Es noticia
Menú
El constitucionalismo en BCN: "Torra: si no quiere ser presidente de todos, ponga urnas"
  1. España
  2. Cataluña
GUARDIA URBANA CIFRA SOLO 80.000 personas

El constitucionalismo en BCN: "Torra: si no quiere ser presidente de todos, ponga urnas"

Bajo una pancarta con el lema 'Por la concordia. Por Cataluña: ¡Basta!', la intención, según Sociedad Civil Catalana, era unir la "centralidad" constitucionalista

Foto: Imágenes de la multitudinaria manifestación. (EFE)
Imágenes de la multitudinaria manifestación. (EFE)

El constitucionalismo congregó a 80.000 personas en el centro de Barcelona en una manifestación que quería contrarrestar en la calle el discurso radical del independentismo y de las instituciones catalanas. Un día después de que el soberanismo reuniese a 350.000 manifestantes, sus rivales llegaron, según la Guardia Urbana, a la cifra citada. Poca, en comparación con la macromanifestación del 2017 tras el 1 de octubre. Pero nada desdeñable, si hemos de tener en cuenta la escasa movilización que suele tener el bloque constitucionalista. Las cifras municipales tampoco gustaron a Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad convocante, que cifró en 400.000 los asistentes.

Bajo una pancarta con el lema ‘Por la concordia. Por Cataluña: ¡Basta!’, la intención, según SCC, era unir la “centralidad” constitucionalista. Allí había muchas banderas españolas, pero también catalanas e incluso algunas republicanas, lo que denotaba la transversalidad ideológica del acto. Hubo un manifiesto que resumía el eje central de la protesta. “Las calles son y serán de todos, también nuestras y no de quien nos intimida para no tomarlas. Ya no existe ninguna Cataluña invisible. Se acabó. El 8 octubre de 2017, todos fuimos el muro de contención que frenó la independencia. Hoy todos somos los que decidimos ‘prou procés’ [basta de proceso], los que hemos acabado con el ‘procés’”.

Foto: Manifestantes marchan por las calles de Barcelona contra el 'procés'. (Reuters)
80.000 personas salen a las calles de Barcelona para exigir el final del 'procés'
Javier Bocanegra Marcos García Rey. Barcelona Alejandro Mata

Fernando Sánchez Costa, presidente de SCC, coronó el acto con un discurso en el que empezó agradeciendo a Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil “que se están dejando la piel por nuestra seguridad”. Y fue a por todas: “Muchos catalanes no quiere escoger entre la madre y el padre, entre ser catalanes y españoles. Queremos hablar y dialogar, pero dentro de la ley”. Por ello, puso “las cinco condiciones” de SCC encima de la mesa: “La primera, la reforma inmediata de la ley electoral que impide la alternancia política; la segunda, la neutralidad de espacios públicos, instituciones y escuelas; la tercera, la normalización de la lengua de la mitad de los catalanes, que es el español: debe ser normal en las escuelas e instituciones lo que es normal en las calles; la cuarta, la despolitización de los cuadros de Mossos y de los medios de comunicación públicos; y la quinta, una auditoría del ‘procés’. Queremos saber dónde se ha ido el dinero de nuestros bolsillos”.

“Nos habéis robado amistades”

Sánchez Costa aseguró que “nosotros somos la manguera de agua que acabará con el fuego del ‘procés’. Ya basta de confrontación, ya basta de violencia, ya basta de odio, ya basta de decadencia, ya basta de ‘procés’. Digamos basta a esta noche sin fin, a este laberinto de sombras. Nos habéis robado 10 años de nuestra vida, nos habéis robado amistades, inversiones y puestos de trabajo. El independentismo está vampirizando la vida social y política de Cataluña. Acabemos con el ‘procés’, reconstruyamos Cataluña, resurjamos con un nuevo proyecto de todos y para todos”.

Decenas de miles de personas toman las calles de Barcelona por la unidad de España. (Atlas)

Dirigiéndose a Torra, le envió un mensaje: “A los dirigentes del independentismo y del ‘procés’ les digo: no habéis conseguido nada lo que queríais, solo habéis despertado una oleada de gente que quiere mucho a España y a Cataluña y que ya no estará callada. Los independentistas llevan diez años construyendo muros con palabras y discursos. No necesitamos un tsunami, sino una ola tranquila que se llevará todos los muros por delante (…) y al ‘president’ le digo: señor Torra, si no sabe gobernar, si no quiere gobernar para todos los catalanes, si quiere ser activista en vez de presidente de todos, es muy sencillo: ponga las urnas”. Y terminó el presidente de SCC con un mensaje al resto de España: “Escucha a la ciudadanía libre que lleva diez años defendiendo nuestra democracia constitucional. Nuestro país vale la pena. Ayudadnos, no nos dejéis solos. Necesitamos vuestro apoyo”.

placeholder Imágenes de la manifestación. (EFE)
Imágenes de la manifestación. (EFE)

El vicepresidente de SCC, Álex Ramos, recordó al término del acto que “ayer hubo una manifestación independentista y hoy hay esta constitucionalista. Alguien tiene la responsabilidad de habernos dividido”. Ramos arengó a los manifestantes: “Barcelona no se quema” y “Els extintors serán sempre nostres” (Los extintores serán siempre nuestros”) y puso a Josep Tarradellas como el ejemplo a seguir, “el mejor presidente de la Generalitat”. Aseguró que desde la época de Jordi Pujol se comenzó a adoctrinar a la juventud. “Tarradellas ya denunció que Pujol iba a utilizar un truco muy viejo: convertirse en perseguido y víctima. Pero Cataluña es demasiado pequeña como para que desprecie a uno de sus hijos y lo suficientemente grande como para que todos quepamos en ella”.

Aseguró también que “hoy tenemos un monstruo encima de la mesa. Lo habéis visto en las últimas semanas. Pujol les dio el biberón y las primeras papillas; el señor Mas les azuzó para que siguieran por el mismo camino; Puigdemont lo radicalizó; y Torra solo les dijo que apretaran más. Así hemos llegado a este monstruo construido durante 40 años. Ahora tenemos que olvidarnos de este periodo y volver a empezar, con respeto absoluto al Estado de derecho y a la Constitución y al Estatuto”.

"Pujol les dio el biberón y las primeras papillas; el señor Mas les azuzó para que siguieran por el mismo camino"

La escritora Núria Amat fue también contundente. En un discurso bilingüe en catalán y en castellano, reclamó una Cataluña “sin fronteras visibles o invisibles, integrada en España y Europa, que garantice los derechos de todos los ciudadanos”. Amat recordó que “el nacionalismo lleva al fanatismo y al fracaso”, acusando a la cúpula soberanista de haber convertido a Cataluña en un país empobrecido y cerrado. “El nacionalismo se sirve del miedo para lograr sus fines represivos. Cataluña es de todos y si estamos aquí es para denunciar el adoctrinamiento independentista en escuelas y universidades, la violencia en las calles y carreteras, el monopolio interesado de los medios de comunicación y la manipulación de la población, especialmente de los más jóvenes. Que ningún catalán tenga miedo a hablar”.

Aseguró la escritora que “nos llaman cobardes porque el independentismo nos ha tenido amordazados y calladas. Y nos llaman fascistas porque somos bilingües, libres e iguales” y reclamó que Barcelona recupere la capitalidad cultural. “Unidos conseguiremos la convivencia cívica solidaria y familiar que nos han robado. Contra la independencia, convivencia. El separatismo ha fracasado y la democracia internacional nos apoya. Aquí, hoy, todos somos Cataluña”.

PP y Ciudadanos hacen campaña

Los políticos presentes quisieron su minuto de protagonismo. Por parte del PP, asistieron Pablo Casado, Cayetana Álvarez de Toledo, Alejandro Fernández, Dolors Montserrat y Xavier García Albiol. Casado aprovechó para hacer campaña electoral. Se paseó primero por las cercanías de la concentración y luego atendió a la prensa, reclamando que los socialistas rompan cualquier acuerdo con el soberanismo, en referencia a los pactos locales existentes en ayuntamientos catalanes. “Sería bueno que Pedro Sánchez dijera dónde está: si está en las calles de Barcelona hoy, con los constitucionalistas o manteniendo acuerdos con independentistas”, clamó el líder del PP. Apuntó que Sánchez no descarta acuerdos con JxCat, ERC o Bildu, pidió que el PSOE rechace expresamente cualquier acuerdo y solicitó condecoraciones para todos los policías y Mossos d’Esquadra que trabajaron conteniendo los disturbios de Barcelona.

Por parte de Ciudadanosestaban Albert Rivera, José Manuel Villegas, Jordi Cañas, Inés Arrimadas, Lorena Roldán y Carlos Carrizosa. Rivera se sumó también a hacer campaña. Criticó al presidente del Gobierno por acercarse a los independentistas y subrayó que “no se puede gobernar con Torra, no se puede gobernar con Otegi ni con los que queman las calles. Hay que buscar soluciones de futuro que unan a los españoles”. Enfatizó, eso sí: “Hoy es un día para disfrutarlo, pero sobre todo para decir a los españoles que no hay barricadas, no hay incendios y no hay piedras”.

Foto: Disturbios violentos en el entorno de la Jefatura de la Policía Nacional de Barcelona tras la manifestación del 26-O.(Reuters)

La concentración contó también con otras figuras políticas, como el exprimer ministro francés, Manuel Valls, que criticó al independentismo y aseguró que “los catalanes están hartos de lo que está pasando”, o el cabeza de lista de Vox por Barcelona, Ignacio Garriga.

Los socialistas, sin embargo, fueron más discretos y se ubicaron fuera de la cabecera: allí estaban los ministros José Luis Ábalos y Josep Borrell, así como el líder del PSC, Miquel Iceta, que ni siquiera se colocaron en la zona VIP para escuchar los mítines. Antes de comenzar la manifestación, Ábalos acusó al presidente de la Generalitat, Quim Torra, de “dejación de funciones” y le instó a garantizar la convivencia en Cataluña en base al respeto a la democracia y la legalidad. Iceta resaltó el perjuicio que el independentismo y su deriva están causando a Cataluña,y llamó a superar la situación con el cese de la violencia. En un plano más discreto también se ubicaban el exlíder del PSOE Joaquín Almunia o el exsecretario general del PCE, Paco Frutos.

El constitucionalismo congregó a 80.000 personas en el centro de Barcelona en una manifestación que quería contrarrestar en la calle el discurso radical del independentismo y de las instituciones catalanas. Un día después de que el soberanismo reuniese a 350.000 manifestantes, sus rivales llegaron, según la Guardia Urbana, a la cifra citada. Poca, en comparación con la macromanifestación del 2017 tras el 1 de octubre. Pero nada desdeñable, si hemos de tener en cuenta la escasa movilización que suele tener el bloque constitucionalista. Las cifras municipales tampoco gustaron a Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad convocante, que cifró en 400.000 los asistentes.

Ciudadanos PSC
El redactor recomienda