el president destripa su reunión en moncloa

Quim Torra le dijo a Pedro Sánchez que tiene 56 años y “nada que perder”

“Fue una reunión muy sincera: le expliqué quien soy, qué pienso y que estoy dispuesto a hacer. Yo no tengo el derecho a renunciar al derecho a la autodeterminación", dijo

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, posan para los medios antes de la reunión que ambos han mantenido en el Palacio de La Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, posan para los medios antes de la reunión que ambos han mantenido en el Palacio de La Moncloa. (EFE)

“Yo le expliqué a Pedro Sánchez que tengo 56 años, que mis hijos son mayores y que no tengo nada que perder”, ha desvelado este martes el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una entrevista en 'Catalunya Ràdio' en la que ha destripado todo su encuentro en la Moncloa. No le dijo de manera literal que estaba dispuesto a ir a la cárcel, pero lo dejó en el aire, según su versión del encuentro. Si ayer todas las partes optaron por ofrecer a la opinión pública la versión Disney de la cumbre en Madrid, este martes Torra prefirió en la radio pública detallar la de mayores de 18 años, o al menos, como se decía en la época de la Transición, la de “mayores sin reparos”.

“Fue una reunión muy sincera: le expliqué quién soy, qué pienso y qué estoy dispuesto a hacer. Yo no tengo el derecho a renunciar al derecho a la autodeterminación. Si renunciamos, todo deja de tener sentido: los presos, los exiliados”, ha manifestado el presidente catalán, que ha seguido valorando de manera muy positiva la reunión de ayer.

Según Torra, “ayer comenzó un reconocimiento mutuo, tanto institucional como de proyecto. Para nosotros eso era muy importante. Ha habido un inicio de diálogo pero no ha habido inicio de negociaciones”.

La versión detallada por Torra ha resultado como mínimo sorprendente. Torra, por ejemplo, le espetó a Sánchez que “no hay nada a negociar sobre los presos políticos. Nosotros no reconocemos esta Justicia. Los presos deberían estar en libertad con sus familias. Es un punto de indecencia”.

Quim Torra obsequió a Pedro Sánchez con una botella de licor de ratafía y dos libros sobre Cataluña, uno de ellos de mapas y otro sobre el Val d'Aran. (EFE)
Quim Torra obsequió a Pedro Sánchez con una botella de licor de ratafía y dos libros sobre Cataluña, uno de ellos de mapas y otro sobre el Val d'Aran. (EFE)

“Pedro Sánchez me dijo que una cosa es la vía judicial y otra cosa es la vía política. Ayer lo que era importante era marcar las grandes líneas de cómo tirábamos hacia delante”, así que avances pocos, tal y como lo explica. Aún así Torra ha mostrado esperanzas de que se produzca un cambio en la postura de la Fiscalía, un giro que el presidente catalán asegura que no ha pedido.

Quim Torra le dijo a Pedro Sánchez que tiene 56 años y “nada que perder”

Pero Torra no se detuvo aquí. Fue más lejos. “Fui muy claro en reivindicar el 1 de octubre y el 27 de octubre –la fallida declaración de independencia–, partimos del mandato del 1 de octubre”, el mandato de una consulta ilegal, sin controles, sin supervisión y en la que no participaron la mayoría del censo electoral.

“Partimos de un referéndum del 1 octubre. Pero él –por Pedro Sánchez– no está aquí. Y me dejó claro que una solución que pase fuera de la Constitución española no sucederá”, reconoció Torra.

Nueva constitución catalana

Torra también le anunció a Pedro Sánchez que iban a redactar una constitución catalana: “Vamos de la restitución a la Constitución. Ahora estamos en la fase de la restitución. Yo mismo la primera semana de septiembre daré una conferencia política donde explicaré estos pasos. Yo seguiré con el eje central de esta legislatura: hacer efectiva la república. Y le dije que nosotros tenemos un proyecto de Constitución. Me contestó lo que es lógico”.

Según esta descripción de la reunión, Pedro Sánchez y Quim Torra no se pusieron de acuerdo en casi nada. Lógico, puesto que, tal y como ha detallado Torra, “el 90% de la reunión fue hablar de la autodeterminación. Porque es el tema por el que estamos en una situación políticamente gravísima me tengo que centrar en esto. El resto de temas son políticamente menores”. En todo caso, Torra se muestra contento porque “no me echó en cara que llevase el lazo”.

Además, Quim Torra ha sido especialmente duro con el Rey. “No le hemos votado”, y ha insistido en que “tiene que disculparse” por su discurso del pasado 3 de octubre. En caso contrario insiste en su veto a la Corona. “Me ha animado a republicanizar España”, ha asegurado el presidente catalán.

Críticas de la CUP

Sobre las críticas recibidas desde la CUP, que le han acusado de querer pactar por arriba lo que ha planteado el pueblo desde abajo, el presidente de la Generalitat ha confesado que “a mí estas manifestaciones me han dolido mucho. No hay ninguna renuncia a nada ni a ninguna fórmula”.

Torra ha reconocido que ante muchos de estos planteamientos, Sánchez le respondió con el silencio. Al final intercambiaron números de teléfono y anoche se intercambiaron mensajes. También llamó a Carles Puigdemont. Tal vez lo más sorprendente dado los contenidos del encuentro ha sido la afirmación: “No abrimos la ratafía”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
121 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios