La visita de Iglesias a Junqueras en la cárcel levanta suspicacias en la izquierda catalana
  1. España
  2. Cataluña
“DONDE NO LLEGA EL PSOE, LLEGAMOS NOSOTROS”

La visita de Iglesias a Junqueras en la cárcel levanta suspicacias en la izquierda catalana

Desde las filas de Podemos, se justifica la reunión y se sube el listón de la responsabilidad de Iglesias: “Estamos haciendo el mismo trabajo que hicimos para la moción de censura"

placeholder Foto: Aspecto de los accesos, desde la C-55, al centro penitenciario de Lledoners, en el término municipal de Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona). (EFE)
Aspecto de los accesos, desde la C-55, al centro penitenciario de Lledoners, en el término municipal de Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona). (EFE)

La reunión de Pablo Iglesias, líder de Podemos, con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, encarcelado en la prisión de Lledoners, ha levantado suspicacias en algunos sectores políticos. Desde los sectores duros del independentismo (los más próximos a Carles Puigdemont y a Quim Torra, el actual ‘president’), se ve como una terrible traición que Junqueras se preste a negociar los presupuestos del Estado. Y, en realidad, abona la teoría de los radicales de que la intención última del líder de ERC es acercarse a los socialistas y a los comunes para conformar un nuevo tripartito. Pero, en realidad, la ‘cumbre’ en Lledoners es el colofón a toda una estrategia que busca no solo seducir a una parte del independentismo con los PGE sino que Iglesias mate dos pájaros de un tiro: quiere que los republicanos aprueben las números de Pedro Sánchez (o sea, los suyos propios), pero que también apoyen los Presupuestos de Ada Colau para que, a cambio, los comunes apoyen los Presupuestos de la Generalitat en el Parlament. Aquí nadie da puntada sin hilo.

Iglesias visitará a Junqueras en prisión el viernes 19 de octubre

Teresa Cunillera, delegada del Gobierno en Cataluña, advirtió este jueves por la mañana que la visita de Pablo Iglesias a Junqueras no significa nada. “El Presupuesto solo lo negocia el Gobierno. Por el Gobierno solo habla el Gobierno”, dijo. Fue un intento de quitar importancia institucional a la reunión en la cárcel. También la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dejó claro que Iglesias “no es para nada un enviado del Gobierno”. O sea, que no se le ha encargado ninguna gestión sobre los Presupuestos Generales del Estado por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En Cataluña, hay toda clase de cábalas sobre la reunión. “Lo que tiene Pablo Iglesias es un afán de protagonismo desmesurado. No es el interlocutor del Gobierno español. Si ayuda, bienvenido sea, pero que no se arrogue nada más. Es bueno recordar que la entrevista había sido solicitada por Junqueras, que también se la pidió a otros líderes políticos”, dice a El Confidencial un diputado de la oposición.

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), conversa con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, durante la manifestación tras los atentados yihadistas en Cataluña. (EFE)

Desde el PSC, un alto cargo asegura que esta formación “respeta lo que decida Pablo Iglesias, pero no es el interlocutor del Gobierno. Si acaso, lo es de su propio proyecto político. Los Presupuestos se negocian entre el Gobierno y los diputados que están en libertad”. Otra fuente explica que “se puede leer la reunión en clave local: Iglesias se reúne con ERC y no con el PDeCAT. Eso deja en evidencia a los de Convergència y a Puigdemont. Esta circunstancia implica que los comunes optan por un sector del independentismo en detrimento de otro”.

El trabajo en la sombra

Desde las filas de Podemos, se justifica la reunión y se sube el listón de la responsabilidad de Iglesias: “Estamos haciendo el mismo trabajo que hicimos para la moción de censura —explica a este diario un alto cargo de la formación de Iglesias—. El PSOE no era capaz de llegar a acuerdos y tomamos nosotros la iniciativa. En estos momentos, nosotros tenemos una mejor sintonía con el independentismo que el PSOE y el objetivo lo merece. Así pues, donde no llega el PSOE llegamos nosotros”.

Los comunes aseguran que tienen a su favor que coinciden con ERC en muchas cosas, entre ellas la reivindicación del “derecho a decidir”, en políticas económicas y en políticas sociales. “Tenemos que salir de la situación en que nos encontramos. Y tenemos puntos en común que podemos desarrollar”, argumentan.

Foto: Junqueras e Iglesias, en un encuentro que tuvieron en agosto de 2017. (EFE)

Estas fuentes recalcan que con el PSOE ya hay “un principio de acuerdo importante”. Ese frente, pues, está cubierto. Pero los socialistas, aseguran desde Podemos, no tienen las manos tan libres como la formación de Iglesias. “Los independentistas han de quedar bien con su gente. No se les puede aplastar. Y nosotros estamos en condiciones de negociar una salida airosa para todos”.

Desde algunos sectores del socialismo catalán, no obstante, se critica que Pablo Iglesias no asuma también una interlocución con Carles Puigdemont o los suyos. “Lo raro es que Iglesias no hable con Puigdemont o con Torra, que son quienes decidirán el voto de los soberanistas”, dice una fuente. Y otra tercia que “el problema para negociar los Presupuestos es con Torra y Puigdemont. Todos los consejeros del Govern se han visto con sus respectivos ministros y estarían encantados de llegar a acuerdos. Pero desde arriba tienen órdenes de decir que no. Es a sus superiores a quienes habría que convencer. Por otro lado, ERC no da todo por perdido, pero ha de negociar y presentar luego a sus bases el fruto de esa negociación. Han de visualizar que se han batido el cobre y que les han ido detrás hasta llegar a un acuerdo”.

Foto: Fotografía de archivo del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (Reuters)

Recuerda esta fuente que los Presupuestos diseñados para el año que viene implican para Cataluña un aumento de 2.000 millones de euros. ¿Podrán Torra y Puigdemont justificar con motivos serios su rechazo? Desde la óptica independentista, todo está justificado en aras de la patria catalana. Pero ese gregarismo es limitado a un sector acrítico de la población. Otro sector, que puede ser muy influyente, no comulgaría con ruedas de molino.

Pero luego hay otra vertiente que no ha de pasarse por alto: Iglesias ‘venderá’ la bondad de los Presupuestos Generales del Estado a Junqueras, pero también le venderá la bondad de los Presupuestos del Ayuntamiento de Barcelona. La alcaldesa Ada Colau se encuentra, en estos momentos, más sola que la una, con unos Presupuestos prorrogados y sin poder presentar una gestión eficiente del consistorio. “Colau necesita el voto útil del mundo independentista. Iglesias quiere plantear a Junqueras el pacto de que ERC apoye las cuentas municipales de Colau y los comunes podrán facilitar los Presupuestos de la Generalitat para el próximo año”. Lo dicho: nadie da puntada sin hilo en esta historia.

Pablo Iglesias Oriol Junqueras Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Carles Puigdemont PSOE Ada Colau Quim Torra Presupuestos Generales del Estado Pedro Sánchez PSC
El redactor recomienda