En respuesta a una pregunta de Cs

Portazo de la Comisión Europea al intento de Puigdemont de recabar apoyo de la UE

"Ninguna acción procedente de la UE puede socavar o contribuir a socavar el sistema constitucional de un Estado miembro" ha afirmado el vicepresidente de la Comisión Europea

Foto: El 'expresident' catalán Carles Puigdemont. (EFE)
El 'expresident' catalán Carles Puigdemont. (EFE)

El independentismo catalán siempre había tenido la pretensión de obtener el apoyo de la UE en sus reivindicaciones. No fue así en el referéndum del 1-O ni tras la fallida declaración de independencia. Desde que Carles Puigdemont se ha instalado en Bruselas, Europa le ha seguido enviado el mismo mensaje de rechazo. Pero ninguno tan nítido como el del vicepresidente de la Comisión Europea, Günther Oettinger. Este comisario alemán ha respondido sobre la cuestión catalana que "ninguna acción procedente de la UE o, en consecuencia, de la Comisión, puede, por motivo alguno, socavar o contribuir a socavar el sistema constitucional de un Estado miembro".

La Comisión Europea ha contestado así a una pregunta que le hizo hace tres meses la eurodiputada de Cs, Beatriz Becerra, en la que inquiría al Ejecutivo comunitario sobre si consideraba que CATGlobal ASBL, la asociación registrada por el entorno de Puigdemont en Bélgica, cumplía los criterios para obtener ayudas públicas comunitarias dada la "situación judicial" de Puigdemont, reclamado por la justicia española por presuntos delitos de rebelión y malversación, entre otros.

La vicesecretaria de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, la española Beatriz Becerra. (EFE)
La vicesecretaria de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, la española Beatriz Becerra. (EFE)

El Confidencial ha accedido a una copia de la respuesta de la Comisión Europea que cierra filas con el Gobierno español en la cuestión catalana. La Comisión Europea niega implícitamente que CATGlobal pueda acceder en el futuro a fondos comunitarios, algo que parecía posible al incluir entre sus fundadores a un conocido 'lobista' europeo, el catalán Jaime Bernis.

Además, la Comisión Europea es taxativa al recordar que "el artículo 4 de la Unión Europea establece que la Unión 'respetará la igualdad de los estados miembros', incluidas 'sus estructuras fundamentales políticas y constitucionales', especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional".

También señala la Comisión Europea en su réplica a la eurodiputada española que según el Reglamento Financiero "los solicitantes que estén en una de las situaciones de exclusión mencionadas en el artículo 136 serán excluidos de la participación en los procedimientos de adjudicación o de la posibilidad de ser seleccionados para la ejecución de los fondos de la Unión". El artículo 136 del reglamento se refiere a personas culpables de falta profesional grave al haber violado leyes, o reglamentos aplicables, o normas éticas o ser culpable de fraude o irregularidades.

Satisfacción de la parlamentaria

Beatriz Becerra ha manifestado que "yo no voy a ir a visitar al fugado a Waterloo. Prefiero trabajar sin descanso para cerrarle definitivamente todos los grifos europeos. Por eso me alegra enormemente haber logrado por fin una respuesta inequívoca de la Comisión Europea sobre CATGlobal, el artefacto financiero de Puigdemont: ni un euro de dinero público europeo puede ir destinado a quien ha incumplido las leyes y a quien no respeta la Constitución de un país".

"Yo no voy a ir a visitar al fugado a Waterloo. Prefiero trabajar sin descanso para cerrarle todos los grifos europeos", ha declarado Beatriz Becerra

"La Unión Europea no va a contribuir a que un golpista se dé la gran vida y encima siga intentando destruir un Estado Miembro. Una vez más, Europa ratifica que ir contra la Constitución Española es ir contra el marco jurídico de la Unión. Espero que Puigdemont se entere ya de que en Europa no tiene aliados", ha manifestado esta europarlamentaria.

Largo desencuentro

La marcha de Puigdemont a Bélgica ha venido marcada por un año desencuentros con la UE. Salvo excepciones —antiguos comunistas eslovenos o los diputados flamencos— el independentismo se ha encontrado sin aliados en Europa, en contra de lo que habían prometido a sus votantes cuando iniciaron el 'procés' en 2012. La Comisión Europea, incluso, ha puesto en cuarentena el intento de registrar CATGlobal como grupo de interés ante la UE. La Comisión manifiesta oficialmente que "CATGlobal se inscribió en el Registro de Transparencia el 14 de enero. Como en todos los casos, todas las nuevas inscripciones se revisan para verificar su elegibilidad. El registro de CATGlobal está siendo verificado en este momento". Según explica la Agencia Efe, "en caso de que la Comisión Europea rechace el registro de un grupo de presión ante las instituciones comunitarias, ni la negativa ni los motivos de la misma se hacen públicos", tal y como establece la normativa comunitaria.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

Ni en el registro en la UE ni en su objeto social, CATGlobal hace referencia alguna ni a la independencia de Cataluña ni al derecho de autodeterminación de los catalanes, lo que contrasta con la constante afirmación pública de sus líderes de que ambos objetivos son plenamente legales y democráticos.

Desde entonces, en Bruselas han vetado que Puigdemont y Quim Torra diesen una conferencia en el Parlamento Europeo sobre la situación en Cataluña, lo que ha provocado que ambos líderes carguen contra Europa. Puigdemont, incluso, ha elevado una queja a la Defensora del Pueblo Europea, Emily O'Reilly contra el presidente del Eurocámara, Antonio Tajani, por haberle prohibido el acceso a la sede del Parlamento europeo para dar su charla.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios