desde 2016

Paula Montero, la directora de Lledoners que dejó salir a Rull sin el permiso del Supremo

Licenciada en Psicología, su trayectoria profesional siempre ha estado ligada a Instituciones Penitenciarias de la Generalitat

Foto: La prisión catalana de Lledoners donde están los nueve presos del 'procés'
La prisión catalana de Lledoners donde están los nueve presos del 'procés'

El que fuera 'conseller' del Govern de Puigdemont, Josep Rull, salió de la prisión de Lledoners la víspera del día de Reyes sin la autorización judicial del Tribunal Supremo. Lo hizo para visitar en el hospital a uno de sus hijos con el único visto bueno de la directora de la cárcel, Paula Montero Brasero, que comunicó su decisión al juzgado de guardia de Manresa después de que Rull abandonara la cárcel sin el visto bueno del alto tribunal.

Al frente de la dirección de Lledoners desde 2016, Montero es licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y lleva desde los años 90 trabajando en distintas prisiones catalanas. Su relación laboral con los servicios penitenciarios de la Generalitat se inicia como educadora de la Sección Abierta del Centro Penitenciario de Hombres de Barcelona, trabajo que compaginó con sus estudios. En distintos periodos, ejerció como psicóloga en diferentes cárceles de Cataluña, como las de hombres y mujeres de Barcelona y la de Quatre Camins.

Solo dos años después de acabar la carrera en Madrid, fue nombrada directora del Centro Penitenciario de Mujeres de Barcelona desde 1990 a 1993. Un año después, la Generalitat le ofreció el puesto de directora de los Servicios Sociales Penitenciarios de la Ciudad Condal, que aceptó. En los años posteriores, Montero cambió en varias ocasiones de trabajo, pero siempre relacionado con el área penitenciaria y con programas de rehabilitación y Sanidad, esta última la más duradera en su currículum.

Fue en 2016 cuando la 'conselleria' de Justicia de la Generalitat, con Carles Mundó al frente, la nombró directora de Lledoners, una prisión que se caracteriza por tener un modelo basado en la convivencia y en la participación. De inspiración nórdica en su organización, los presos no se separan por módulos según su tipología delictiva y se organizan en diversas comisiones. Durante este tiempo también ha ejercido como docente en varios másteres de Criminología y psicología penitenciaria en la Universidad de Barcelona y como ponente en distintos cursos y jornadas de formación organizadas por el Centro de Estudios Jurídicos y de Formación Especializada.

Así fue la salida de Rull

La salida de Rull, que se produjo a las 14:00 horas, fue autorizada por Paula Montero pese al rechazo del juez de guardia de Manresa, Pedro V. Cerviño Saavedra, tal y como han confirmado fuentes jurídicas a El Confidencial. Según la normativa penitenciaria, los permisos a presos preventivos tienen que ser concedidos por el tribunal encargado del procedimiento penal, en este caso del Tribunal Supremo.

La comunicación al Supremo -que la hizo la directora de Lledoners a las 14:20 horas, cuando Rull ya estaba fuera- no incluye parte médico alguno para apreciar la gravedad del hecho. Rull tiene dos hijos, de tres y ocho años, que fueron a visitarle a la prisión ese mismo día. Dura te el vis a vis familiar, el pequeño se dio un fuerte golpe en la cabeza que no solo le hizo perder el conocimiento sino también la memoria durante un lapso de tiempo que no le permitía ni siquiera reconocer a sus padres, motivo por el cual fue trasladado de manera urgente a un centro hospitalario. Antes de la medianoche Rull regresó a prisión custodiado por varios agentes de los Mossos D'Esquadra.

Josep Rull saludando a las puertas de la Audiencia Nacional. (EFE)
Josep Rull saludando a las puertas de la Audiencia Nacional. (EFE)

Huelga de hambre, una foto, 21 visitas al día...

El nombre de esta prisión saltó a los medios de comunicación el pasado mes de julio cuando los nueve presos del 'procés' fueron trasladados desde Madrid a Cataluña. Desde entonces, su actividad interna se ha visto afectada, ya que se filtró una fotografía de todos ellos tomada en el interior, algo que no está permitido, e iniciaron una huelga de hambre que, según varios medios catalanes, acabó con la paciencia de Paula Montero, que a punto estuvo de presentar su dimisión.

A esto hay que sumar también la frenética actividad de los presos, que dista mucho del resto de sus compañeros. Según publicó El Confidencial el pasado mes de octubre, despachan desde el módulo 2 la visita de hasta 21 personas al día. En todo este tiempo han recibido la visita de dirigentes políticos como Pablo Iglesias o Íñigo Urkullu, lo que obliga a organizar un dispositivo de seguridad especial, gesto que se ha multiplicado en varias ocasiones en estos meses.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios