Consell nacional este sábado

Puigdemont, al asalto del PDeCAT para colocar en la dirección afines a su persona

Hoy en Barcelona se planteará que en la Asamblea del próximo mes de julio se releve a Pascal por el alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals, más cercano al 'expresident'

Foto: Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín. (EFE)
Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín. (EFE)

Carles Puigdemont inicia hoy el asalto al PDeCAT para poner en la dirección del partido a personas próximas que le puedan mover la silla a la actual dirección, encabezada por Marta Pascal y David Bonvehí, según apuntan fuentes del partido. Puigdemont ya dejó muy claro por la vía de los hechos cuando constituyó el Govern lo que pensaba de la actual dirección del partido. Ahora en este Consell Nacional de hoy en el auditorio de la UPF en Barcelona se planteará que en la Asamblea del próximo mes de julio se releve a Pascal por el alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals, mucho más cercano al 'expresident' que ahora reside de manera forzada en Berlín a causa de sus problemas con la Justicia.

La maniobra será exigir que en la Asamblea de julio se pueda renovar los cargos de dirección del partido, pero no hay que dejarse engañar. Marta Pascal es mucho más correosa que la imagen dulce que ofrece al exterior. Y ganar batallas internas del partido es una de sus especialidades. Si no que se lo pregunten a Jordi Turull que recibió la conselleria de Presidencia como premio de consolación por el revolcón que le propinaron los partidarios de Pascal en la constitución del PDeCAT.

El argumento de Marta Pascal y el sector oficialista será que, con los estatutos en la mano, estos avalan que el mandato de la dirección es por cuatro años

Sin embargo, fuentes del PDeCAT, dudan de que al final los opositores se atrevan a mover ficha. La jugada pasaría por colocar a afines a Puigdemont en la dirección del partido, al menos de manera parcial. Entre los candidatos, además de Joan Ramon Casals para sustituir a la mismísima Marta Pascal, habría otros aspirantes a ocupar cargos relevantes. Entre ellos, se encontrarían el futuro 'conseller' de interior, Miquel Buch, o el exdiputado Jordi Cuminal. También podría jugar esa carta el alcalde de Reus, Albert Batet.

Sin embargo, el principal argumento de Marta Pascal y el sector oficialista será que, con los estatutos en la mano, estos avalan que el mandato de la actual dirección es por cuatro años y no por dos y que por lo tanto la Asamblea de julio no puede servir para cambiar la dirección política del partido, a menos que el Consell Nacional votase una excepción en este sentido.

La senadora del PDeCAT, Marta Pascal. (EFE)
La senadora del PDeCAT, Marta Pascal. (EFE)

Además, Pascal cuenta con apoyos importantes, en especial en el sector municipalista y con el apoyo de la principal alcaldesa de Sant Cugat, Mercé Conesa, quien además ha pactado dejar el Ayuntamiento para presidir una de las mayores empresas públicas de Cataluña: el Puerto de Barcelona.

Nuevo paraguas

Como preludio al asalto al PDeCAT, afines a Puigdemont han creado como marca registrada en el Ministerio del Interior, el Moviment 1 d’Octubre, que quiere servir de paraguas a una futura alianza que integrase a todos los partidos independentistas. Por ahora, la CUP y ERC lo han rechazado. Pero puede servir de primer paso para subsumir al PDeCAT en una superestructura controlada por Carles Puigdemont desde el extranjero. La prueba de fuego serían las municipales, el PDeCAT todavía manda en 431 ayuntamientos, donde aspira a renovar la base de su poder local.

El primer movimiento de esta OPA hostil sobre el PDeCAT lo llevó a cabo Puigdemont al registrar como partido el Moviment 1 d'Octubre

La creación de movimientos la ha puesto de moda en Europa el presidente francés Emmnanuel Macron, una manera de hacer ver que se hace nueva política cuando en realidad solo se está disimulando con una careta a la política de toda la vida, sin adjetivos.

Contexto favorable

Además, el contexto se ha tornado favorable para Marta Pascal, con lo que el cerco de Puigdemont al PDeCAT podría acabar en un pacto de caballeros entre las partes, ante la nueva perspectiva de poder derribar a Mariano Rajoy en una moción de censura. El PDeCAT cuenta con ocho diputados que serán claves en lo que el independentismo justificará como la 'vendetta' perfecta por el 155. Por tanto, no parece el mejor momento para abrir una guerra fratricida en el seno del PDeCAT.

Otra cosa es qué pensará la militancia. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha mostrado muy beligerante contra Quim Torra, el nuevo valido de Puigdemont. Que en una semana pase de enemigo a aliado para darle nada más y nada menos que la presidencia del Gobierno puede ser no entendido por buena parte del partido.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios