DECLARA EL COMISARIO DE MOSSOS MOLINERO

"Si se produce una desgracia, declararé la independencia": las palabras de Puigdemont

'Espero, president, que el domingo no haya ninguna desgracia importante que tengamos que lamentar', le avisó Trapero

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

Joan Carles Molinero, comisario jefe de coordinación de los Mossos en el 1-O, sucedió este jueves en el juicio del 'procés' al 'dos' del cuerpo, Ferran López. Si ayer el segundo lanzó la bomba, hoy Molinero la detonó. Dio detalle de cuáles fueron las palabras con las que Carles Puigdemont se refirió a la violencia en el 1-O. En la reunión del 28 de septiembre, cuando ya se estaban levantado de la mesa, el mayor Trapero hizo una última reflexión. "Espero, president, que el domingo no haya ninguna desgracia importante que tengamos que lamentar:, dijo el jefe de la policía autonómica. "El president de la Generalitat respondió que si se daba esta situación límite y si se producía alguna desgracia... Creo recordar que dijo 'posiblemente procederé a declarar la independencia de Cataluña'".

Técnico en sus respuestas, ahondó en los mismos puntos ya escuchados en boca de otros Mossos, con Trapero a la cabeza. Molinero insistió en que la cúpula policial reafirmó varias veces que iba a cumplir con las instrucciones y que transmitió la preocupación sobre cómo se estaba desarrollando "la situación que se llevaba en Cataluña". "Trasladamos en las dos reuniones que nuestros servicios de inteligencia e información tenían la previsiones de que iba a haber entre dos millones y medio o tres millones de personas en la calle. Este número tan importante, junto a las instrucciones que los mossos y policías recibían, llevaban a una situación de conflictividad social durante el 1-O que veíamos de forma preocupante".

"Hubo discrepancias, diferencia de opiniones, pudimos transmitir cómo veíamos que se estaba desarrollando la situación, transmitimos nuestras principales preocupaciones, durante una hora y cuarto les expusimos nuestra preocupación y transmitimos nuestra clarisima voluntad de cumplir la ley, teníamos instrucciones de la Fiscalia y no teníamos ninguna duda de que ibamos a cumplir con la legalidad vigente", remachó.

Insistió en que lo que trasladaron el 28 al Govern es que "había dos voluntades contrapuestas". "Una parte muy importante de la ciudadanía del país que iba a salir a la calle a votar". Y expresó que los Mossos utilizaron, en aquellas circunstancias, "la fuerza en cada caso proporcional que se considerase oportunidad por el mando policial de cada actuación". Llegado el turno de las defensas, el abogado de Joaquim Forn, Javier Melero, trató de desmontar la idea de que la policía autonómica mostró una actitud pasiva el 1-O: "¿Los ARRO no produjeron ningún derramamiento de sangre?", lanzó el letrado. La respuesta era obvia: "Rotundamente no".

Abundó también en las "diferencias de criterio" con Diego Pérez de los Cobos. E insistió en el motivo que condujo este miércoles a las defensas a pedir un careo: aseguró que el coronel de la Guardia Civil y coordinador del dispositivo conocía el plan de la pareja de agentes para cada colegio. "Nunca se nos trasladó que se pusiera en entredicho el despliegue de los binomios en los colegios", "fue aceptado por el responsable de coordinación en el dispositivo", dijo en la misma línea que López. Sí hubo, admitió, "un intercambio de pareceres distintos". Muy acorde con la confesión del mayor Trapero sobre su disgusto y falta de química con el mando de la Guardia Civil.

Versiones coincidentes, expandió la responsabilidad del fracaso policial en respuesta a la orden de impedir la votación. "El auto del TSJC deja muy claro que la responsabilidad de impedir el 1 de octubre es por igual de los tres cuerpos policiales. Bajo la dirección del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos". Todos tuvieron la culpa. Los Mossos cumplieron.

Respecto al 20-S, Molinero echó un capote a los Jordis. "En todo momento hubo conversaciones con ellos para tratar de minimizar los efectos de esta concentración. No es que actuaran de intermediarios, es que se les demandó que hicieran alguna gestión. No fueron determinados o nombrados como interlocutores válidos", señaló respecto a su papel aquella jornada.

Sobre Forn también hubo detalles. El conseller de Interior nunca dio instrucciones a los Mossos para que bajaran los brazos en el referéndum. Ni de forma oficial ni en privado. Relató un encuentro por la calle. Le manifestó, un día que se lo encontró por la calle, que entendía su papel y nuestro posicionamiento, "que la conselleria no nos iba a poner en situación de decidir entre una cosa y la otra", indicó.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios