilizará sus 10 escaños para impedir la independencia. El plan español ha triunfado. La misma noche electoral, en ejecución del plan previsto por las cloacas del Estado, Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP, inmediatamente después del recuento, falsea la realidad declarando que se ha perdido el plebiscito".

Puigdemont miente

Acusa a la CUP de escenificar una obra de teatro, de empatar a 1.515 votos en una asamblea sobre si investir a Artur Mas o dejarle caer y habla del ascenso de Carles Puigdemont, a quien acusa de dejar pasar el tiempo hasta que se saca de la manga "un referéndum unilateral de independencia. Este nuevo referéndum, que no figuraba en el programa electoral ganador, se publicita falsamente como el cumplimiento del mandato del pueblo en las plebiscitarias del 27-S". También señala que "Puigdemont miente asegurando que celebrando un nuevo referéndum da cumplimiento al mandato otorgado por el pueblo de Cataluña en las elecciones plebiscitarias, cuando sabe que este referéndum no estaba previsto en ningún sitio y que el mandato del pueblo de Cataluña era declarar la independencia si se ganaban las plebiscitarias".

Tras la consulta, insiste el documental independentista, Puigdemont incumple la Ley del Referéndum al no proclamar la independencia en las 48 horas siguientes. Critica también su intervención en el Parlamento catalán, el día de la proclamación de la república durante ocho segundos. Allí hizo "un discurso lleno de tópicos populistas, falsedades y omisiones y (…) afirma, con un tono solemne, que, en virtud de los resultados del referéndum del 1 de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un nuevo Estado en forma de república (…) Ocho segundos después, decreta dejar la declaración en suspenso, sin plazo y sin votarla en el Parlament".

El resultado es el conocido: los protagonistas dicen ahora que todo era puramente simbólico, los partidos "hacen constar en el acta de la Mesa del Parlament que la declaración no tenga valor jurídico, se lee el punto de la DUI pero se vota otro punto del orden del día (…) se mantiene la bandera española en el palacio presidencial, no se publica la declaración en el Diario Oficial y se acatan los ceses impuestos por España".

"Puigdemont miente, porque sabe que este referéndum no estaba previsto en ningún sitio"

En el documental, se asegura también que la única que quería la independencia era Muriel Casals, presidenta de Òmnium Cultural, que el 30 de enero de 2016 exigió mantener la hoja de ruta: realizar una DUI y no un referéndum. Ese mismo día, era atropellada por una bicicleta e ingresada en el Clínico. "El día 10 de febrero, se hace público un comunicado en su nombre y de su familia agradeciendo las muestras de apoyo recibidas. El 13 de febrero, a las 22 horas, un tuit de Jordi Sànchez, presidente de la ANC, la da por muerta, lo cual recogen diferentes medios digitales. La muerte, sin embargo, no se producirá hasta tres horas más tarde. La mañana siguiente, importantes medios de comunicación de Cataluña falsean las circunstancias de su muerte diciendo que había estado en coma desde el primer momento, lo cual contradice lo que afirma Quim Torra en la biografía de Muriel Casals y el mismo comunicado de Muriel y su familia del día 10". La cinta alimenta la teoría de la conspiración en esta muerte y sostiene en otro momento que "se hace evidente, por el talante y la trayectoria de Muriel, que con ella viva hubiese sido imposible inventar un referéndum que no estaba en la hoja de ruta de JxS".

El expresidente de la Generalitat Artur Mas (d) escucha a Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Artur Mas (d) escucha a Carles Puigdemont. (EFE)

El documental, en otro giro estrambótico de guion, hace notar el hecho de que el referéndum se convocase para el 1 de octubre, teniendo en cuenta que esa jornada "es el Día del Caudillo, el día del dictador Franco, el 1 de octubre es una fecha que ningún catalán escogería para hacer un referéndum de independencia".

Termina recordando que los principales acusados en el juicio por el 'procés' "confiesan delante del tribunal español de manera irrefutable no haber declarado nunca la independencia y no haber tenido nunca la intención de declararla". Y zanja: "Esta confesión equivale a haber engañado a 7,5 millones de catalanes. La mentira ha quedado probada". Ya se sabe que la peor verdad es la que no se quiere escuchar.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios