Vivienda: Colau estrangula el mercado de la vivienda en Barcelona al restringir el planeamiento
En 2016 se planearon casi 2.300 unidades menos

Colau estrangula el mercado de la vivienda en Barcelona al restringir el planeamiento

El recorte ha sido especialmente drástico en el planeamiento de la vivienda libre. En 2016 se planearon 245 viviendas nuevas, una cifra ridícula para una ciudad como la capital catalana

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

Ada Colau iba a ser la alcaldesa de la vivienda, la que tenía que luchar contra el urgente problema habitacional en la capital catalana. Ha resultado justo lo contrario. Durante el primer año de mandato de los Comunes ha restringido de manera drástica el planeamiento de nuevas viviendas —2.293 vivienda menos que en el último ejercicio de Xavier Trias— en una ciudad en la que los precios están disparados, tanto para comprar como para alquilar y donde la nueva escalada en el residencial ya se está extendido al cinturón metropolitano de Barcelona. En el primer año de Ada Colau se planificaron solo una cuarta parte las unidades residenciales que se habían planeado en el 2015.

Las cifras son del Patronat Municipal de l’Habitatge, un organismo del propio Ayuntamiento de Barcelona. Y corresponden al año 2016, el primero de gestión completa de Ada Colau, que tomó posesión de la vara de alcaldesa en junio de 2015. El Patronat entrega siempre sus datos con retraso, por lo que ahora se conocen en 2018, un desajuste de tiempo más que notable.

En su informe de cierre de 2016, el Patronat constata que, a lo largo de ese año, el Ayuntamiento de Barcelona planeó nuevas promociones residenciales para un total de 646 viviendas. Durante el ejercicio anterior, el mismo consistorio había planeado 2.939 pisos, cuatro veces y medio más.

Al mismo tiempo, 2016 ya reflejó una escalada de los precios de la vivienda en la capital catalana, subida que se ha agudizado durante 2017. La falta de planeamiento no puede vincularse a la subida de precios que experimentó la capital catalana ese mismo año. Pero provoca que a lo largo del tiempo el encarecimiento se prolongue y que muchos barceloneses se estén marchando de su ciudad al no poder asumir la subida de los precios.

El recorte ha sido especialmente drástico en el planeamiento de la vivienda libre. En 2016 se planearon 245 viviendas nuevas, una cifra ridícula para una ciudad como Barcelona. Y fueron casi 400 viviendas menos que en 2015, el año en que Colau llegó al poder. Un 60% menos que el planeamiento que dejó hecho Xavier Trias. Además, Ada Colau tampoco apostó por la vivienda protegida, la más asequible para las clases medias-bajas y sus potenciales votantes. En 2016 tan solo se planificaron 159 pisos de esta calificación, 182 pisos menos que en el año anterior.

Ada Colau tampoco apostó por la vivienda protegida, la más asequible para las clases medias-bajas y sus potenciales votantes

Los números solo favorecen a Ada Colau en las licencias concedidas y las viviendas acabadas. En 2016, bajo la dirección de los Comunes, el Ayuntamiento otorgó licencias de construcción para 1.434 viviendas, un 18% más que en el año anterior. Y la cifra de pisos acabados también fue superior: un total de 1.291, lo que supone una subida respecto al ejercicio precedente del 54%. En cambio, la cifra de las viviendas iniciadas, la cifra de visados municipales, también cayó: un 12% respecto a 2015, colocándose en solo 1.233 unidades. Paradójico, teniendo en cuenta que Colau ganó el consistorio con un programa en el que el problema de la vivienda era medular.

Precios en el disparadero

El Patronat recoge la subida de precios pero no la vincula a la falta de planeamiento, ya que este fenómeno tendrá incidencia en el futuro, es decir, ahora. "Después de siete años de descensos generalizados, aproximadamente, en los precios medios de las viviendas, desde el año 2014 se ha producido un cambio de tendencia y los precios se han incrementado de manera notable en la ciudad de Barcelona. En concreto, si se toman como referencia las operaciones registradas en el Colegio de Registradores y en el Incasol el segundo semestre de 2016, el precio medio de la obra nueva acumula incrementos del 32,7%, el de segunda mano, del 20,8%, y el de alquiler, del 24,5%", tal y como recoge el informe, siempre respecto a 2014. Aumentos de más del 20% en dos años en todos los segmentos.

En el 2016 la obra nueva había acumulado una subida de más de 32% en dos años, pero también se dispararon la segunda mano y el precio del alquiler


El Patronat de l’Habitatge culpa a la buena marcha de la economía y a los inversores de esta subida de la vivienda en la capital catalana. Así señala que "el mercado de la vivienda de Barcelona se consolida como un foco potente de demanda inversora, tanto de particulares como de sociedades empresariales. De hecho, durante el año 2016 se han efectuado 16.665 transacciones de compraventa en la ciudad de Barcelona, ​​un 23,3% más que un año antes, pero solo se han registrado 9.521 hipotecas. La diferencia, aunque se trate de fuentes estadísticas diferentes, indica el peso que pueden tener las operaciones llevadas a cabo sin financiación hipotecaria, más características de inversores particulares o de personas jurídicas.

El plan Collboni

En un entorno en que la disputa de Barcelona por las municipales, con la posible llegada del ex primer ministro francés Manuel Valls de la mano de Cs, la vivienda sigue fuera del debate público. Solo cuando hace una semana el socialista Jaume Collboni fue proclamado candidato del PSC a la alcaldía su medida estrella fue que "Barcelona vuelva a construir una media de mil pisos de vivienda social por año". Este retorno al pasado parece muy lejos de las actuales cifras oficiales.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios