será el jueves a las 10

El Parlament recula y rebaja el pleno de la sentencia a una comparecencia de Torra

Hay un pacto de Torra con ERC para no extralimitarse más allá de la ley, ya que temen que Pedro Sánchez, en plena precampaña, use cualquier excusa para aplicar el 155

Foto: Quim Torra. (Reuters)
Quim Torra. (Reuters)

El Parlament ha rebajado el tono de la que iba a ser la única respuesta institucional a la sentencia del Tribunal Supremo condenando por sedición a la decena de políticos catalanes encausados por el 'procés'.

Si bien en un principio el presidente de la cámara Roger Torrent había planteado un pleno monográfico sobre el fallo del Alto Tribunal tras el cual se votarían propuestas de resolución, ahora el planteamiento se ha suavizado muchísimo: solo habrá una comparecencia de Quim Torra, con debate posterior por parte de los grupos pero sin votar nada de nada. Todo para esquivar la desobediencia, de la que Torrent y la Mesa del Parlament ya han sido advertidos por el Tribunal Constitucional.

Esta tibieza y extrema prudencia de Roger Torrent y el resto de los partidos independentistas contrasta con la violencia vivida ayer en las protestas independentistas convocadas por la plataforma anónima Tsunami Democràtic, una plataforma que ha recibido el aval de la plana mayor de los políticos soberanistas. Ayer un joven perdió un ojo por un pelotazo de goma durante la movilización para asaltar el aeropuerto de El Prat, según ha confirmado hoy el Hospital de Bellvitge, pero la junta de portavoces del Parlament ha dedicido que la respuesta será solo una comparecencia de Quim Torra.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), delante del presidente del Parlament, Roger Torrent (c). (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), delante del presidente del Parlament, Roger Torrent (c). (EFE)

Torra ha colaborado en esto, ya que quien ha pedido comparecer ha sido él mismo en calidad de presidente de la Generalitat, con lo que la rebaja de la respuesta ha partido del 'president'.

Como explica hoy El Confidencial hay un pacto de Torra con ERC para no extralimitarse más allá de lo que marque la ley, ya que temen que Pedro Sánchez, en plena precampaña del 10-N use cualquier excusa para aplicar un nuevo 155 en Cataluña que esta vez sería mucho más duro y más prolongado en el tiempo. La Junta de Portavoces del Parlament esta mañana ha sido la encargada de echar agua al vino.

En medio de este caos político, la cámara catalana ha recibido una petición de Carles Puigdemont para volver a ser diputado del Parlament, aprovechando el cambio jurídico de su figura legal como consecuencia de la sentencia. Ahora, Puigdemont puede volver a delegar el voto y, lo que es más importante, cobrar 3.000 euros al mes.

Así que Puigdemont sería formalmente diputado del Parlament aunque estaría legalmente luchando para ser eurodiputado. Otra paradoja más. Esta es otro de las papeletas que está solventando el parlamento autonómico, todo muy lejos de las protestas callejeras que estos días jalonan Cataluña.

Pleno descafeinado

Así, que mientras que desde la Generalitat se pide a la calle que lo de todo, la respuesta institucional está resultando lo más descafeinada posible. Incongruencias de la política catalana, que mientras tanto sigue instalada en la parálisis. En contra de los que se había anunciado, la sentencia no ha significado un giro en ningún sentido.

El agua al vino se explica por la gran división que vive el independentismo. El riesgo es que en el pleno de la próxima semana la CUP cuele una resolución que acabe abocando al Parlament, pese a todos sus esfuerzos, al escenario ya conocido de la desobediencia.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios